domingo, 4 de septiembre de 2016

"Hagamos líos, salgamos a las calles para hacer conciencia, a organizarnos”. Jóvenes del pueblo creyente

Foto:
Sitio web de la Sociedad Civil Las Abejas de Acteal
Parroquia de San Pedro apóstol mártir Chenalhó, Chiapas, México,
03 de septiembre del año 2016
Callejeros de la Fe
Video de Área de Comunicacón de Las Abejas de Acteal
Publicado el 4 sep. 2016
Las y los jóvenes de la Parroquia de San Pedro Chenalho, no es la primera vez que realizan jornadas de acciones pacíficas y espirituales en las calles para detener el despojo y saqueo a la Madre Tierra, así también como a la violencia y la impunidad en México, planes y acciones del mismo Estado Mexicano hacia el pueblo mexicano.
En este pequeño reportaje del Área de Comunicación de la Organización Las Abejas de Acteal, las y los jóvenes, hacen una invitación a toda la sociedad sin distinción de nadie para que todos seamos responsables y actores para la construcción y transformación de un mundo con Paz, Justicia y Dignidad.
Comunicado de los jóvenes de la parroquia de Chenalhó (audio)
Foto:
 “Creyentes y no creyentes estamos de acuerdo en que la tierra es una herencia común, cuyos frutos deben beneficiar a tod@s...  Cuidemos la Casa Común para las generaciones futuras”.
Papa Francisco
A los tres niveles de Gobierno
A los defensores de la Madre Tierra
A las organizaciones, movimientos y colectivos independientes
A las y los defensores de derechos humanos independientes
A los medios libres, alternativos.
A los medios de comunicación nacional e internacional
A la sociedad civil nacional e internacional
A creyentes y no creyentes
A la opinión pública:
“La misericordia siempre tiene rostro joven, porque un corazón misericordioso se anima a salir de su comodidad, sabe ir al encuentro de los demás, logra abrazar a todos. Un corazón misericordioso sabe ser refugio para quienes nunca tuvieron casa o la han perdido; sabe construir hogar y familia para aquellos que han tenido que emigrar, sabe de ternura y compasión”.
(Papa Francisco. Discurso inaugural del Encuentro Mundial de Jóvenes, Cracovia 28 de julio de 2016).
Foto:
Hermanos y hermanas:
Nosotros los jóvenes del Pueblo Creyente de la Parroquia de San Pedro  Apóstol y Mártir del Mpio. de Chenalhó, conscientes de la violencia que vivimos los mexicanos, agravada con la imposición de las Reformas Estructurales que mucho daño han hecho a los pobres y a nuestra hermana Madre Tierra, queremos que el gobierno se dé cuenta de que los  Pueblos Originarios   rechazamos este proyecto de muerte que significa explotación y saqueo de la riqueza de nuestra Madre Tierra; que ha sido construido contra el plan de Dios que creó el mundo para tod@s y no para unos cuantos.
Vemos que para el sistema capitalista, la tierra no tiene como destino producir alimento y materias primas para vivir con dignidad; la consigna de Zapata de “la tierra es de quien la trabaja” el gobierno la sustituyó por la de “la tierra es de quien tenga dinero para explotarla”. Pero nosotros los pueblos organizados sabemos que ni la tierra ni los seres humanos somos mercancía.
La hidra capitalista avanza, destruyendo el mundo, la naturaleza, las formas de vida, imponiendo formas de dominación, y despojo a los más pobres.  La Hidra es como la bestia del Apocalipsis de la que está escrito que…
“Se le permitió hacer proyectos orgullosos y blasfemar en contra de Dios” Jn 13, 5
Y vemos que sus cabezas son difíciles de cortar. En 1997 vimos la blasfemia en una su cabeza encarnada en los paramilitares de filiación priista masacrando a nuestros hermanos en Acteal, por órdenes de Ernesto Zedillo. Como el Estado Mexicano nunca garantizó la no repetición de lo que pasó en Acteal, hoy las masacres se han multiplicado en México: San Fernando, Apatzingán, Tlatlaya, Tanhuato, Nochixtlán: es la cabeza de las masacres. Otra cabeza de la bestia es la de los desaparecidos: Ayotzinapa, Veracruz, y decenas de miles de los que no se sabe nada. Otra cabeza, los ‘accidentes’ criminales: Pasta de Conchos, Guardería ABC, la contaminación del agua del río Bacanuchi en Sonora, por culpa de la minería. Otra cabeza más, la represión y criminalización de las protestas del pueblo: el gobierno reprime la lucha de los maestros, y de los trabajadores de salud, de los yaquis que defienden el agua.
