viernes, 20 de marzo de 2015

Texto de la carta que madres y padres de estudiantes desaparecidos entrega en las embajadas y consulados

En la XII Asamblea Nacional Popular, realizada el 14 de marzo en la Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, Guerrero, se acordó:
20 de marzo. Internacionalización de la exigencia de la presentación con vida de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, con la realización de mítines, concentraciones, tomas y entrega de documentos en embajadas de diferentes países, que se encuentran en el Distrito Federal y Consulados que se localizan en los estados.
Este es el texto de la carta que se está entregando en embajadas y consulados:
SR. EMBAJADOR DE ____________
PRESENTE.
México, Distrito Federal, a 20 de marzo de 2015.
Padres y madres de familias de los 43 estudiantes desparecidos de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, Guerrero los días 26 y 27 de Septiembre, hoy a 175 días de este crimen de lesa humanidad acudimos ante esta Usted para externarles nuestra  preocupación, ya  que a prácticamente seis  meses de la desaparición forzada de nuestros 43 hijos, el asesinato de 3 normalistas y 5 estudiantes más lesionados, las investigaciones no han aportado elementos que indiquen el paradero de nuestros familiares.
El 27 de enero de 2015, las familias de los 43 estudiantes desaparecidos de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, junto a las organizaciones de derechos humanos que nos acompañan, expusimos en conferencia de prensa, las razones por las cuales la investigación realizada por la Procuraduría General de la República (PGR), sobre nuestros hijos víctimas de desaparición forzada los días 26 y 27 de septiembre en Iguala, Guerrero, debe permanecer abierta, rechazando el mensaje del Estado mexicano de querer cerrar la investigación y dar por muertos a los 43 estudiantes sin pruebas científicas que sustente dicha teoría.
El mensaje lo dimos las familias como respuesta a la conferencia de prensa del Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, quien aseguró que “la dimensión y la profundidad de la investigación nos dan la certeza legal de que nuestros hijos fueron muertos en las circunstancias descritas”. En la mencionada conferencia, la PGR afirmó que la desaparición de los 43 estudiantes era un “hecho atípico”. Sin embargo, los hechos de Ayotzinapa han visibilizado que vivimos en un narco estado y que la desaparición forzada es hoy en México una realidad generalizada a lo largo y ancho del país haciéndose notar que la desaparición de jóvenes y los narco-gobiernos no son atípicos, por el contrario, desde hace varios años habían sido el rostro invisibilizado de nuestro país. Prueba de ello es que hacia finales del año pasado, el propio Registro Nacional de Personas Desaparecidas ascendía a 26,000 personas; registro de familias que atraviesan por el dolor y la incertidumbre como nosotros y la comunidad estudiantil de Ayotzinapa.
En ese marco, las familias de los estudiantes desaparecidos y estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa presentamos ante Usted los siguientes diez argumentos técnico–jurídicos con los cuales damos sustento a nuestra exigencia al gobierno de México de que  la investigación por la desaparición forzada de nuestros hijos debe continuar abierta y emitimos el siguiente mensaje:
No puede darse por concluida la investigación sobre la desaparición forzada de los estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa debido a que:
a. No puede darse por concluida la investigación porque no existe plena certeza científica sobre lo ocurrido en el basurero de Cocula. La PGR dio a conocer hoy que su hipótesis se sostiene en varios dictámenes de química, biología y otros. Dado que es más que conocido que las procuradurías mexicanas son especialistas en fabricar delitos y puesto que reconocidos científicos han expresado dudas sobre esta hipótesis, no podemos aceptar esos resultados hasta en tanto no realizan esos mismos peritajes expertos independientes con las más altas calificaciones. En ese sentido, reiteramos nuestra confianza en el Equipo Argentino de antropología forense y exigimos que se remuevan todos los obstáculos para que realicen su labor en condiciones óptimas.
b. No puede darse por concluida la investigación porque la declaración de Felipe Rodríguez Salgado, contrario a lo señalado por la Procuraduría, no es determinante para esclarecer lo ocurrido en Cocula pues como se aceptó en la misma conferencia, dicha persona no declaró haber permanecido en ese lugar durante todo el tiempo que supuestamente duraron los hechos.
c. No puede darse por concluida la investigación porque la información dada a conocer por la Procuraduría depende en exceso de declaraciones efectuadas ante ministerio público, por personas que fácilmente pudieron ser coaccionadas, pues es de todos conocido que en México la tortura es recurrente. Al respecto, se ha hecho pública información sobre la posible tortura de algunos inculpados sin que hasta ahora la Comisión Nacional de los Derechos Humanos haya intervenido para aclarar estas denuncias.
d. No puede darse por concluida la investigación porque la Procuraduría ni hoy ni en ninguna otra conferencia ha aclarado cómo explica en su teoría del caso el cruento homicidio de Julio César Mondragón, cuyo joven cuerpo desollado fue encontrado en las inmediaciones de donde ocurrieron los hechos. ¿Cómo explica el señor Murillo este hecho hasta hoy no esclarecido?
