jueves, 8 de septiembre de 2016

Córdoba, Argentina: ¡Chau Monsanto! Seguiremos saboteando todo intento de destruir nuestra tierra

Fuente: Publicado: Por la tierra y contra el capital
Red Latina sin fronteras
Publicado: 8 septiembre, 2016
Hoy nos encontramos festejando la resistencia que se llevó a cabo, durante 4 años, en Malvinas Argentina, localidad periférica a la ciudad de Córdoba que fue liberada de la contaminación y las enfermedades que proponía la empresa Monsanto a cambio de unos miserables subsidios y salarios.
El poder que piensa y actúa conociendo sobre cada territorio y sus habitantes tuvo el fracasado y vergonzoso intento de instaurar la fábrica de semillas transgénicas más grande de Latinoamérica, a unos pocos metros de una escuelita, llevándose la sorpresa de nuestra respuesta , de nuestra organización y nuestra capacidad de decir “No”.
Hoy nos encontramos festejando el enriquecimiento de nuestra experiencia de lucha, lo cual no significa el festejo de una victoria concluida, ya que la mudanza de nuestro enemigo no implica su destrucción.
Por esto seguimos resistiendo, estamos aquí, nada se da por terminado, hoy nos toca seguir expandiéndonos y contagiándonos.
Estamos aquí y seguiremos saboteando cualquier proyecto que se proponga destruirnos y destruir nuestra tierra justificado solo por el enriquecimiento de unos pocos.
Apostamos a la autoorganización, a ser totalmente responsables de nuestra vida y nuestro territorio, separándonos de la dirección de cualquier partido, de la burocratización de nuestra lucha.
No nos dejaremos engañar… es importante conocer a nuestros enemigos, sus rostros, sus nombres, esto nos ayuda a no caer en su trampa, para no reducir nuestra resistencia a una sola empresa que sólo es parte de un sistema que propone distintos modelos de dominación y muerte, entre otros, los agronegocios. Pero sabemos que hay muchos Monsanto nacionales e internacionales dentro y fuera de las fronteras porque su patria es el Capital.
Un párrafo aparte merece la referencia al bloqueo que fue siempre una escuela de rebeldía y de acción directa, un espacio donde expandir la lucha, un espacio para el debate y la formación en la teoría y la práctica de la autogestión.
En este paraje casi inhóspito al costado de una ruta fumigada confluyeron experiencias de luchas de distintos puntos cardinales con las inexperiencias e incertidumbres de todo movimiento nuevo y espontáneo.
Lxs compañerxs del bloqueo sostuvieron gran parte de la lucha con una actitud claramente antipatriarcal, antiestatista y anticapitalista que contrastaba con las tácticas del oportunismo político y el legalismo sospechoso de algunos sectores de la lucha.
Fue la resistencia del bloqueo, a veces en condiciones muy difíciles, la que sepultó los sueños de Monsanto en estas tierras. Muchxs compañxs que pasaron por la experiencia del bloqueo comprendieron que la lucha es más profunda y está en todas partes, y continúan hoy esparciendo las semillas de la auto-organización y la acción directa en distintos puntos del territorio y en otras luchas que son la misma lucha.
¡Que esta primavera traiga vientos de revuelta! ¡Salud!