lunes, 10 de agosto de 2015

LA REFORMA DE “UNIVERSALIZACIÓN” DEL SISTEMA DE SALUD PÚBLICA LO PRIVATIZA

Redacción Desinformémonos.
7 de agosto de 2015.

El pasado 31 de julio médicos y pensionados del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) salieron a la calle en 13 estados del país para denunciar que la reforma en ciernes del Seguro Social, es una privatización encubierta de la sanidad, que se viene produciendo desde los años 80.

Para los trabajadores del sector salud en lucha, la “universalización de la sanidad” no es más que una propuesta para la irrupción de capital privado y no para ampliar la cobertura de seguridad social a la población. Un ejemplo de esta orientación a la medicina concertada, podría ser los cuatro hospitales con asociación público-privada, que el Consejo Técnico del IMSS autorizó el pasado 30 de junio.

“Mucho de los que defendemos, decimos que la privatización viene de los 80, con las reformas del 95 y 97, y con la creación del Seguro Social Popular, que ni es seguro ni popular”, explica un médico de especialidad del IMSS, que prefiere guardar su anonimato, ante la represión que ejerce el sindicato con las corrientes críticas dentro de los hospitales.

Una de las propuesta del presidente Peña Nieto a esta universalización es establecer un fondo único tanto para el IMSS como para el ISSSTE (Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado). Esta idea de financiamiento quiere que los recursos lleguen al usuario y no a las instituciones, donde el paciente elige y el estado paga. En Baja California y Chihuahua ya se está empezando a recrear este sistema de portabilidad que abre una puerta a la propuesta privatizadora. Además, como informan los trabajadores que defienden el modelo público, esta doctrina quiere asegurar un paquete de mínimos, donde muchas enfermedades o cánceres no están contemplados.

Ese avance privatizador se está produciendo a pacientes que sufren enfermedades a largo plazo y que necesitan un tratamiento rutinario como la diálisis o hemodiálisis. La investigadora médica Asa Cristina Laurell, de origen sueco pero naturalizada en México, informó recientemente que de 2008 a 2014 la subrogación de los hemodiálisis ha llegado hasta un 22.4% de todos los casos. O como el pasado junio, donde el IMSS intentó que 16 mil pacientes diabéticos fueran encauzados a compañías privadas.