miércoles, 26 de agosto de 2015

Coyotepec, un ejemplo de resistencia comunitaria a la guerra del saqueo, el despojo y el desplazamiento

18/08/2015
Publicado por Colectivo del Periódico el Zenzontle
El Estado mexicano, a los pies del capital, ha declarado la guerra del saqueo, el despojo,  el desplazamiento,  a los pueblos en nuestro país.  La modificación constitucional para aplicar las reformas estructurales van de la mano con la militarización y la unificación del mando único, con la entrada abierta por parte de la CIA y la DEA, violando nuestra soberanía y con la propagación de grupos paramilitares para atacar y criminalizar la protesta de campesinos, trabajadores jornaleros, profesores,  sindicalistas y comunidades enteras que defienden su derecho a la vida.
El Tratado Trans-Pacífico,  que se negocia entre los EU y otros 11 países de la cuenca del Pacífico,  se refiere a las normas de inversiones;  en este tratado se negocian en secreto, a espaldas de los pueblos, los intereses de los ricos a costa de los trabajadores y los pobres en favor de 600 corporaciones transnacionales. Las giras de Peña Nieto para ofrecer las empresas estatales desmanteladas y despertar la ambición de los países imperialistas involucrados (Estados Unidos, Australia, Canadá, Japón y Nueva Zelanda entre otros) a costa de miles de desempleados (electricistas, petroleros, maestros, de la salud, etc.) dan cuenta de ello, que junto con los capitalistas mexicanos, se enriquecen más a costa de los oprimidos.
A la par de la expoliación,  grandes importaciones de armamento de EU hace México, para proteger las inversiones extranjeras de las protestas de los pobladores. Empresas como Wal-Mart y Costco controlan la venta de productos en la más retirada comunidad, mientras las pequeñas tiendas que abastecían  las colonias populares van a la quiebra.
Es por esto que a  los gobiernos, nacional, estatales y municipales, los pueblos que conservan sus costumbres, sus mercados tradicionales, son los que defienden sus tierras y toman decisiones en asambleas, y les paran o entorpecen el camino. El poder, aun masacrando a los pobladores, aligera las rutas comerciales de norte a sur del territorio nacional. El Estado de México, territorio de grupos caciquiles priistas, es un eslabón más de la cadena.
Recientemente, en la comunidad de Coyotepec, fueron detenidos por la policía municipal los compañeros de la Asociación Civil 9 de Junio: Vicente Moreno Domínguez,  Sergio Velázquez Morales, Gerardo Trejo Galván por orden de Jesús Conrado Alvarado Mata, quien es trabajador encargado de obras del presidente municipal Alfredo Anguiano, repudiado por la población. Los detuvieron sólo por requerir información sobre la perforación de un pozo en zona ejidal. Fueron liberados gracias a la movilización comunitaria y la solidaridad.
Los comités de agua potable, con base en sus usos y costumbres y a través de una asamblea, tienen la capacidad decisoria para asignar el agua, así como para determinar cómo y cuándo distribuirla y como ampliar la red.
El agua de Coyotepec, al igual que de todas las comunidades de México y el mundo, son ambicionadas por los ricos empresarios de OHL, Grupo GEO, Coca Cola, de Leche Lala, de las mineras, de las empresas transnacionales que vienen también a contaminar nuestra madre tierra, a utilizar nuestros recursos naturales, nuestra fuerza de trabajo y llevarse las ganancias en confabulación con autoridades de todos los niveles del gobierno de comunidades y municipios. El grupo comunitario 9 de junio ha dado una lucha en contra del despojo y la municipalización que busca privatizar el agua, la cual es un bien común administrado por la comunidad del municipio.

Vivimos la etapa en que  los pueblos van construyendo las rutas de libertad para nuestra patria. Los derechos en el capitalismo de nada sirven si al final, sólo pretenden ser un referente para las negociaciones de los que tienen y despojan a los invisibles para el sistema. Esas rutas marcan las formas de lucha, los ritmos y métodos de las comunidades  que resguardan,  preservan y defienden  sus tierras, sus aguas, sus  bosques, su cultura, es decir,  su territorio, y quienes se erigen como guardianes del planeta, con un proyecto para asegurar la vida de todos.  Los pueblos originarios reemergen, se niegan a continuar soportando el yugo de caciques, funcionarios y profesionistas corruptos, saqueadores y vendepatrias. Es tiempo de acompañar y aprender con ellos.

No hay comentarios: