martes, 16 de agosto de 2016

Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti, ejecutados por el Estado capitalista en Estados Unidos

Fuente: Rojo y Negro
Viernes, 23 Agosto 2013
El 23 de agosto de 1927, fueron ejecutados, en Estados Unidos, Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti. Eran dos trabajadores (Sacco era zapatero y Vanzetti pescadero), inmigrantes italianos y de ideología anarquista, una combinación que los ponía en la mira de mucha gente en un país en el que el socialismo y el anarquismo estaba mal vistos y perseguidos y, además, la igualdad ante la ley y el respeto a los derechos civiles eran pura teoría.
Su controvertido juicio atrajo una enorme atención internacional, con críticos acusando al fiscal y al juez Webster Thayer de conducta impropia, y de permitir que sentimientos anti italianos, anti inmigrantes y anti anarquistas predispusieran al jurado. Algunos prominentes estadounidenses, tales como Felix Frankfurter y Upton Sinclair apoyaron públicamente a los comités ciudadanos de Sacco y Vanzetti.
Fueron acusados de dos asesinatos y un robo cometidos en 1920. Las pruebas que se presentaron en el juicio fueron de muy dudosa autenticidad y las irregularidades del proceso muy abundantes (cambio de pruebas, presiones sobre testigos...). Lo que realmente estuvo presente en el juicio fue que eran pobres, inmigrantes y anarquistas. Fueron condenados y, después de seis años de apelaciones, ejecutados en la silla eléctrica.
Las ejecuciones de Sacco y Vanzetti generaron protestas masivas en Nueva York, Londres, Ámsterdam y Tokio, huelgas a través de Sudamérica y disturbios en París, Ginebra, Alemania y Johannesburgo. En 1977, cincuenta años después, M. Dukakis (gobernador de Massachusetts), los exoneró reconociendo el error de la justicia norteamericana que no les proporcionó un juicio justo, declarando que "cualquier desgracia debería ser, por siempre borrada de sus nombres".
Documental: Sacco and Vanzetti (Peter Miller, 2006) [En Español]
Publicado el 24/04/2012 
Documental que desarrolla de la historia de Sacco y Vanzetti, inmigrantes italianos y anarquistas que fueron ejecutados injustamente en 1927 en Estados Unidos. A partir de este caso, Peter Miller plantea la problemática actual de la libertad civil y de los derechos de los inmigrantes.
Puedes leer más acerca de este documental en:
Película: Sacco y Vanzetti
La película cuenta la historia real de Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti, dos italianos que emigraron a los Estados Unidos de América a principios del siglo XX. Ambos tenían ideología anarquista y acudian a reuniones sindicalistas obreras.
Sacco y Vanzetti es un película de 1971 dirigida por Giuliano Montaldo y protagonizada por Gian Maria Volonte y Riccardo Cucciolla. Rosanna Fratello recibió la Cinta de Plata por su interpretación del papel de la esposa de Sacco, Rosa Sacco. En la competencia en el 24 º Festival de Cannes, le valió el premio de interpretación masculina al Mejor Actor a Riccardo Cucciolla.[1] La película, de acuerdo con el testimonio de su director, ha contribuido significativamente a la revisión del proceso histórico, a airear como se aplicaba la justicia y la mala conducta intencional de los jueces, y a dar a conocer este caso olvidado a la opinión pública de EE.UU. y de fuera del mismo. Fue una de las primeras películas que trató de los fallos judiciales dolosos por motivación política.
Cuando se proyectó en Italia en un cine por primera vez en el centro de Roma, sufrió un ataque incendiario.
En 2005 se hizo una nueva versión para la televisión, con respectivamente Sergio Rubini y Ennio Fantastichini como protagonistas. La canción de cierre, "Here's to you" (Esto es para usted), cantada por Joan Baez, se incluyó en la película. 
http://es.wikipedia.org/wiki/Sacco_y_Vanzetti_(pel%C3%ADcula)
Nuevo Montaje Película Sacco y Vanzetti
Grupo Armado
Publicado el 30 de junio de 2016
Youtube eliminó el archivo de la película completa de Giuliano Montaldo y protagonizada por Gian Maria Volonte y Riccardo Cucciolla que podía verse aquí, no sabemos por qué razones. Pero al menos se conserva este trabajo realizado para la Cátedra Montaje de 2do año de Cine y Tv, UNC.
Realizadores: Barbero Valentina, Jachuk Teo y Mora Eugenia.
Y algunas escenas de la película:
Vanzetti monologhi

Sacco e Vanzetti 1971 Discorso Bartolomeo Vanzetti
Sacco e Vanzetti
"Gli italiani non sono testimoni attendibili" (Sacco e Vanzetti di Montaldo, 1971)
Sacco e Vanzetti, 1971. Regia di Giuliano Montaldo – Trailer
Scena tratta dal film SACCO E VANZETTI di G. Montaldo del 1971.
Sacco e Vanzetti - Escenas finales de la película.
Joan Baez: Here's to you (la ballata di Sacco e Vanzetti)
Sacco e Vanzetti - Escenas finales de la película. 

Joan Baez - Balada de Sacco y Vanzetti (subtitulado en español)
SACCO Y VANZETTI: SUS VIDAS, SUS ALEGATOS Y SUS CARTAS [1]
A manera de prólogo
Grupo Editor Antorcha
A continuación reproducimos el prólogo de Sacco y Vanzetti: sus vidas, sus alegatos y sus cartas, libro publicado por Grupo Editor Antorcha. Puedes leer el libro completo en formato PDF a través del siguiente vínculo:
Para mucha gente, Sacco y Vanzetti son sólo un error, un incidente en la historia de la “justicia” norteamericana: en realidad son muchos más que eso, representan la victoria de los que tienen por los demás y a costa de los demás, en fin, la victoria de la reacción sobre el progreso social.
“Yo sé que el fallo va a ser entre dos clases: la clase oprimida y la clase rica”, afirmaba Sacco ante el tribunal. Este mismo razonamiento fue hecho por Augusto Spies en el otro célebre proceso llevado en contra de lo ahora conocidos como “mártires de Chicago”, cuando dijo: “Al dirigirme a este tribunal lo hago como representante de una clase enfrente de los de otra clase enemiga…”.
¿Quién puede poner en duda que ambos procesos fueron tan sólo el escenario de la contienda entre dos clases irreconciliables entre sí?
Las peticiones humanitarias realizadas en todos los rincones del globo terráqueo, fueron desoídas en uno y otro caso. ¡Pero no podía ser de otra forma! Los sentimientos, los altruismos no son ni alertados ni escuchados; cuando dos clases sociales están frente a frente la lucha es a muerte. ¡Es la guerra social! ¿Cuándo se han evitado las guerras con altruismo? De la guerra surgen el vencedor y el vencido, ¡no pidamos más!
Sacco y Vanzetti, al igual que Spies, Ficher, Engel, Parson y Lingg, son las víctimas de esta guerra, representan el eventual y momentáneo triunfo de la burguesía sobre el proletariado.
¡Eventual, sí, porque la guerra continúa y continuará mientras exista una sociedad dividida en clases! Se perderán más batallas, se ganaran otras en cada minuto, en cada segundo, en cada hora de la vida social, ahora en silencio, mañana su estruendo arrastrará tras de sí al ser social para volver después a la aparente calma. Y solo terminará esta guerra con la abolición de la sociedad clasista.
“Sí. Dante, ellos pueden crucificarme hoy, pero no pueden destruir con nuestros cuerpos, nuestra idea que queda para los pobres de porvenir”.
Más de cincuenta años han pasado desde el asesinato legal de estos dos anarquistas y en ese lapso de tiempo, muchos más anarquistas han muerto, en combate o asesinados, o están encarcelados en las prisiones del capitalismo ya sea privado o estatal. La lucha continúa cada vez con más dificultad, pues las armas de los que detentan el poder, o más bien los distintos poderes existentes, son más y más sofisticados y sutiles. Los Estados están envenenando a la humanidad en todos los niveles y claro está, su veneno es cada vez más. Ya en el siglo pasado, Bakunin advirtió el peligro al que nos tendríamos que enfrentar si dejábamos desarrollarse el poder del Estado, de cualquier Estado. Ahí está, hasta vive en nosotros. Nos vienen a la mente unas preguntas:
¿Seremos lo suficientemente fuertes e inteligentes como para oponernos a él y poder al fin decidir sobre nuestra vida y nuestra muerte?
¿Estamos a tiempo todavía para lograrlo o es demasiado tarde?
De todos modos, sean cuales fuesen las respuestas no nos queda otro camino que luchar en todos los niveles posibles contra tantos.
Los “mártires de Chicago”, Joe Hill, Nicolás Sacco, Bartolomé Vanzetti, Tom Money, Ricardo Flores Magón, Buenaventura Durruti, para sólo recordar a algunos, no han caído en vano: la brecha está abierta, nos queda ensancharla y alargarla.
Para esto, necesitamos tener bien presente que, como escribió Vanzetti: “El enemigo nos quiere muertos y nos tendrá muertos para defender el privilegio y la tiranía, para humillarnos, para acabarnos para vencernos, destruirnos y encadenar a los pueblos al carro de su esclavitud. (…) Y este mismo enemigo clava sus inmundos tentáculos en la carne de todos los pueblos de la tierra, prepara el más grande militarismo del mundo y se apresta a esclavizar la entera humanidad. Hay que aplastarle la cabeza”.
No interrumpamos pues la lucha, construyamos el camino hacia la sociedad sin clases, hasta la construcción del comunismo-anarquista. Hay mucho que recorrer, pero al fin y al cabo, ¿Quién dijo que iba a ser sencillo?
La última palabra no está dicha: los que creemos todavía en el individuo, en el respeto a la vida, en la fraternidad entre pueblos -no a través de los gobiernos y Estados- podemos actuar.
[1] Esta recopilación fue realizada y editada por primera vez en Montevideo por la Editorial Acción Directa en la colección Documentos, En México por Omar Cortés de Ediciones Antorcha.
“Sacco y Vanzetti, sus vidas, sus alegatos y sus cartas”.
El grupo editor Antorcha
Digitalización KCL.