viernes, 25 de diciembre de 2015

A TROTE DE CABALLO DE SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS A PANTELHÓ (Apuntes para después)

Gaspar Morquecho
10/12/2015
América Latina en Movimiento
Amaneció nublado, llueve y hace frío
Como quiera se escucha
el canto de los pájaros
SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS: NOVIEMBRE Y DICIEMBRE MOVIDOS
Un grupo de personas de La casa de todas y todos en Escobedo, Nuevo León. ¡¡Sí iñooor!! Llegó a San Cristóbal de Las Casas a presentar su primer libro que nos habla de la historia de: Las Fuerzas de Liberación Nacional y la guerra fría en México (1969-1974). Un libro de las Fuerzas padre/madre de lo que hoy conocemos como Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).
La presentación fue emotiva y llena de testimonios. Se cruzaron historias del Chiapas de los años de 1970, de las guerras revolucionarias en Centroamérica y la militarización de la frontera con Guatemala justo cuando las Fuerzas de Liberación Nacional (FLN) habían fundado el Primer Núcleo Guerrillero Emiliano Zapata en la Selva Lacandona. Se cruzaron las historias de Monterrey a Chiapas. En representación de La casa de todas y todos llegó un joven que me regresó a 1968, a la Crujía C del Palacio Negro de Lecumberri. El joven De la Vega es hijo de un comunista con el que unos doscientos de estudiantes compartimos las celdas porfirianas. En el entorno del evento se desataron una suerte de especulaciones: Para unos es parte de la “recreación” del proyecto de la FLN y un “deslinde político” con el EZLN. Otros hablaron de “rompimiento”, “grieta” o “fractura” y etcétera, del binomio FLN-EZLN y de los jefes “históricos”. Al evento llegó La Camelia.
Días después, el 17 de noviembre, un grupo de estudiantes de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH) se propuso celebrar el XXI Aniversario de la fundación del 2do Núcleo Guerrillero de las FLN y la presentación del libro El Pensamiento Crítico frente a la Hidra Capitalista. Para el primer evento invitaron a dos periodistas, a un académico y a un saberquéhace. El acto fue exitoso. En su mejor momento hubo más de 60 jóvenes en el auditorio. El segundo evento se frustró. Los estudiantes se enfrentaron al  pensamiento sectario, o si gusta, al sectarismo crítico de los profesores que habían sido invitados a presentar el libro que contiene los textos de la participación de la Comisión Sexta del EZLN en el Semillero. Una visión de pasado, presente y horizontes de las y los zapatistas. Ahí destacan la vida, trabajo y lucha de la Base de las bases de apoyo zapatistas, es decir, las mujeres rebeldes. Destaca la participación de las jovenas que no les tocó vivir lo de sus abuelas y que ahora viven el modo zapatista, que ellas ven como su cultura. 
La Cultura Zapatista.
Un fantasma recorre las páginas de ese libro. El fantasma del finado y difunto Marcos. Sin duda arrastró un lápiz calidad B. Los trazos son suaves, finos, firmes y definidos. Me cae que el fantasma del finado se rayó. El texto Una guerra mundial  no tiene desperdicio. En una pieza con la marca del paso del tiempo. Cerca de los 60 el texto es maduro, reposado y con cuerpo.
