martes, 2 de agosto de 2016

Veracruz: Trabajadores despedidos del SAS exigen la reinstalación inmediata a sus puestos de trabajo.

Con plantón en el Zócalo de Veracruz los trabajadores del SAS exigen la reinstalación inmediata a sus puestos de trabajo.
El día de hoy los 1200 trabajadores despedidos injustamente del Sistema de Agua y Saneamiento (SAS) del Estado de Veracruz realizaron un plantón en el Zócalo del Estado para exigir la reinstalación inmediata a sus puestos de trabajo.
En conferencia de prensa denunciaron que hasta el momento ningún trabajador ha sido notificado de su despido, por parte de ninguna instancia de gobierno. Desde el 26 de julio a los trabajadores únicamente se les notificó que deberían abandonar las instalaciones en las que han prestado servicio hasta por 30 años. De la misma manera informaron que el alcalde del estado les ha suspendido el pago de sus salarios y que tampoco han recibido el fondo de ahorro desde hace un año, así también desde el 2015 se les han cancelado sus prestaciones laborales conforme a la ley.
Por último informaron que han presentado un amparo colectivo e individual para ser reinstalados de manera inmediata en sus lugares de trabajo.
Es importante destacar que una de las empresas trasnacionales que se encuentra involucrada en el despido de los trabajadores del SAS es la empresa ODEBRECHT, la cual en el 2015 fue condenada en Brasil por el juez Carlos Alberto Frigieri por trabajo esclavo y tráfico de personas en Angola, África, durante el 2011 y el 2013, en la cual 500 trabajadores prestaron servicio en condiciones fuera de las normas mínimas de seguridad e higiene laboral, así mismo evidenció que el trabajo realizado era degradante y violaba las normas de todos los derechos de los trabajadores por considerarse esclavo.
De la misma manera es importante recalcar que esta empresa ha firmado una concesión con el gobierno estatal de Javier Duarte y el alcalde Ramón Poo Gil por 30 años, para administrar y privatizar el agua pública del estado de Veracruz.
Así que no es de extrañarse que tanto los directivos de ODEBRECHT como los gobiernos estatales y municipales se encuentren directamente relacionados con la violación de todos los derechos y las garantías laborales de los trabajadores despedidos injustamente del SAS.
Con seguridad los empresarios de la ODEBRECH emprenderán un negocio multimillonario a costa de la violación de todos derechos de los trabajadores y el agua del pueblo, y con certeza los gobiernos corruptos de Javier Duarte y Ramón Poo Gil se beneficiarán de estos jugosos negocios sucios.