Foto:
Por eso nosotros no tenemos cosas buenas que decir del gobierno, pero sí tenemos unas  preguntas que queremos hacer a los tres niveles de gobierno porque, si como ustedes dicen, las reformas estructurales son para el bien del pueblo entonces:
¿Por qué se empeñan en imponerlas con mucha sangre inocente? ¿Por qué las imponen con mucha represión? ¿Por qué encarcelas a los maestros que defienden la verdad? ¿Por qué mandaste masacrar al pueblo de Nochixtlán? ¿Por qué desapareciste los normalistas de Ayotzinapa? Los jóvenes desaparecidos de Tierra Blanca Veracruz… ¿dónde están?
Los partidos políticos han sembrado la semilla de la división, promoviendo los  conflictos ínter-comunitarios, su papel ha sido enfrentarnos, hacernos enemigos unos de otros, es tiempo de despertar,  ¿hasta cuándo?, ¿cuánta sangre inocente necesita México para despertar?,
Como Pueblo Creyente no podemos quedarnos con los brazos cruzados y con los ojos cerrados frente a esta gran ola de  violación de los derechos humanos y de estas leyes injustas porque las Reformas Estructurales son consecuencia de una enfermedad llamada ambición que padecen los ricos y que empobrecen cada día a los más pobres.
Hoy el pueblo somos Nabot, los jóvenes del pueblo creyente defensores y defensoras de la Madre Tierra, que nos heredaron nuestros antepasados, somos los soñadores de un mundo futuro más justo, más humano.
Tenemos la capacidad de organizarnos, de unirnos, de resistir, de autonomía, y esperanza, tenemos conciencia, solidaridad y una Fe revolucionaria propia del cristiano –como nos dijo el papa Francisco-: porque hoy, el que no es capaz de desafiar al dios dinero no es cristiano.
Invitamos a todos los jóvenes que nos escuchan a que hagamos líos, salgamos a las calles para hacer conciencia, a organizarnos. Dejen de ser engañados por las migajas del mal gobierno, destapen sus ojos; es tiempo de ver la realidad. Levanten sus caras y cabezas los que siguen caminando encorvados. Oigan  los que todavía están sordos porque ya no es tiempo de hacernos más sordos en este desastre de violencia. Abran sus corazones los que todavía lo tienen cerrado por la corrupción, mañas y engaños del mal gobierno. Es tiempo que gritemos juntos:
¡Libertad! ¡Paz con Justicia y Dignidad!
Foto:
Por todo lo anterior:
A los tres niveles de gobierno Exigimos:
1. Que se respete nuestro  derecho a ser consultados cuando de nuestras tierras se trate, (según lo establecido en el convenio 169 de la OIT Y el derecho interno del estado mexicano). No aceptamos la imposición de las  reformas de Peña Nieto.
2. Respeto y cumplimiento a los Acuerdos de San Andrés Sakamchen’ de los Pobres firmados por el Estado mexicano. Si no respetan nuestra palabra, por lo menos respeten la de ustedes.
3.  El regreso respetuoso al diálogo con los Maestros.
Recordamos lo que dijo Monseñor Romero: las reformas no sirven cuando se imponen con sangre.
4. La aparición con vida de los jóvenes desaparecidos en Ayotzinapa y de Veracruz.
5. La aparición de Maximiliano Gordillo Martínez de Socoltenango, desaparecido por funcionarios de Migración (el INM) desde el 7 de mayo 2016, cuando migraba en busca de  trabajo.
Nos solidarizarnos con la lucha de los maestros y  de los trabajadores de la salud, con la lucha de Bertha Cáceres y de todos los que, como ella, siguen siendo perseguidos y asesinados por defender la Madre Tierra. Acompañamos desde aquí a los familiares de las víctimas de Nochixtlán  y de tantos otros asesinados o desaparecidos.
¡NO MÁS IMPUNIDAD!
¡NO A LA PRIVATIZACIÓN DEL AGUA Y DE LAS SEMILLAS POR LAS LEYES NEOLIBERALES!
ATENTAMENTE:
Los coordinadores de jóvenes de la Parroquia de San Pedro Apóstol
Marbella Arias Pérez, Fernando Santis Ruiz, Antonio Ramírez
Foto: