sábado, 28 de mayo de 2016

EL CAPITALISMO ESTÁ ACABANDO LA VIDA EN LA TIERRA: LEONARDO BOFF

Leonardo Boff en Jalisco
Agencia SubVersiones
Por Tejido de comunicación
Agencia SubVersiones
Por Tejido de comunicación
Agencia SubVersiones
Por David Flores Magón y Carlos Mireles
Fotografía de portada de Karen Lemus
27 mayo, 2016
Leonardo Boff, teólogo-filósofo y ecologista nacido en Brasil, quien es referente de la Teología de la Liberación, estuvo la semana pasada en Guadalajara, Jalisco, en la sede del Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario (IMDEC). En el encuentro se expusieron varias situaciones que configuran la región occidente, en específico de los estados de Nayarit, Colima y Jalisco; esos distintos casos van desde las madres que mantienen la búsqueda por sus desaparecidas/os, comunidades que luchan contra megaproyectos de diversa índole, así como organizaciones urbanas acechadas también por megaproyectos. Al terminar el conversatorio, se le plantearon diversas cuestiones: el impeachment en Brasil, el contexto que recién conocía de luchas de la región, así como un punto en el que ha hecho hincapié desde hace tiempo, el capitalismo y la vida plena en la Tierra (tanto para el ser humano como para distintos seres) es incompatible y está llegando a un punto de no retorno.
Habla Leonardo Boff
Yo creo que México, como otros países de América Latina, incluso mi país Brasil, vive una democracia de bajísima intensidad, porque si medimos la democracia por los valores fundamentales que son esenciales para la democracia, que son igualdad de todos de cara a la ley, respeto a los derechos humanos, que es el intento de hacer que todos estén involucrados y participen. Si medimos la democracia por esos valores, ella parece más bien como falsa demorealidad, se tiene como consecuencia que una democracia muy sin medios, crea y deje espacio para grupos que buscan sus intereses económicos por medios no democráticos y no pacíficos.
¿Cuál es la relación capitalismo-Madre Tierra?
Hasta ahora, con todos estos siglos de combate al capitalismo, el socialismo surgió como una alternativa y no resultó, y el capitalismo es dominante en todo el mundo, dominante no sólo como modo de producción, que es individualista, es materialista, que es solamente buscando la acumulación material mediante la competencia, sin ninguna solidaridad y sin ninguna cooperación. Ese sistema ha encontrado sus límites, y los límites son los límites de la tierra. Los bienes y servicios de la tierra se están agotando, no son ya renovables, el capitalismo necesita territorios y espacios para poder hacer sus inversiones y hacer sus ganancias, y eso ya no es más dado en la Tierra; porque se ha ocupado 83% de todo el espacio de la Tierra, ese 17% libres son las partes inhabitables, son los altos de las montañas, son los interiores de los grandes bosques. El capitalismo encontró un límite en la propia Tierra, porque la Tierra es un planeta pequeño, limitado, con bienes y servicios escasos. No soporta un proyecto político-económico de crecimiento ilimitado, no soporta, hay una contradicción; por eso más y más el capitalismo se comporta anti-vida. Crea dos injusticias, una injusticia social, dejando gran parte de la humanidad en la miseria y en la marginalidad, y una injusticia ecológica, destruyendo ecosistemas, destruyendo biodiversidad, deforestando grandes dimensiones del planeta y manipulando genéticamente el secreto de la vida con los transgénicos.
Entonces yo creo que esa injusticia ecológica y social va a marcar la imposibilidad de la reproducción de ese sistema, o él cambia o nosotros cambiamos mejor, o entonces ese sistema puede llevar a la humanidad a una crisis sin precedentes, con consecuencias dramáticas para el sistema-vida para el sistema-Tierra.
¿Cuál es el papel de los pueblos originarios en esta crisis civilizatoria?
Es consecuencia de una larga historia, y a mi juicio eso solamente se va curando desde que se refuerza más y más la ciudadanía, los grupos de base que forman las presiones, partidos con raíces populares, grupos que luchan por derechos humanos, por defensa del territorio con sus lugares sagrados que no pueden ser violados, mantener las grandes tradiciones de la sabiduría de los pueblos originarios que son fuentes de inspiración en la crisis global de la humanidad. Ellos nos están enseñando como tratar la Tierra, como cuidar de los bienes y servicios. No me gusta la palabra recursos, es muy capitalista, muy materialista, son bienes y servicios, bondades de la naturaleza, ellos saben hacer eso, y han sabido llevar sus culturas en equilibrio, son fuente de inspiración para nosotros y eso yo creo tiene que entrar en una ciudadanía ecológica que viene desde abajo.
¿Cómo se explica el impeachment en Brasil y cuál es la lectura geopolítica?
Yo creo que la crisis económica-política de Brasil que ha desembocado en el impeachment de la presidenta Dilma Roussef, es la reacción de los grupos más conservadores ligados a la macroeconomía mundial, que nunca han aceptado que un sencillo obrero como Lula, podría llegar a ser presidente de Brasil, nunca han aceptado las políticas públicas que en 13 años ha involucrado e incluido en la sociedad, a 36 millones de personas que estaban totalmente excluidas pasando hambre y necesidad, que millones de personas han tenido acceso al proyecto «Mi casa Mi vida», que millones de personas han tenido acceso a la luz eléctrica, y especialmente dos grandes proyectos de acceso a la universidad para negros, para indígenas.
Todo eso es un escándalo para la clase dominante, que es una de las más reaccionarias del mundo, y más conservadoras, y que más acumulan en el mundo. Según el dato del Banco Mundial, la clase del privilegio de Brasil, es la clase que más acumula a nivel mundial, porque son 71,000 personas, controlan más o menos 80% de la economía, de las finanzas, de la política. Eso implica una acumulación enorme de una parte y una desigualdad inmensa de otra parte, que es injusticia social, y ahora se han aprovechado de la crisis, que es de un contorno mundial, una crisis sistémica, para volver al poder que habían perdido. Tiene un componente geopolítico que hay que incluir en esa discusión, porque Brasil pertenece al BRIC, esa articulación de países, China, India, Rusia, Brasil, que hace un contrapunto a la hegemonía de Estados Unidos. Han creado un banco con cien mil millones de dólares y los negocios que hacen los países, se hacen con las monedas de ellos sin pasar por el dólar. Es la manera como Estados Unidos mantiene su hegemonía en el mundo, primero es militar, con la capacidad de matar a todos, y la segunda más efectiva que la otra, es imposible, controlar el sistema financiero mundial vía dólar, el no permitir que se utilice otra moneda, entonces atacando Brasil se quiere enfrentar a China, que es el gran contrapunto de la nueva guerra fría que existe entre E.U. y China –aliada a Rusia– es impedir que se fortalezca ese conglomerado.