En esa pieza el finado Marcos explica la lógica de la destrucción/despoblamiento-reconstrucción/reordenamiento de las guerras en el mundo- medio y fin- para la reproducción del Capital financiero. Con esa lógica las potencias (Estados Unidos, Rusia, Inglaterra y algunos países de la Unión Europea) han escalado la guerra en Siria y su entorno. Con esa lógica se hace la Guerra en México de Calderón-Salinas-Peña Nieto. Una guerra cuyo saldo es de miles de personas asesinadas, desaparecidas y huérfanos, y cientos de miles de personas desplazadas. Con esa lógica se formularon las 12 reformas de Salinas-Peña Nieto y en especial las Reformas Estructurales. Reformas de un Estado Nacional garante de la quiebra del país y de la reproducción del Capitalismo Multinacional en México. En los textos es notable la recuperación que los rebeldes hacen del barbudo de Marx travestido o sin citarlo. Inevitable para referirse a la bestia Capitalista. Sin embargo, de lo que se debe cuidar el Capital es de las convicciones que nacen del corazón y pensamiento la bonitilla niña defensa zapatista: “Pero no te preocupás de balde, ya vamos a ser más. De repente dilata pero sí vamos a ser más”. (p. 331)
Llegó el 20 de noviembre y los niños se visten de zapatistas de Zapata. En algunas escuelas primarias aún hay profes que celebran el inicio de la Revolución Mexicana. En la Plaza Catedral de San Cristóbal un grupo de familias indígenas piden la libertad de Agustín Díaz Gómez injustamente preso desde hace 9 años…

EN EL ABAJO DE LOS ALTOS DE CHIAPAS LA MUERTE INFANTIL ES COSA COMÚN
Me saludan: “Hola soy Petul de Corralito”. Lo veo y me digo: Este compañero era un niño o muy joven cuando anduve por esos rumbos. Son casi las ocho de la noche y le pregunto: ¿Qué andas haciendo? “Se murió una niña de tos y como soy el Agente Municipal ando viendo que me entreguen el cuerpo. La madre no tiene esposo y la niña no tiene papeles (acta de nacimiento). Me piden 500 pesos para que me den el papel. Voy a ver que en la Clínica de Campo me den el papel de defunción”. Me digo: Chingada suerte y yo con dos pesos. Le pregunto: ¿Qué edad tenía? “Un año y meses”, contestó. Acá en San Cristóbal esa niña murió de tos y en San Andrés Larraínzar las criaturas se siguen muriendo de diarrea. ‘Dame tu número de cel a ver si conseguimos apoyo’. No pude hacer nada más y nos despedimos. Terminaba el mes de noviembre. Se sienten los fríos invernales que anuncian las primeras heladas. Mes de días cortos y noche largas. Sin duda, en los pueblos de las Mujeres y Hombres del Color de la Tierra la noche sigue siendo larga y oscura. Las y los niños mueren de enfermedades prevenibles y curables. ¿Dónde está Dios?
MINORÍAS ACTIVAS Y MASAS ATRAPADAS
Es 25 de noviembre. Otro día de las mujeres: El día de “no violencia” hacia ellas. Lupita dice: “Ya viene la marcha”. Afirmo en mis adentros: Serán las mismas de siempre. Voy a la Plaza Catedral y sorprendido veo que hay un chingo de gente. También había campesinos indígenas. Son del Movimiento del Pueblo Creyente. Se encontraron con las mujeres actuantes. Como quiera era extraño que hubiera muchísimas mujeres. Saludé a unas religiosas y bromearon: “También vienes por tu apoyo de padre soltero”. Me percaté entonces que el enorme número de mujeres indígenas en la Plaza Catedral estaba esperando al gobernador de Chiapas y sus mil pesos del Programa de Apoyo a Madres Solteras. Si en ese momento las minorías activas no pasaban de 800 personas, la masa de mujeres subordinadas rebasaba a las 5 mil. Mujeres indígenas de Los Altos de Chiapas que con su mejor atuendo tradicional esperaron 10 horas al gobernador para recibir su apoyo económico. Asimetría reveladora de una de las realidades en Chiapas.
ASÍ ES LA POLÍTICA
En ese mismo lugar, un indio de la zona rural de Ciudad Real me saludó: “¿Cómo estás Morquecho?” Bien gracias y tú: “Como siempre. A veces mal y a veces pior”. Este compañero y su familia fueron zapatistas. Años después abandonaron las filas rebeldes y pasaron al PRD. Hoy Chepe está con Morena. No había dejado la “política”. Sabía que uno de sus hijos está con el Partido Verde y le pregunté: ¿Cómo está eso que de zapatistas pasaron al PRD, luego a Morena pero tu hijo está con el Verde? El indio me volteó a ver, sonrió y me dijo: “Así es la política Morquecho”. Al dar la vuelta me topé con el núcleo de la vieja guardia de esas comunidades: Diáconos, pre diáconos, catequistas y rebeldes. El Movimiento del Pueblo Creyente es un espacio amplio de participación. Me vieron, sonrieron y con respeto los fui a saludar.
SIPAZ
Celebró el XX Aniversario de sus Servicios Internacionales de Paz en Chiapas. “20 años Acompañando Luces de Esperanza”. Pues sí, la Guerra en Chiapas sigue su curso y se vive en los vecinos estado de Oaxaca, Guerrero… bueno, en casi todo el país. Las zonas calientes, tibias y frías de la guerra cubren el territorio nacional y una franja enorme en el mundo. En medio de esos escenarios y una Sociedad Civil mexicana “temerosa”, “indiferente” y “paralizada” los grupos se entregan y “ponen el cuerpo” en la Construcción de la Paz. En esas condiciones la tarea se torna inalcanzable. Entre “luces de esperanza” y la “oscura realidad” se desarrollaron los trabajos los días 27 y 28 de noviembre.
