lunes, 19 de septiembre de 2016

CAJAMARCA, PERÚ: MÁXIMA ACUÑA VÍCTIMA DE AGRESIÓN EN SU PREDIO

Fuente: Servindi
Servindi
https://twitter.com/hashtag/MaximaAcuña
Red Latina sin fronteras
18 de septiembre, 2016.-
Este domingo en la mañana, alrededor de las 9:30 am, personal de la empresa minera Yanacocha ingresó en el predio de Máxima Acuña y su esposo Jaime Chaupe, quienes al intentar dialogar con el personal de la minera en busca de una explicación fueron agredidos por estos, según informaron familiares de Acuña y fuentes cercanas.
Ambos esposos además quedaron incomunicados por varias horas, y recién alrededor del mediodía pudieron comunicar de lo sucedido y realizar la denuncia. El celular de la pareja se encontraba apagado, según refirió Isidora Chaupe, hija de ambos.
Hasta el momento se sabe que Máxima Acuña requiere de atención médica debido a las agresiones físicas ya denunciadas. Ella viene siendo atendida en una clínica de Cajamarca.
La denuncia hecha por Isidora Chaupe, fue difundida por el blog Conga Conflict. Igualmente se habría trascendido de otras irrupciones de la empresa en el referido predio. La joven además indicó que el personal de la empresa se encontraba desde el día miércoles vigilando la zona, a la espera de un momento para poder ingresar.
“Nosotros estamos pidiendo a las  autoridades que tomen las medidas del caso”, refirió  Isidora Chaupe.
Por su parte, el otro hijo de la pareja, Daniel Chaupe, indicó que el personal la empresa minera destruyó los cultivos que su padre había sembrado, los cuales iban a ser destinados para el sustento alimenticio de la familia.
De otro lado, el exviceministro de interculturalidad, Iván Lanegra, criticó duramente este accionar de la empresa, la cual decidió actuar por su propia cuenta, sin intervención de la Fiscalía o la policía nacional.
Tanto Máxima Acuña como Jaime Chaupe son beneficiarios de la Medida Cautelar MC Nº 452-11 otorgada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), sin embargo, el Estado no ha garantizado la protección ni integridad de los esposos a pesar de su obligación de hacerlo.