e. No puede darse por concluida la investigación porque el Estado mexicano, a cuatro meses de los hechos, se ha mostrado incapaz para detener a quienes según su hipótesis serían responsables. El Gobierno Federal no ha podido detener al máximo responsable de la corrupta policía de Iguala, Felipe Flores Velázquez, ni a su cómplice y subalterno Francisco Salgado Valladares. Tampoco ha sido capaz de detener a Gildardo Astudillo, alias el Cabo Gil, personaje a quien la propia PGR asigna gran relevancia en su versión de los hechos. También siguen prófugos once de las quince personas que según la procuraduría estuvieron en Cocula, lo mismo que el líder de Guerreros Unidos, Ángel Casarrubias Salgado El Mochomo. Ante tanto prófugo, ¿Cómo pretende el Procurador cerrar la investigación?
f. No puede darse por concluida la investigación porque la Procuraduría no ha logrado que exista un solo juicio penal iniciado por el delito de desaparición forzada de personas, siendo que esta es la figura jurídica adecuada para encuadrar los hechos dado que como todo México ha exclamad o, fue el estado el que desapareció a nuestros hijos. En tanto los juicios no se ventilen bajo las figuras legales pertinentes, no puede cerrarse el caso.
g. No puede darse por concluida la investigación porque en el mismo expediente donde obran las declaraciones de los supuestos sicarios de Cocula, se encuentran también agregadas las declaraciones de otros sicarios de Iguala que confesaron haber atentado contra nuestros hijos no en Cocula sino en Pueblo Viejo y Cerro la Parota. ¿Cómo explica el señor Murillo que en un mismo expediente existan confesiones que se contraponen y son contradictorias entre sí?
h. No se puede cerrar la investigación porque en sentido contrario a lo dicho en la conferencia de hoy, solo hay certeza de la muerte de uno de los estudiantes desaparecidos. Esta certeza no implica certeza sobre la muerte de otros ni sobre el lugar donde esto pudo haber ocurrido. En ese sentido, es un error jurídico decir que se ha consignado por homicidio, cuando en realidad de nuevo se consignó por secuestro con la agravante de privación de la vida, lo que técnicamente implica una diferencia relevante.
i. No puede darse por concluida la investigación porque no se ha indagado la responsabilidad del Ejército, pese a que contrario a lo que hoy afirmó el Procurador, sí hay en el expediente indicios de su complicidad con la delincuencia organizada, pues el Policía Salvador Bravo Bárcenas afirmó ante el Ministerio Público que el Ejército sabía desde 2013 que los Guerreros Unidos controlaban la Policía de Cocula, pese a los cual las Fuerzas Armadas no investigaron a dichos delincuentes sino que antes bien les brindaron protección.
j. No puede darse por concluida la investigación porque ni siquiera ha empezado el deslinde de responsabilidades sobre el entorno de corrupción política que desencadenó los hechos del 26 de septiembre. Está pendiente investigar a otros alcaldes, como el de Cocula, así como a otras autoridades del gobierno del estado de Guerrero.
Por todo ello, los suscritos, padres y madres de familia de 43 estudiantes desparecidos de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Brugos” de Ayotzinapa, Guerrero, solicitamos de Usted que a la brevedad posible inste al Estado Mexicano lo siguiente:
1.- La presentación con vida de nuestros 43 hijos, estudiantes de la Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, Guerrero.
2.- Acceder a la verdad, justicia y reparación integral del daño para los estudiantes Daniel Solís Gallardo, Julio Cesar Mondragón Fontes y Julio Cesar  Ramírez Nava, ejecutados extrajudicialmente los días 26 y 27 de septiembre del año 2014 en Iguala, Guerrero.
3.- Que se garantice la atención médica y psicológica integral y de calidad para los estudiantes Edgar Andrés Vargas, Aldo Gutiérrez Solano, Fernando Marín Benítez y Jonathan Maldonado Hernández, lesionados los días 26 y 27 de septiembre del año 2014 en Iguala, Guerrero.
4.- La apertura de nuevas líneas de investigación sobre los hechos ocurridos el día 26 y 27 de septiembre de 2014 en la ciudad de Iguala, Guerrero.
5.- Garantizar el castigo a los servidores y ex servidores públicos y de más personas responsables de los hechos ocurridos el día 26 y 27 de septiembre de 2014 en la ciudad de Iguala, Guerrero.
6.- que se brinden todas las facilidades y garantías para que el grupo de expertos designado por la Comisión Inter-Americana de Derechos Humanos (CIDH) pueda realizar su trabajo sin contratiempos, ya que dicha labor  es indispensable para lograr verdad y justicia, pues sabemos que encontrarán múltiples irregularidades.
ATENTAMENTE
Padres y madres de familia
Celso Gaspar Tecoapa                                        Cristina Bautista Salvador
Aristeo Gonzales Baltazar                                 Macedonia Torres Romero
Genoveva Sánchez Peralta                                    Eleucadio Ortega Carlos
María Concepción Tlatempan Colchero              Siriaco Vázquez Flores
Delfina de la Cruz Felipe                                   Maximino Hernández Cruz
Lucina Garnica Ríos                                                          Juan Colon Juárez
Benigna Arzola Cruz                                           Lorenzo Francisco Gálvez
Ernestina Lugardo del Valle                                    Israel Jacinto Galindo
Joaquina Patolzin de la Cruz                                   Rafael López Catarino
Metodia Carrillo                                                   Epifanio Álvarez Carbajal
Bernardo Campos Santos                                    Carmelita Cruz Mendoza
Margarito Guerrero Tecoapa                                Minerva Bello Guerrero
Joaquina García Velázquez                             Santa Cruz Castro Ramírez
Pablo Hernández Morales                          Margarito Ramírez Rodríguez
Hilda Lejideño Vargas                                       Nicanora García González