jueves, 25 de febrero de 2016

Semarnat, Profepa, Conagua, al servicio de los enemigos de la ecología y las culturas de México.

Destructores del manglar Tajamar, Cancún, Q. Roo
Miguel Valencia
ECOMUNIDADES
Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México
Blog: Decrecimiento-Descrecimiento México:
Los muy repetidos desastres ecológicos que se dan en México en los últimos años, como los derrames en el Rio Bacanuchi y el Río Sonora de la mina Buenavista del Cobre del Grupo México, propiedad de Germán Larrea, o de los jales envenenados de la mina El Saucito de Fresnillo, Zacatecas, propiedad de Alberto Bailleres (premio Victoriano Huerta) o la destrucción de los manglares de Tajamar en Quintana Roo y de Bahía de Banderas en Nayarit, o la escandalosa contaminación del Río Santiago en El Salto y Juanacatlán, Jalisco, o la destrucción de las matrices del agua, por la construcción de grandes presas y trasvases, o la devastación  de la biodiversidad de grandes territorios, por la construcción de supercarreteras, o los desastres ambientales creados cotidianamente por la minería, el turismo, el transporte, la agricultura, la generación de energía y otras industrias y servicios, confirman lo que se sabe desde hace algunos años: la Semarnat, la Profepa, la Conagua son entidades que sirven para proteger los intereses de los grandes contaminadores, los destructores de los manglares, los bosques, las selvas los ríos, los lagos, las especies vegetales y animales, los saqueadores de la riqueza natural, los enemigos de la ecología y las culturas. Sirven como pantalla para ocultar la enorme destrucción ambiental que se realiza en México; para legitimar proyectos insustentables; para engañar a la población con falsas  protecciones, restauraciones, conservaciones  del agua y otros bienes comunes; sirven para crear políticas y discursos ambientales y climáticos, huecos, inconsistentes, perversos.
Dominadas desde hace muchos años por  políticos oportunistas sin formación o antecedentes en la defensa de la Naturaleza y las culturas, insensibles al colapso climático y ecológico mundial,  ignorantes de los riesgos ambientales y culturales que implican las nuevas tecnologías, estas entidades del sector  ambiental  son desoladoramente incapaces de frenar significativamente las contaminaciones y  la depredación de los bienes comunes y las culturas. Operan con tecnócratas de  inclinación empresarial- los lobos al cuidado de las ovejas- muy dispuestos a doblegarse ante las presiones de los políticos corruptos y los inversionistas poderosos.  Las mineras canadienses, las transnacionales españolas, francesas, japonesas y estadounidenses en México, Germán Larrea, Alberto Bailleres, Carlos Slim y otros grandes empresarios mexicanos han conseguido desde hace mucho tiempo colocar a la Semarnat, la Profepa, la Conagua, a su servicio. La presencia del PVEM en estas entidades completa su degradación total.
Urge la eliminación de estas entidades ambientales: no ayudan en forma alguna a la defensa de la Naturaleza y del medio ambiente. No hay forma de recuperarlas, están podridas hasta el tuétano.
Es indispensable crear nuevas instituciones para la defensa de la ecología y los bienes comunes. 
Ciudad de México, 24 de febrero de 2016
Adriana Matalonga, Ana María Yustis, Ana Pitashny, Cecilia Vega, Edgardo Mota, Mauricio Villegas, Miguel Valencia, Ramón Ojeda Mestre, Verónica Grimaldi.
Derrames tóxicos en el Rio Bacanuchi y el Río Sonora

No hay comentarios: