martes, 20 de octubre de 2015

Exigencias de Alejandro Rojas Arrazola y su esposa Alfonsa Martínez en el plantón en la CNDH‏

Alejandro Rojas
Alfonsa Martínez
El Camarón, Yautepec, Oaxaca
Octubre, 2015

Al pueblo de México:
Año de 2010, tras la construcción de 6 estanques para la crianza de mojarras, las cuales tendrían una producción de cuatro toneladas por estanque del producto en un lapso de seis meses, nosotros dos indígenas de origen zapoteco y chontal Alejandro Rojas Arrazola y su esposa Alfonsa Martínez Martínez fuimos detenidos por acusaciones falsas al ser señalados como responsables del daño a un sembradío de papayales en producción de esa comunidad.
El agente del Ministerio Público en San Carlos Yautepec, inició las averiguaciones previas 43/2009 y 44/2009 por el delito de daños y los cuales al ser consignados, dieron origen a las órdenes de aprehensión por el delito de daños en agravio de tres vecinos de la misma comunidad.
Fueron 2 años 5 meses el tiempo que purgamos injustamente en el reclusorio de Tanivet,  Tlacolula, bajo acusaciones sin sustento, por lo cual salimos en liberta con sentencia absolutoria al no poder comprobarnos delito alguno. El juez mixto de primera instancia de San Carlos Yautepec, luego de analizar las constancias, el 18 de junio del 2012 ordenó que quedáramos en libertad.
La sentencia absolutoria fue apelada por el agente del ministerio público, pero la tercera sala penal, el 25 de octubre del 2012, confirmo la resolución de libertad absolutoria.
La realidad de los hechos es que estuvimos presos bajo consigna política, por haber hecho pública nuestra simpatía con el movimiento magisterial y popular de la APPO en el 2006, motivo mencionado varias veces en nuestros expedientes.
Tras ser liberados lo perdimos todo, además de no poder volver a nuestro hogar porque este fue quemado y es imposible que regresemos  “bajo las amenazas de muerte” que hemos recibido. Motivo por el cual acudimos  a la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, donde se inició la queja DDHPO/419 (01)OAX/2013, la cual determinó que hubo violación de nuestros derechos humanos y nuestra detención fue arbitraria.
Con dicha resolución, recurrimos al gobierno del estado para que nos fuera pagada la reparación del daño por la injusta detención según la Ley reglamentaria del artículo 4º de la Constitución Política del Estado de Oaxaca, en materia de Justa Reparación del Daño en derechos humanos. En la misma, se precisa que si alguien es detenido y se comprueba que fue injustamente, el gobierno del estado le deberá pagar los daños ocasionados, desde el momento en que fue privado de su libertad como son el salario que percibía y las afectaciones de la misma.
Pero, a pesar de que la ley lo marca, hasta el momento ni la Comisión de derechos humanos, ni el gobierno de Oaxaca han solucionado nuestras peticiones y derechos, jugando con nuestra integridad física dado que somos de la tercera edad, trayéndonos de lado a lado, echándose la bolita ya que cada uno indica que el otro es el responsable.
Nos encontramos desde hace 8 meses acampando en las afueras de la Comisión Nacional  de Derechos Humanos exigiendo que simple y sencillamente se cumplan nuestros derechos y demandas, nuestras edades no son un factor para dejar de pelear por ellos, sólo pedimos lo que la ley manda.
¡Exigimos la reparación total de los daños a la  fecha ascienden a más de 10 millones de pesos!
¡Exigimos atención médica para los involucrados ya que el ajetreo causado por la indiferencia de las instituciones involucradas, mi señora esposa Alfonsa Martínez, actualmente sufre complicaciones en la cadera!
¡Exigimos el castigo a los involucrados, tanto de nuestras detenciones arbitrarias, como en la indiferencia a nosotros!
Cualquier ayuda o donativo, favor de depositarlo a la cuenta de Bancopel con número de cuenta 10139374849 a nombre de Alejo Rojas.
Alejandro Rojas Arrazola