En uno de sus boletines SIPAZ nos recuerda las “luces de esperanza” en los último 20 años: “el Ya Basta zapatista de 1994, el ‘Voto por voto’ de López Obrador de 2006, el ‘estamos hasta la madre’ del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad 2011, el ‘Ya no’ de Mireles y las autodefensas de Michoacán en 2012 y el ‘Fue el Estado’ de los padres de los normalistas de Ayotzinapa en 2014”. En el Foro, el fundador de SIPAZ y actual presidente, comentó: “Vimos movimientos como el de Javier Sicilia y de Ayotzinapa y no pasó nada”. ¡Claro que algo pasó! Esos momentos que marca SIPAZ han sido la respuesta a la Guerra Antipopular y Prolongada del Estado Mexicano. Movimientos que han tenido un impacto internacional y que sin embargo han conmovido a una franja muy delgada de la Sociedad Mexicana. También ha pasado que el Estado mexicano ha venido superado el ¡Ya Basta!; superó el “estamos hasta la madre”, el “Ya no”, y está superando “Fue el Estado”. Esa es la problema, como dicen por acá. En la presente coyuntura el Estado mexicano ha desatado una campaña de Recuperación de Espacios que nos puede explicar el encarcelamiento de policías y guardias comunitarios de autodefensa, los ataques a los Yaquis a Ostula y la escalada político-militar–policial sin precedente contra las y los profes de la CNTE.
En esos contextos, los Constructores de Paz proyectan la imagen de un David, sin honda ni piedra. Así nos vimos en el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad.
Fue esperanzador que en el Foro SIPAZ se volteara a ver la “oscuridad”. Faltó repasar las debilidades y limitaciones. Miradas necesarias para alimentar fortalezas de las y los asistentes. El riesgo es que no problematicen, cuestionen y revisen sus prácticas y sentidos. El riesgo es que retornen a sus lugares para seguir haciendo lo mismo. Me incluyo.
EL PAPA FRANCISCO, TERRORISMO, OBISPOS, MUSULMANES Y CONSTITUYENTE EN SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS
De entrada algo del contexto. La Ciudad de Las Casas es territorio de El Chapo Guzmán y se dice que allí tiene una de sus residencias. A eso se debe la relativa tranquilidad y su dinamismo económico. De esta ciudad gobernada por el Verde Ecologista y Nueva Alianza, parte una de las rutas de cannabis hacia Yucatán.
Sigamos. Como ustedes saben, el Papa Francisco se apropió y levantó las demandas zapatistas: Tierra, techo y trabajo. Ahora se afirma que en febrero de 2016 el jesuita Francisco iniciará una gira pastoral por México. Estará en Ciudad Juárez en solidaridad con las y los migrantes. En la Ciudad de México se irá a cuadrar con la jefa de América. La Morenita del Tepeyac. Se hará presente en Morelia, Michoacán. En San Cristóbal de Las Casas celebrará la Eucaristía con miles de indios. Las identidades políticas y religiosas de los miles ahí presentes serán multicolores como los son sus atuendos tradicionales. Atentos estaremos a sus mensajes.
Después de los ataques terroristas en Francia y Bamako, los periodistas fueron en busca de hispano y chamula musulmanes residentes en San Cristóbal de Las Casas. También fueron a entrevistas con Felipe Arizmendi obispo de esta diócesis. Los chamula e hispano musulmanes condenaron los ataques. La Comunidad Musulmana de Chiapas repartió un comunicado donde repudiaron: “tales actos inhumanos” y manifestaron “un profundo dolor al ver que se usa el nombre del Islam para tan criminales acciones”. Por su parte, la Comunidad Internacional Musulmana Ahmadía y su misión en San Cristóbal condenó: “todo acto de violencia, terrorismo y maldad que cause dolor y atente contra la paz y la vida de cualquier ser humano” y agradeció al obispo Felipe Arizmendi sus comentarios: “En los cuales usted expresa (…) que nosotros los musulmanes indígenas (…) no representamos ninguna amenaza (…) que hemos demostrado ser pacíficos, trabajadores y respetuosos”.
