lunes, 21 de marzo de 2016

POLICÍAS ENCUBIERTOS AGREDEN A PADRES DE FAMILIA Y DOCENTES CESADOS EN TLAXCALA

Hugo Varela Loyola
La Jornada de Oriente
18/marzo/2016
Elementos de seguridad agredieron en la Unidad de Servicios Educativos de Tlaxcala (USET) a docentes y padres de familia que respaldan a los profesores que fueron cesados por no haberse presentado a la evaluación a su desempeño el año pasado. La integrante del Movimiento Magisterial Tlaxcalteca (MMT), Citlali Ortiz Cano, fue el centro de la represión de la autoridad.
Los hechos sucedieron la tarde de este miércoles en instalaciones de la Unidad de Servicios Educativos de Tlaxcala (USET), donde acudieron docentes y padres de familia de al menos 10 planteles de primaria y preescolar de diversos municipios de la entidad para exigir la reinstalación de los profesores que fueron despedidos por no haber presentado la evaluación a su desempeño en noviembre pasado.
Sin embargo, en la reunión, celebrada en la oficina del Área de Atención a Grupos de la USET, las autoridades de la dependencia, encabezadas por el director de Educación Básica, Tomás González Lima, advirtieron que el cese de esos profesores se dio con base en lo que establece la reforma educativa y aseguraron que no hay marcha atrás en esa decisión.
Por el contrario, las autoridades del sector responsabilizaron a esos docentes de su despido, pues afirmaron que en varias ocasiones se les convocó a que presentaran alguna de las cuatro etapas que contempló la evaluación a su desempeño, pero éstos se negaron en todo momento a someterse al diagnóstico.
Video:
Agresión de policías encubiertos a docentes de Tlaxcala
La solicitud de los padres de familia era que se mantuvieran a los docentes despedidos y que se les pague su salario correspondiente a la primera quincena del presente mes, pues éstos continúan laborando en sus planteles, no obstante que les fue notificado la rescisión de su relación laboral el 1 de marzo.
Asimismo, denunciaron que los profesores que envió la USET para suplir a los docentes cesados no son profesionales y no cuentan con experiencia, lo que pone en entredicho el interés que dice tener el gobierno de Tlaxcala para otorgar una educación de calidad a la niñez.
La agresión se dio cuando las autoridades intentaron salir de la oficina donde se celebraba la reunión y los padres de familia y docentes intentaron impedirlo. Sin embargo, dos elementos de seguridad que se encontraban dentro del espacio, vestidos de civil y que fueron presentados como personal de la USET, empezaron a forcejear para abrir paso a los directivos.
En el forcejeo, la integrante del MMT, Citlali Ortiz lanzó una patada a uno de los guardias, quien posteriormente se colocó detrás de ella y la sometió con la llave conocida como La Nelson en la lucha libre, para conducirla hacia el exterior del edificio de la USET donde otros tres policías más, entre ellos dos mujeres, la tiraron al suelo y le dieron varias patadas.
Una madre de familia logró llegar hasta el lugar de la agresión –aunque también recibió un golpe en sus piernas– y evitó que los elementos de seguridad continuaran agrediendo a la docente, quien posteriormente dijo que probablemente tenía una o dos costillas fracturadas por los golpes recibidos.
Ortiz Cano adelantó que acudiría a la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) para interponer una queja por estos hechos, así como a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) para denunciar las agresiones que sufrió.
Piden a la USET la reinstalación de docentes
Los padres de familia –algunos de ellos acompañados de sus hijos– acudieron la tarde de este miércoles a la USET para advertir que no permitirán la salida de los profesores despedidos por negarse a ser evaluados.
Los padres que asistieron fueron de las primarias Miguel Hidalgo de Acuitlapilco, municipio de Tlaxcala; Luis Donaldo Colosio, de la colonia López Portillo de Xalostoc; Adolfo López Mateos, de la comunidad de Plan de Ayala, Cuapiaxtla; Xicohténcatl, de San Francisco Tetlanohcan y Melchor Ocampo de Santa Isabel Xiloxoxtla.
Además de las primarias Miguel Hidalgo I. Costilla, de la colonia Francisco Villa Tecoac, municipio de Huamantla y Felipe Santiago Xicohténcatl, de Apizaco, así como del preescolar Emilio Sánchez Piedras, de Granjas de Guadalupe de Apizaco.
Sin embargo, como ha sucedido en otras ocasiones, las autoridades de la USET ordenaron el cierre de los accesos a las instalaciones, si bien Citlali Ortiz abrió uno de los zaguanes de acero y pudieron entrar al inmueble, el cual, a diferencia de otras ocasiones, no estaba resguardado por granaderos.
Ante la ausencia del titular del sector, Tomás Munive Osorno, el grupo de inconformes se dirigió al área de Atención a Grupos, a cuyo titular Alfonso Cortés Fernández, Citlali Ortiz reclamó que no haya dado seguimiento a una minuta firmada el 6 de marzo pasado para la instalación de una mesa de análisis sobre la situación de los docentes cesados por la USET.
En un primer momento, Alfonso Cortés y Juan Santillán, quien labora en el Departamento de Recursos Humanos de la USET, se oponían a una reunión con los padres de familia, con el argumento de que los gritos y exigencias de los tutores y de Citlali Ortiz no permitían las condiciones para establecer un diálogo entre ambas partes.
