lunes, 20 de junio de 2016

¿Será que en Chihuahua sucedió hace cuarenta años lo que se quiere lograr con esta reforma?

Jesús Vargas
20 de junio de 2016
Te enteraste de la reforma educativa que diseñó este gobierno dizque para mejorar el nivel de la educación nacional. Te enteras de la resistencia heroica que han sostenido los maestros de la CNTE, apoyados por los padres de familia. Te enteras todos los días de las agresiones continuas contra los profesores y sabes que la policía federal se ha convertido en el instrumento al servicio casi exclusivo de Nuño El Catrín. Te enteras perfectamente de que todo es un engaño y que esta como las demás reformas representan una traición descarada contra los intereses del pueblo de México.
Y mientras corre la sangre y México se llena de heridas. Y mientras Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Michoacán se incendian porque el pueblo se levanta defendiendo a sus profesores y sus derechos, tú andas hablando en conferencias y en diferentes foros de las glorias pasadas de los chihuahuenses que protegieron a Juárez y de los ejércitos chihuahuenses que derrotaron a las tropas porfiristas y huertistas. Pero no puedes conformarte con el dolor de saber que tu tierra está pasmada: ciega, sorda y muda y que solamente con algunas excepciones heroicas lo que prevalece es el silencio social.
Te pones a pensar y te preguntas: ¿No será que en Chihuahua sucedió hace cuarenta años lo que se quiere lograr con esta reforma?
A principios de la década de 1970 el estado de Chihuahua protagonizó un gran movimiento popular-estudiantil que fue derrotado. Después de 1973 se aplicaron radicales reformas en la educación media superior y superior. Desapareció la escuela Preparatoria que había sido un bastión de la cultura y del pensamiento libertario y crítico. Se hizo limpia en la Escuela Normal del estado, se hizo limpia en todo el sistema educativo estatal. Se creó el sistema de Colegio de Bachilleres donde se aplicó un sistema de cuarentena intelectual permanente. Se escogieron los directores y funcionarios más dóciles y domesticables, se seleccionaron con lupa a los profesores, se impusieron reglamentos copiados de los campos de concentración alemanes. En los CBETIS-CETIS se aplicaron los mismos filtros y reglamentaciones y la nueva política llegó también hasta las secundarias de tal manera que en las última cuatro décadas la sociedad chihuahuense ha carecido de una clase de profesionistas medianamente pensantes, medianamente críticos y lo que ha tenido es un ejército de técnicos de maquiladora y profesionistas domesticados, así como una clase intelectual mediocre e individualista, pero que además no encuentra su relevo entre las nuevas generaciones, entre los jóvenes que no saben cuál es el papel que les corresponde en una sociedad golpeada por la corrupción , la ignorancia y el fanatismo.
Y a final de cuentas ahí tienes uno de los principales objetivos que se quiere obtener con la reforma educativa: profesores dóciles, domesticados que no piensen y que no dejen pensar a sus alumnos para que a la vuelta de unos años todo México se encuentre como ha estado Chihuahua en los últimos años.
VIVA EL PUEBLO HEROICO DE OAXACA QUE NO SE DEJA Y QUE DESPUÉS DE DIEZ AÑOS REGRESA DE NUEVO A LAS CALLES Y A LAS BARRICADAS.

No hay comentarios: