lunes, 20 de junio de 2016

México/La Sexta Trabajadores: Palabras de la compañera Brenda Porras Rodríguez.

Trabajadores y Revolución
Sector Nacional Obrero y de Trabajadores Adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona
La reforma educativa es un eufemismo que busca ahogarnos en la miseria del trabajo asalariado, pues busca que el dominio del trabajo alienado sobre nuestras vidas sea más profundo, esta contrarreforma es realmente continuidad de la reforma laboral, y es claro que al Estado mexicano no le interesan los niños, ni los maestros, ni los padres de familia, ni la educación; pues es sobre ellos quienes están disparando y contra ellos la represión que se ha agudizado en los últimos días. Solo en la ola represiva de este 19 de junio tenemos hasta el momento 6 compañeros asesinados, decenas de heridos y desaparecidos.
Es el Estado mexicano el que se torna violento de principio a fin, y muestran que no están dispuestos a recular en su intención de imponer las contrarreformas, esta situación también se da en los niveles medio y superior donde los trabajadores de la educación estamos siendo flexibilizados y contratados en condiciones laborales miserables, muchos jóvenes creen que quedándose en silencio y callados las cosas irán mejor y se les abrirán más puertas, esto es una mentira, pues en la Universidad Nacional Autónoma de México se le está forzando a jubilarse a los trabajadores académicos más viejos para que los jóvenes estén en condiciones más desfavorables aún. De este modo el Estado presiona al rector, el rector a los directores, los directores a los coordinadores y estos a los profesores. A continuación quiero narrar mi caso para mostrar cómo opera la imposición de la contrarreforma educativa en las instituciones de nivel superior, con la docilidad de directores y coordinadores que no cuestionan los retrocesos en las modificaciones a planes de estudios y que se someten al nuevo esquema gerencial por competencias.
Quizá algunos de los que lean esto han escuchado de mi caso, soy Brenda Porras Rodríguez maestra en Estudios Latinoamericanos y licenciada en Sociología, y en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM (FCPyS) he venido impartiendo la clase de Sociología del Desarrollo Agrario, y en este año he sido acosada laboralmente por la coordinación de sociología, pues aún después de un embarazo se me enviaban correos cada tercer día para presionarme con mi asistencia al grupo, no falté en ningún momento a clase, a los compañeros estudiantes que decidieron resistir y protestar por la apertura del grupo se les impidió posteriormente el cambio de grupo y se les impidió tomar su clase, el día en que los estudiantes, el profesor adjunto y yo metimos el caso a consejo técnico, recibimos oídos sordos, en ese momento era Fernando Castañeda Sabido director y la Lic. Claudia Bodek secretaria técnica de la FCPyS, ni siquiera revisaron mi caso en consejo técnico, todos los consejeros fueron previamente avisados vía correo electrónico, algunos incluso respondieron, los consejeros estudiantiles tampoco hicieron caso a la petición de sus compañeros, es decir, no los representaron. Al frente de la coordinación del Centro de Estudios Sociológicos se encontraba Aturo Chávez, cabe señalar que es uno de los integrantes del CEU que traicionaron el movimiento estudiantil ya mencionado y la huelga 1999-2000 negociándolo para su grupo de poder vinculado al Partido de la Revolución Democrática PRD, y Sergio Varela entonces fue secretario académico del CES, hoy coordinador del mismo, esto dentro del semestre 2016-1. El día 31 de agosto de 2015 en que sesionó el Consejo Técnico, me llamaron del área de personal para indicarme que mi contrato ya había sido ingresado y que mi pago llegaría en dos meses aproximadamente, mismo contrato que firmé el día 20 de agosto de ese mismo año.
Me presenté a clases y hasta el final del semestre me dijeron que mi contrato había sido revocado, nunca cobré ni un peso de ese semestre. Para el semestre 2016-2 se me abrió a regañadientes la asignatura de Sociología del Desarrollo Agrario, pero antes Sergio Varela me propuso abrir la materia de Cuestión Agraria I, misma que otro profesor daría en este semestre, yo me reusé y Varela abrió la materia de Desarrollo Agrario, sin embargo el grupo 001 me lo cambiaron por el grupo 002, y los días en que impartía la asignatura también fueron modificados, antes, tanto Arturo Chávez como Sergio Varela se habían comprometido a ayudar con la difusión de la materia, cosa que nunca hicieron, y sobre cada mentira y maquinación burocrática venía una nueva.
Hay que aclarar que en la figura de asignaturas optativas se da una terrible desprotección en el trabajo académico pues se pueden o no abrir a consideración de los coordinadores. En la FCPyS antes de Fernando Castañeda el mínimo de inscritos para una materia optativa era de 5, él modificó esta situación exigiendo el mínimo de 10, argumentando que no había recursos, pero eso sí, lo que llama la atención de esta administración que se acaba de ir, es que no se sabe de dónde salen los recursos para hacer nuevos, costosos e innecesarios edificios dentro de la facultad, los espacios ya existentes son desaprovechados y mal organizados, pues de 8 edificios sólo 3 son destinados para las clases. No sabemos también de donde salieron los recursos para abrir la nueva carrera de antropología, pero no para ampliar la matrícula de estudiantes, pagar salarios, ni para permitir que estudiantes de otras facultades estudien una segunda carrera en estas instalaciones.
Antes en Políticas los contratos eran de un año, pero ahora son semestrales, a los profesores adjuntos es a los que peor les va, pues cuando no se les remunera su adjuntía se les da la opción de hacerla meritoria, antes las coordinaciones de las carreras mostraban las estadísticas de los rechazados para la remuneración, una estadística cada vez más creciente, también desde la llegada del Sociólogo Castañeda a la dirección se han ocultado estas cifras en la facultad.
Pese a todos los obstáculos logré reunir 10 estudiantes en la inscripción del semestre 2016-2, y después de ya no responder a mis correos, Sergio Varela me escribió impacientemente un correo el 15 de febrero de 2016 en el que me informaba del cierre de grupo debido a que no se cubría con el número de alumnos inscritos, inmediatamente envié la lista de alumnos y comprobantes de inscripción de los estudiantes lo que hizo que no se cerrara el grupo. Firmé contrato nuevamente y en las fechas indicadas en que se me dijo que me llegaría mi pago retroactivo nunca llegó y hasta la fecha me debe 8 de diez quincenas que van, el argumento en Dirección General de Personal de Alberto Lara es que no hay recursos para pagarme, y en el Mezzanine de rectoría se me dijo que más bien la dependencia, es decir el área de personal de la FCPyS no ha entregado mi documentación en tiempo y forma, pero a su vez la gente de personal de la FCPyS con Marco Rincón a la cabeza, asegura que ya se metió toda la documentación.
Antes de acabar el semestre presente le escribí un mensaje a Varela para decirle que se me considerara para el siguiente semestre 2017-1, y respondió en una línea que esa materia no se abriría, le escribí para preguntarle por qué y nunca respondió, cuando fui a verlo me dijo que me respondería en un plazo no mayor a cinco días, lo cual nunca hizo. Esta situación se la comenté a los compañeros estudiantes e hicieron una carta de solidaridad que salió publicada en La Jornada. Esta situación que comenté a varios compañeros profesores de diferentes dependencias de la UNAM nos llevó a organizar un acto de protesta en la explanada de la FCPyS el día 8 de junio, entregando un documento a Sergio Varela, con copia a Marco Rincón de personal de la FCPyS y a la Directora Angélica Cuellar quien se comprometió a revisar mi caso, lo cual evidentemente no hizo, pues desde que tengo memoria cuando ella tuvo la coordinación de sociología tampoco respondía a los intereses de la comunidad universitaria, sino estricta y exclusivamente a su grupo de poder, el documento antes mencionado se subió a la red para recabar más firmas solidarias, hasta el momento van 58, pero con todo y esto Sergio Varela no responde por escrito como se le pide en el documento, (mismo que puede consultarse y firmarse en: https://trabajadoresyrevolucion.wordpress.com/2016/06/11/mexicofcpys-colecta-de-firmas-en-solidaridad-con-la-mtra-brenda-porras-rodriguez/). Pero la respuesta es clara pues en la nueva programación del semestre 2017-1 mi nombre no aparece, la materia de Sociología del Desarrollo Agrario y de Cuestión Agraria, están abiertas, no fueron cerradas, como falsamente me indicó Sergio Varela en su cubículo.
En efecto estas actitudes son en represalia por haber exhibido los vicios con que se conducen las cosas en la facultad y en la UNAM, también quizá sea en respuesta por haber rechazado prestarme al proselitismo promovido desde una serie de emails donde prácticamente se me indicaba por quien votar en las elecciones de consejeros técnicos el pasado 14 de abril del año en curso. Elecciones en las que, por supuesto, no participé.
Estas son las formas en las que van doblando a los trabajadores académicos en la UNAM, y quien no se somete y pretende guiarse honestamente se ve reiteradamente bloqueado y reprimido, muchos jóvenes del gremio académico ceden y se doblan fácilmente, pero debemos entender que hoy el capitalismo no puede darnos más, ni retornar a una fase benefactora, por el contrario la actual crisis muestra el recrudecimiento de la represión y marca con claridad que las cosas serán peores si seguimos en esta pasividad y criminal silencio que ya nos están costando vidas en los estados de la república. Mi caso no es el primero ni el único dentro de toda la UNAM, podríamos decir que es parte de la violencia sigilosa y cotidiana que envuelve al 80% de trabajadores académicos de asignatura.
No tengamos miedo compañeros trabajadores de la UNAM y de otras instituciones de educación media superior y superior, yo los invito a que no aceptemos las contrarreformas ni el poder despótico del capitalismo, impidamos la privatización de toda la educación, desde la básica hasta la superior, sumémonos a las luchas que están dando los compañeros maestros de base de la CNTE por el país, con el apoyo de nuestra gente que trabaja y es explotada. Pero también vayamos organizándonos para cambiar profunda y radicalmente este mundo.
También los invito a que reforcemos el “Segundo Encuentro contra la Precariedad Laboral Académica en las Instituciones de Educación Superior Públicas” que próximamente se realizará en el Auditorio Ho Chi Minh de la Facultad de Economía en agosto de 2016.
¡Justicia a los compañeros asesinados en Oaxaca y México!
¡Presos Políticos libertad!
¡Desaparecidos presentación!
¡Contra las reformas y el capital!
Fraternalmente:
Brenda Porras Rodríguez, maestra en Estudios Latinoamericanos. Integrante del Sector Nacional Obrero y de Trabajadores Adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona.