miércoles, 29 de junio de 2016

21 ANIVERSARIO DE LA MASACRE DE AGUAS BLANCAS: 21 AÑOS DE IMPUNIDAD


Texto de La Voz del Anáhuac
28 de junio de 2016
Hace 21 años, el 28 de junio de 1995, en la sierra de Coyuca de Benítez, en un paraje llamado el vado de Aguas Blancas, Guerrero, 17 campesinos fueron asesinados por los cuerpos represivos del Estado. Este crimen sigue impune.
         La orden de la masacre fue dada por el entonces gobernador: Rubén Figueroa Alcocer. Las víctimas eran integrantes de la Organización Campesina de la Sierra del Sur.
         Además de los 17 campesinos asesinados, 21 resultaron heridos y decenas fueron perseguidos, acusados de rebelión, pues el gobierno pretendió montar un escenario de “enfrentamiento”. Sembró armas a los cadáveres de los campesinos acribillados por la policía y desplegó con esas imágenes una campaña mediática para simular que los compañeros venían armados y que al topar el retén policíaco en Aguas Blancas, lo enfrentaron a tiros, que la policía se defendió y derrotó a los alzados.
         La agresión armada por la policía fue filmada y editada para dar credibilidad a la versión oficial. Pero el film no editado, el original, pudo ser recuperado y fue filtrado a los medios de comunicación. El periodista Ricardo Rocha dio a conocer este video no editado en Televisa (como haría después con el caso de la masacre de Acteal, en Chiapas).
         La difusión de dicho video echó por tierra la versión oficial, pero la única consecuencia fue que el gobernador se vio obligado a renunciar al cargo. No obstante nadie fue enjuiciado. Esta masacre sigue impune.
         Pero el pueblo no olvida, no perdona. Hoy, como todos los años, desde entonces, el pueblo recuerda a sus muertos, les rinde homenaje y se manifiesta decidido a continuar la lucha contra la impunidad.
         Sabemos que de arriba no podemos esperar que venga la justicia. La única justicia que podemos esperar es la que como pueblo sepamos aplicar. Será uniéndonos como pueblo,  organizándonos, luchando hasta acabar con el capitalismo y con el Estado. El verdugo no se va a castigar a sí mismo. Somos nosotros, los de abajo, los trabajadores del campo y de la ciudad, los explotados, oprimidos, excluidos, reprimidos, humillados por los señores del dinero y el poder, quienes les haremos pagar por cada compañero asesinado, torturado, encarcelado, desaparecido.
         Hoy, en este 21 aniversario de la masacre de Aguas Blancas, madres y padres de los 43 hermanos desaparecidos de la Normal Rural de Ayotzinapa, estuvieron presentes en la conmemoración de este crimen de Estado, sumando su dolor y su rabia a la de todos quienes no olvidan, no perdonan, no se rinden, no se cansan…
(Las siguientes imágenes las recibimos de compañeros padres de Ayotzinapa presentes en el 21 aniversario de la masacre de Aguas Blancas)