El 6 de diciembre, el obispo de Saltillo, el dominico Raúl Vera encabezó en San Cristóbal de Las Casas un acto de masas en la ruta de la Asamblea Popular Nacional por una Constituyente. Frente a unos 10 mil hombres y mujeres del Movimiento del Pueblo Creyente, Raúl Vera trajo al presente el trabajo pastoral de Samuel Ruiz y su caminar al lado de él. Sin mencionar al EZLN, el obispo recordó la Convención Nacional Democrática y el programa de la nueva Constituyente y la nueva Constitución. La inmensa mayoría de las/os asistentes son cristianos católicos de las parroquias de Los Altos. Cristianos que participan en diversos partidos políticos, organizaciones sociales y rebeldes. Tan es así, que Raúl Vera recibió el Bastón de Mando de manos de un ex alcalde Priísta de San Juan Cancuc. En el acto había sacerdotes, religiosas, diáconos y catequistas.
Por ahí andaba el ex gobernador de Chiapas Javier López Moreno y parte de su familia, un ex presidente municipal priísta y el chamula musulmán Domingo López Ángel. Todo mundo arrió sus banderas. La Constituyente es el puerto de llegada. La pregunta es: ¿Por qué la propuesta de la Constituyente que se colocó en la mesa hace 35 años no se ha concretado?

RUMBO A TIERRA TZOTZIL
Por fin salimos de Ciudad Real de Las Casas y me enrumbo hacía las comunidades indígenas tzotziles de Los Altos de Chiapas. A 10 kilómetros de esta ciudad se ubica San Juan Chamula. Un pueblo emblemático por su resistencia y guerras contra la opresión y racismo coleto y ladino, es decir, de la población local no indígena. Hoy San Juan es el modelo más acabado del Capitalismo en la región. La diferenciación social es enorme. Chamulas millonarios concentran la riqueza. Sus actividades económicas van del Turismo a las Empresas Radicales que han sembrado con cannabis tierra y tejido social. Los grupos de poder y las bandas practican, la usura, el secuestro, la extorsión, la compraventa de niñas/mujeres y los linchamientos son cosa frecuente. Por décadas expulsaron a miles de cristianos no católicos. Ahora queman vivos a sus víctimas. Exportan posh (aguardiente) y velas en la región. En las comunidades hay un consumo masivo de drogas. Es un municipio de migrantes. Miles de jóvenes se han ido a las ciudades, a destinos turísticos o a los Estados Unidos en busca de trabajo. Las mujeres y sus hijos son abandonados, en ocasiones, definitivamente. Las mujeres jóvenes viven la poligamia de los hombres ricos, lo gobierna el Verde Ecologista y… ¡¡Sorpresa! FEMSA le da un toque distintivo al Capitalismo en San Juan Chamula y construye un OXXO para la venta, de por si masiva, de comida y bebidas chatarra. Ese pueblo de hombres y mujeres del color de la tierra parece una fuente inagotable de pecados estructurales.
La Coca-Cola pinta el paisaje a lo largo del recorrido. Kilómetros más adelante está el desvío al emblemático San Andrés Larráinzar gobernado por Priístas. Seguimos y llegamos al casi desconocido Mitontic. Su gobierno ha sido históricamente del PRI. En ese lugar, a principios de la década de 1980, las autoridades municipales descubrieron la espalda a un grupo de mujeres y las azotaron por “cambiar de religión”. El Consejo de Ancianos atestiguó el castigo.
Llegamos a las tierras de San Pedro. A la entrada del pueblo puede abastecerse de verde cannabis. En la presidencia municipal gobierna el Verde Ecologista. Decenas de taxis de servicio colectivo hacen fila en la plaza. El Concreto cubre las calles del poblado. En una esquina compramos patz’ (tamal) de frijol bótil y caxlán chenec (cacahuate) hervido. La joven vendedora no habla español y yo no hablo el tzotzil. Iba a escribir: “me sorprendió que la joven vendedora no hablara la castilla” y recordé que yo, en 36 años, no he aprendido la idioma. Por ahí andaba el indio Jacinto Arias, pasaró e hijo de Manuel Arias Sojom’ el “arreglador del pueblo”. El indio Jacinto Arias se graduó como Doctor en Antropología en la Universidad de Princeton.
Seguimos. Es más notorio el parcelado de las montañas. Se destruye el bosque para los cultivos. Cuestión de sobrevivencia. Bordeamos la montaña y hacia el norte asoma majestuosa la Sierra de San Sebastián y en sus faldas la cabecera municipal de Chalchihuatán con un gobierno priísta. Ese lugar es algo así como el Infierno en Los Altos. A principios de la década de 1980, Salvador Girón Díaz, indio presbiteriano y cacique del pueblo organizó una masacre en Tzakiucum o Tzacucum. Las chozas de esa comunidad fueron incendiadas mientras sus habitantes dormían. Los que salían huyendo del fuego fueron cazados como animales. Ahora el poblado se llama Nuevo Israel o Nuevo Israelita. Pretenden olvidar. En Chalchihuatán nadie habla de esos hechos. Se saben responsables colectivos de la masacre. San Sebastián ha fallado como guardián del pueblo. Con sorpresa nos enteramos en que Tzakiucum viven y resisten familias bases de apoyo zapatista.