Sin embargo, la determinación de los tutores de no retirarse de la USET hasta no recibir una respuesta a su demanda, lo obligó a proponer que se integrara una comisión de padres de familia para iniciar las pláticas, para lo cual también convocó a los responsables de los niveles de educación básica y primaria.
Fue así que al lugar llegaron Tomás González Lima y Ninfa Martínez Elizalde, directores de Educación Básica de la USET y de la Secretaría de Educación Pública del Estado (SEPE), respectivamente, así como Rodolfo Suárez Pérez y Francisco Vázquez Reyes, directores de Educación Primaria de USET y SEPE, en ese orden.
También estuvo presente Juan Pablo Alvarado Cortés, jefe de Asuntos Jurídicos y Laborales de la USET.
Al tomar la palabra, Tomás González refirió que los docentes cesados son los que se negaron a participar en la evaluación a su desempeño, “la ley es muy clara, los maestros tienen que participar en una evaluación para conocer su desempeño, y a partir de esta evaluación identificar la manera de apoyarlos en su labor en cada escuela”.
 “Este proceso se hizo, todavía el 30 de enero hubo una oportunidad, se les invitó personalmente a los maestros, asistimos a sus escuelas invitándolos a que participaran. También se les informó que si había temor a la evaluación, que esta era para conocer deficiencias y mejorar su trabajo. Era importante que ellos acataran la disposición”.
Asentó que el interés de la autoridad educativa es cumplir con el derecho a la educación de los niños, pues durante “mucho tiempo dominó el interés del maestro. Ese es el punto fundamental, a la Secretaría, y creo que deben compartirlo con nosotros ustedes padres de familia, nos interesa asegurarles a sus hijos educación de calidad”.
Dicho argumento fue rebatido por los padres de familia, quienes criticaron que se estén despidiendo a docentes que tienen varios años de servicio y que han demostrado su capacidad por una evaluación. Incluso, pidieron que también se evaluaran a las autoridades para conocer su capacidad y competencias.
Cuestionaron el supuesto interés de las autoridades de proveer a la niñez una educación de calidad, pues dudaron que los funcionarios tengan a sus hijos en escuelas públicas, ya que sus altos sueldos les permiten llevarlos a instituciones particulares.
De manera puntual, Guadalupe Roque, padre de familia de la escuela Miguel Hidalgo I. Costilla de la colonia Francisco Villa Tecoac, Huamantla, pidió a las autoridades sensibilidad, pues en su caso reveló que su hijo cursa el sexto grado de primaria y el cambio de docente a estas alturas del ciclo escolar, puede afectar su promedio.
Pese estos argumentos, las autoridades se mostraron impasibles y el jefe del Departamento de Asuntos Jurídicos y Laborales, Juan Pablo Sánchez asentó que no habrá marcha atrás en el cese de los profesores.
En tanto, a través de un comunicado, la Secretaría de Educación Pública del Estado (SEPE) asienta que “cesó a 59 docentes de educación básica que no cumplieron con la Ley General de Servicio Profesional Docente que establece participar en un proceso de evaluación para lograr su permanencia”.
Señala que ante la petición de padres de familia de diferentes comunidades de la entidad para reinstalar a los maestros que no quisieron ser evaluados, Tomás González Lima, director de Educación Básica de USET, dijo que por disposición federal, se rompe toda relación laboral entre la Secretaría y el trabajador a partir del 1 de marzo.
“Están en su derecho de recurrir a la demanda laboral, proceso que se atiende a través del departamento jurídico de la dependencia, los 59 docentes sólo representa el 0.6 por ciento de mil 300 evaluados”, señala.
El funcionario informó que hay avances importantes en la sustitución de 59 maestros que fueron cesados por no presentarse a la evaluación y que sus plazas serán ocupadas de acuerdo con los mejores lugares en la lista de prelación. La decisión de acudir a instancias judiciales, abundó, será respetada por la SEPE.
Las labores en el complejo administrativo de la SEPE se realizaron con normalidad.
Detienen a 2 líderes magisteriales de Durango y amenazan “entregar muertos” a otros
Dos maestros de Durango que se han manifestado contra la evaluación de desempeño docente que promueve la reforma educativa federal fueron detenidos ayer en la mañana por elementos de la Fiscalía General del Estado (FGE), horas después de que protestaran afuera del Centro Cultural Bicentenario, donde el gobernador Jorge Herrera Caldera rindió su sexto informe.
La fiscal estatal, Sonia Yadira de la Garza, informó que a los maestros detenidos se les acusa de privación de la libertad y motín, luego de que tomaron las oficinas de la Secretaría de Educación de Durango.
La noche del miércoles y del jueves algunos maestros, que pidieron el anonimato, denunciaron que hubo al menos cinco cateos en casas de docentes. Una de las esposas de los maestros dijo: “Me amenazaron cuando no encontraron a mi marido, me dijeron que si no decía dónde estaba me lo iban a regresar muerto”.
En Guadalajara, Jalisco; Culiacán, Sinaloa, y Chilpancingo, Guerrero, maestros de diversas organizaciones gremiales pararon labores o protestaron afuera de las secretarías de educación estatales, para apoyar a los mentores que fueron separados de su cargo y que no presentaron la evaluación.