sábado, 25 de abril de 2015

Suspendemos jornada de protesta programada para el 25 de abril en Azcapotzalco en el kiosco de la videoteca

Colectivo Azcapotzalco, adherente a la Sexta
Abril de 2015

En tiempo electoral y aprovechando el pretexto del “día del niño”, la delegación Azcapotzalco organizó para el sábado 25 de abril, desde las 11 del día, en la explanada de la delegación, un evento con bandas de ska, nombrado “Maskaresta” (¿con albur?).
         
          El acto de protesta que había organizado el colectivo Azcapotzalco en el kiosco de la Videoteca, aunque al otro extremo de la explanada delegacional, se ve así imposibilitado a realizar la actividad programada, pues sabemos de la potencia de los equipos de sonido de los que ejercen el poder em Azcapotzalco.
          Ante esto y ante la ocupación que están haciendo todos los partidos políticos de los espacios públicos, hemos visto la necesidad de modificar temporalmente nuestras actividades de información y de protesta, realizando mesas de información en las que estaremos denunciando la farsa electoral, exigiendo la presentación con vida de los 43 compañeros secuestrados-desaparecidos por el Estado y la libertad de todos los presos políticos.
 
          El sábado 25 de abril, a las 12 del día instalaremos nuestra mesa de información frente a la parroquia de Azcapotzalco.
 
          Ofrecemos una disculpa a los grupos de teatro, de canto libertario y trova que habían confirmado su participación en el evento programado para el 25 de abril en el kiosco de la videoteca.

          Queremos dejar claro que ante las circunstancias modificamos nuestras acciones pero no nos callamos, ni nos callaremos.
¡Presentación con vida de nuestros 43 compañeros desaparecidos de la Normal Rural de Ayotzinapa!

¡Libertad a todos los luchadores sociales rehenes del Estado en las prisiones de todo el país!
¡Repudio total a la farsa electoral!
¡Construyamos la autonomía!

 
 

Desde el 26 de septiembre de 2014, 43 corazones, 43 mentes, de 43 estudiantes normalistas, secuestrados, desaparecidos por el Estado agitan los puños, resuenan sus gritos de libertad en miles, decenas de miles, centenas de miles de corazones y mentes en todo México y en el Mundo.

            Las  voces de rebeldía que quiso acallar el despótico gobierno municipal, estatal, federal, mundial… resuenan en todas partes: en el ejido, en el pueblo, en el municipio, en el estado, en la ciudad, en las calles, en el mercado, en el metro, en la escuela, en la fábrica. Van desde el casi imperceptible murmullo hasta el más recio e iracundo grito: ¡vivos se los llevaron, vivos los queremos!... ¡Vivos Se Los Llevaron, Vivos Los Queremos!... ¡VIVOS SE LOS LLEVARON, VIVOS LOS QUEREMOS!... ¡VIVOS SE LOS LLEVARON, VIVOS LOS QUEREMOS!

            Este grito ha resonado en todo Guerrero, en la Ciudad de México, en Veracruz, en Nuevo León, en Oaxaca, en Jalisco, en Morelos, en Michoacán, en Yucatán…, en todo México.

            Los pueblos que luchan por su autonomía en Chiapas, en Michoacán, en Oaxaca y en otras partes del territorio nacional se han hermanado y a su propia resistencia han sumado la solidaridad verdadera y sin condiciones: Nuestro es su dolor y nuestra su digna rabia: ¡VIVOS SE LOS LLEVARON, VIVOS LOS QUEREMOS!

            Y ha ido este grito más allá de las fronteras: ha ido desde Texas y Los Ángeles, hasta Nueva York y Washington… Ahora cruza el Atlántico y recorre Desde Suecia hasta España, atravesará Alemania, Francia, Italia, Suiza…, toda Europa, donde también se han alzado los gritos solidarios  de hombres y mujeres que en sus respectivas lenguas forman un coro multicolor que resuena en el mundo: ¡VIVOS SE LOS LLEVARON, VIVOS LOS QUEREMOS!

            Hoy aquí en Azcapotzalco, nuestro grito pequeño, sumado al de miles más en el mundo, resonará hasta el infinito: ¡VIVOS SE LOS LLEVARON, VIVOS LOS QUEREMOS!

            No lo “superamos”, no olvidamos, no perdonamos. No puede, no debe haber “elecciones” en un país donde impunemente se secuestra, se tortura, se desaparece, se asesina, se encarcela a quienes luchan por algo distinto y nuevo, a quienes abiertamente se rebelan contra el sistema capitalista que explota, desprecia, despoja y reprime.

            Repudiamos la farsa electoral porque todos los partidos políticos, sin excepción, están coludidos, son parte de ese mismo sistema de muerte y destrucción. Se nos llama a votar en una farsa donde no hay por quién votar. Votar no resuelve nada para el pueblo. Votar es sólo para elegir a nuestro próximo verdugo, es sólo cambiar de amo. No queremos eso, queremos ser libres. El camino para liberarnos como pueblo es organizarnos de manera independiente, autónoma, desde donde vivimos, desde donde trabajamos o estudiamos, para hacer nuestro propio camino, sin partidos políticos, sin boletas ni urnas electorales.

            Los sumisos, los cobardes lamen las cadenas que los aprisionan y las garras del tirano que los ejecutan. ¡Es tiempo ya de que el pueblo de México deje de ser sumiso y cobarde!