martes, 4 de octubre de 2016

EL GRITO, Documental del Movimiento Estudiantil, México 1968, Leobardo López Aretche CUEC-UNAM

Leobardo López Aretche, CUEC-UNAM
Publicado el 24 de febrero de 2014
EL GRITO es un documental mexicano de 1968 dirigido por Leobardo López Aretche que narra el movimiento estudiantil de 1968 en México.
Los estudiantes del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) tomaron la decisión de filmar los acontecimientos del movimiento estudiantil de 1968. Recopilaron alrededor de 8 horas de filmación, material que fue organizado bajo la dirección de López Aretche.
Con la huelga extendiéndose por todo el IPN, la UNAM y con la adhesión de cada vez más centros educativos, el Estado hace intervenir al ejército. Algunas vocacionales y preparatorias son tomadas por el ejército, pretendiendo con ésto intimidar y frenar el movimiento.
Cartel que resume las 6 demandas centrales del Movimiento Estudiantil de 1968
Después de la represión del 26 y 30 de julio, el movimiento toma las calles: el 1 de agosto la UNAM, el 5 de agosto el IPN, de Zacatenco al Casco de Santo Tomás, el 13 de Agosto del Casco de Santo  Tomás al Zócalo, el 27 de agosto del Museo de Antropología al Zócalo. Queda una guardia permanente en el Zócalo exigiendo que inicie ya el diálogo público. A medianoche el ejército desaloja violentamente el Zócalo.
Desde la víspera del informe presidencial se desata una ofensiva de terror. Las brigadas estudiantiles son agredidas, grupos armados atacan por las noches los planteles en huelga. Ya desde su informe GDO había amenazado con utilizar a toda la fuerza armada del Estado para acabar con el movimiento
Pese al terror desatado, el movimiento realiza el 13 de septiembre una Manifestación silenciosa del Museo de Antropología al Zócalo.
Y el 2 de octubre se realiza un mitin pacífico en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco. Un cerco militar nos hace desistir de realizar una marcha al Casco de Santo Tomás para exigir la salida de las tropas. Pese a ello, el ejército y el Batallón Olimpia (militares vestidos de civil) desatan la masacre. 
Pero la masacre tampoco detiene el movimiento: estudiantes y familiares de los caídos, desaparecidos y presos del 2 de octubre salen a las calles...
Han transcurrido ya 48 años. La lucha continúa. No olvidamos, no perdonamos. La represión, el terrorismo de Estado, la desaparición forzada, las ejecuciones extrajudiciales, los crímenes de Estado siguen siendo el único lenguaje con que los del poder enfrentan las luchas populares.