Seguimos y llegamos al otro San Pedro, al rebelde San Pedro de Polhó. Los zapatistas no respetaron el nombre que el finado Marcos le asignó en diciembre del 94. Es notorio como ha crecido el municipio rebelde. Ahí se ha desprendido o de por sí había un grupo del PRD que ahora es de Morena. Pegadito a Polhó y antes del entronque rumbo a los Chorros está una posición militar. El Ejército federal ocupó el lugar en febrero de 1995. Más adelante se ubica la bodega de la cooperativa rebelde Maya Vinic, desprendimiento de la Cooperativa Majomut que se fundó a principios de los años 80. Los socios de Maya Vinic producen y exportan café orgánico a los mercados solidarios de la Unión Europea. Las plagas han reducido un 70% la capacidad productiva de los cafetales y por tanto la exportación. El programa de la Nestlé amenaza a los cooperativistas. Ofrece plantas resistentes a las plagas y capacitación. Sujeta a los cafeticultores con contratos que los convierte en peones acasillados en su propia tierra y los obliga entregar el aromático a esa empresa capitalista multinacional.
Muy cerca de Polhó esta otro San Pedro, el de la Tierra Sagrada de Ajte’al, mejor conocida como Acteal. Este San Pedro comparte el espacio con la Virgen de la Masacre. Como saben, ese lugar fue brutalmente violentado con los asesinatos del 22 de diciembre de 1997. Crimen perpetrado por hombres del color de la tierra de cuatro comunidades de San Pedro Chenalhó que fueron reclutados, entrenados y armados por el Ejército federal y que contaron, al menos, con la complicidad de gente de Acteal. Actualmente ese paraje es una pieza de cuatro tejidos fragmentados y no pocas veces confrontados: El zapatista, el de Las Abejas, el de los Priístas y Verde Ecologistas. El pasado 13 de noviembre el gobernador de Chiapas visitó y estuvo con los PRI-Verde Ecologistas y les entregó “borreguitos y otros regalitos”.
Llegamos a Pantelhó. Es un pequeño municipio gobernado por el PRD que ganó la elección con 3,741 votos. Al lado de la presidencia se ubican unos baños públicos para que usted haga “sus necesidades”. La tarifa es de 2 pesos con papel higiénico y de 1 peso sin papel. La plaza central es pequeña y el concreto domina. No falta la presencia de las fuerzas armadas del Ejército federal que miran con desconfianza a los extraños. Llama la atención que el nivel de la plaza está unos dos metros arriba del nivel del piso del templo. Ahí Santa Catarina luce galana. Pendones verdes y azules la enmarcan y un ciento de velas se quema en su honor. En torno a la plaza gobiernan los comercios de abarrotes, herramientas, materiales, plásticos, y de bebida y comida chatarra.
En media hora usted se puede enterar de la gravedad de la violencia hacia las mujeres. Un de ellas fue torturada por el marido que la hirió y tatuó su cuerpo con un lapicero. A otra, por poco le vacían un ojo a golpes. Es “natural” que las hijas y las esposas sean violadas en el seno familiar. En noviembre pasado cuatro jóvenes – hombres y mujeres- se quitaron la vida. Los jóvenes preparatorianos consumen cocaína y queman cannabis. Los niños de preescolar llegan a tener solamente dos días de clases a la semana. Prolifera el alcoholismo, las drogas y la prostitución. A Pantelhó llevan niñas de San Pedro Chenalhó y las entregan en prostíbulos y cantinas por una renta mensual. ¿Quiénes? Los padres o padrastros. En las márgenes del Rio Grande verdean los plantíos de cannabis. Por algo dicen que: Pueblo pequeño, infierno grande.
La Promesa no llega y la espera se alarga. ¿Dónde está Dios? Al parecer las Santas y Santos Patrones de estos pueblos no han cuidado a sus hijas ni a sus hijos como se debe.
Parece ser que la Construcción del Reino de Dios en la Tierra ha sido violentada por el establecimiento del Reino del Mal. Es el desafío de todos y cada uno de los proyectos de resistencia, sobrevivencia y vida en esos pueblos de los hombres y mujeres del Color de la Tierra.
Al fin… Apuntes para después

No hay comentarios: