lunes, 30 de mayo de 2016

SIGUE LA LUCHA EN DEFENSA DE LA TIERRA (Atenco, Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra)

EN LA ORILLA DEL AGUA LA LUCHA SIGUE
 Atenco FPDT
Publicado el 27 de mayo de 2016
Comunicado de Tocuila ante la amenaza de despojo
Atenco FPDT.
Publicado el 26 de mayo de 2016.
Comentario de La Voz del Anáhuac.
Contra la voluntad de los pueblos, violando sus propias leyes, el Estado mexicano y las empresas constructoras del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México siguen empecinadas en llevar a cabo esa megaobra inviable. La naturaleza misma de los terrenos en que se pretende construir este aeropuerto ha evidenciado que no es propicia para la construcción de un aeropuerto, pues inevitablemente ocurrirán severos hundimientos, de acuerdo a estudios realizados por académicos, investigadores, topógrafos, ecologistas y otros especialistas.
         Pero principalmente, pese a las divisiones y compras de voluntades promovidas por los gobiernos municipales, estatal y federal, por los comisarios ejidales traidores y sus incondicionales, los pueblos originarios de estas tierras se oponen rotundamente a esta megaobra pues implica el despojo de tierras, la destrucción de la vida agraria que ha sido su sustento por siglos, la muerte de estos pueblos, pues el aeropuerto vendría junto con una urbanización salvaje que provocaría la desecación de los mantos acuíferos, el exterminio de flora y fauna local, la eliminación de su cultura, su historia y memoria.
         En todos los tonos los pueblos que integran el FPDT han insistido en que la tierra no se vende, se ama y se defiende. Por generaciones milenarias los pueblos que habitan a la orilla del agua han cultivado la tierra, la han hecho producir alimentos, para ellos y para toda la región. Su identidad agrícola los ha hecho resistir. No tragan el anzuelo de “progreso” y “desarrollo”, de “generación de empleos” y “bonanza” que la demagogia oficial les ofrece. Por siglos han vivido del campo, de cuidar y defender la tierra. No hay poder humano que los convenza de aceptar los espejismos que el capital les oferta. No van a pasar de ser campesinos a ser cargamaletas en una terminal aérea.