domingo, 24 de mayo de 2015

Libertad inmediata para Enrique Guerrero Aviña, injustamente preso desde hace 2 años


"He sido acusado sin fundamento ni legalidad de delincuencia organizada y secuestro. Desde aquél día y hasta la fecha he defendido y defenderé la  verdad de mi inocencia. De manera franca y humilde pido el apoyo y la solidaridad de quienes creen en la justicia difundiendo mi caso y uniendo esfuerzos, caminemos juntos hacia un país mejor donde la injusticia, la tortura y la mentira no prevalezca".
Enrique Guerrero Aviña

Mensaje de la madre de Enrique Guerrero Aviña, a dos años de su injusto encarcelamiento
Para: Enrique Guerrero Aviña.
De: Rosa María Guerrero.
Hoy se cumplen 2 años de encarcelamiento, injusticia, tortura. Fuimos a la misa que se ofreció por tu liberación en el CUC, habló el padre Concha de tu caso y detalló las mentiras que han dicho en los medios, lo de los celulares, lo que dijeron los peritos que no es tu voz, lo de que "sin disparar un solo tiro" y los impactos que tiene tu coche. Esta noche te acompañaré como el año pasado a las 11.15 pm cuando empezó este calvario, se que tú estarás repasando mentalmente lo que sucedió y lo mismo haré yo, estaré contigo en vigilia acompañándote. Podrá sonar tonto, pero cuando el cariño es grande uno hace lo que sea para apoyar a un ser querido como lo eres tú para mí. ¡Te estamos esperando querido Enrique!

Le solicito la libertad inmediata de Enrique Guerrero Aviña
Carta dirigida a Jesús Murillo Karam, hace 6 meses, cuando aún era procurador general de la República, con 1672 firmas de toda su familia, amigos y compañeros en solidaridad con Enrique.
Estudiante de la UNAM torturado por más de 28 horas, privado de su libertad injustamente por año y medio, alejado de su familia y seres queridos y sometido al proceso de un delito que no cometió. Solicitamos la liberación inmediata de Enrique Guerrero Aviña.
Enrique Guerrero Aviña es un estudiante de filosofía de la UNAM y profesor particular de ajedrez. En su tiempo libre, Enrique se dedicaba a apoyar a algunas de las regiones más marginadas del país dándoles clases de alfabetización entre otras actividades sociales.
La vida nos cambió el 17 de mayo de 2013, cuando Enrique, mi hermano, fue detenido injustamente con uso de extrema violencia por miembros de la Policía Federal Preventiva sin orden de aprehensión y sin identificarse.
Durante más de 28 horas, Enrique permanece privado de su libertad, brutalmente torturado y sin orden de aprehensión por miembros de la PFP para tratar de obtener una “confesión” de la supuesta participación de  mi hermano en el secuestro de los sobrinos de Gerardo Gutiérrez Candiani (presidente del Consejo Coordinador Empresarial-CCE) e hijos del empresario farmacéutico Juan José Álvarez Candiani. La tortura no tuvo piedad, hubo desde golpes hasta simulaciones de su ejecución con un arma de fuego y repetidos intentos de asfixia con una bolsa de plástico, pasando por amenazas a su familia y persona, insultos, torceduras de dedos, golpes en las costillas, nuca y por supuesto el aislamiento y la negación a las actividades humanas más básicas (alimenticias y sanitarias). Enrique en todo momento se mantiene íntegro y sostiene su inocencia.
Enrique lleva casi un año y medio en el CEFERESO de Occidente Número 2 (Puente Grande) luchando por demostrar su inocencia y siendo injustamente sujeto a un proceso del cual es totalmente inocente. Hoy hago un llamado a las autoridades, en especial al Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam para que las diferentes instancias revisen el caso de mi hermano y salga a la luz su inocencia y si su inocencia no es suficiente motivo para su liberación, pido atentamente se reconozcan las múltiples violaciones al proceso y que por ende debiesen garantizar la libertad de mi hermano.