lunes, 16 de marzo de 2015

Pobladores de la Sierra Norte de Puebla, se organizan contra el despojo y los megaproyectos de muerte

Fuente: Regeneración
Publicado por  Proyecto Ambulante 
lunes, 16 marzo 2015
Se organizan para resistir “la guía del despojo”
Conformaron a los tajpiani guardianes de la tierra, mientras en los bachilleratos se formaron comités que trabajan en la conservación de los territorios dando información en las comunidades sobre los proyectos que pueden poner en riesgo los bienes comunales, pero también han realizado campañas de reforestación y de limpieza con conciencia.
Por considerar que atenta contra ellos mismos y su cosmovisión sobre los bienes comunitarios como la tierra, el agua y el subsuelo al considerarlos una mercancía, pobladores de la Sierra Norte poblana presentarán una demanda contra el Manual de Ocupación Territorial de la Secretaría de Economía (SE) del gobierno federal, calificado como una “guía para el despojo”.
Durante la séptima asamblea del Comité de Ordenamiento Territorial de Cuetzalan (Cotic) realizada en la cancha de la comunidad de Tepexta, más de tres mil pobladores reiteraron su decisión de ejercer sus derechos a la autodeterminación y a la defensa de su territorio contra los denominados proyectos de muerte.
Luego de recibir una explicación de lo que representa el “Manual de Ocupación Superficial” publicado por la SE, los asistentes acordaron iniciar un procedimiento legal para combatirlo pues consideraron que “es una guía para el despojo” en contra de quienes “viven en los espacios y suelos serranos”, que conservan una visión que los integra con los bienes comunitarios como el territorio, el agua y el subsuelo, para favorecer a las empresas que los consideran “una mercancía”.
Fue María Luisa Albores, integrante del órgano técnico del Cotic, quien hizo una exposición de lo que representa el Manual, que privilegia la expropiación de los terrenos comunales, ejidales y privados para el desarrollo de los proyectos de extracción minera, hidroeléctricos y de hidrocarburos, convirtiéndose en una “guía del despojo”.
Como se publicó en este medio de comunicación, el manual considera como obstáculo para las actividades mineras el “fuerte vínculo” con la tierra que tienen los ejidatarios de quienes dice “suelen considerarse víctimas históricamente” y hacen uso de la opinión pública y “medidas de facto” para presionar.
Según el mismo texto, publicado en la página electrónica de la SE, las concesiones entregadas a las empresas les dan derecho a la explotación de minerales ubicados en subsuelo, por ello es necesario que “negocien” el acceso a la superficie a través de la compra o la renta, si se trata de terrenos privados; o por medio de un acuerdo si son tierras comunales o ejidales. Pero si fracasan, apunta, siempre les queda el recurso de la expropiación.
Por ello, este domingo los asistentes acordaron convocar a asambleas comunitarias en donde se ratifiquen los comités de defensa del territorio, que se recojan firmas en todo el municipio para iniciar la demanda que les permita combatir legalmente el manual pero, principalmente, conservar su integridad como pueblos, su identidad cultural, sus derechos a la autodeterminación y al territorio.
Aunque a la reunión asistieron también habitantes de otros municipios como Tlatluquitepec y Atotocoyan, los cuetzaltecos parecen ser los más curtidos en esos afanes, como explicó en su oportunidad doña Rufina Villa, presidente del COTIC. Ella señaló que desde las comunidades campesinas del municipio se han impulsado diferentes iniciativas para hacer frente a los proyectos hidroeléctricos y mineros.
LOS TAJPIANI, GUARDIANES DE LA TIERRA
Así nació el trabajo de los tajpiani guardianes de la tierra, mientras en los bachilleratos se formaron comités que trabajan en la conservación de los territorios dando información en las comunidades sobre los proyectos que pueden poner en riesgo los bienes comunales, pero también han realizado campañas de reforestación y de limpieza con conciencia.
“Cuando empezamos a conocer la amenaza de estos proyectos mineros, hidroeléctricos, de hidrocarburos, nos reunimos con el presidente municipal e hicimos que en un Cabildo abierto declarara al municipio como territorio libre de los proyectos de muerte, pero también libre de la privatización del agua”, agregó.
Doña Rufina destacó los logros que han tenido con su organización y les recordó que manteniéndose unidos, animados y alegres, en la convicción de que van a poder sacar de sus comunidades a quienes quieran entorpecer su forma de vida.
“Por nada de la vida vamos a permitir que esos proyectos de muerte se lleven a cabo en nuestra región. Como siempre lo hemos dicho aunque estos proyectos no estuvieran en Cuetzalan de todos modos la contaminación del agua, del aire y de la tierra nos afectaría, porque todos vivimos unos cerca de otros. Siempre nos apoyamos y lo que le pasa al otro también nos afecta. No dejemos de participar y no decaigamos en nuestro ánimo. Este que es un problema y una amenaza nos debe dar fuerza y valor y reconozcamos las enseñanzas de nuestros abuelos y abuelas. Y a quienes ya nos sentimos más coyomes (mestizos) que macehual debemos recordar nuestra identidad y mantener nuestro espíritu de unidad”, reafirmó.
La asamblea tuvo la presencia también de pobladores del municipio de Teziutlán, de la comunidad de Atoluca, en donde hace 15 días citaron a los representantes de la empresa Compañía de Energía Mexicana filial de minera Autlán del Grupo Ferrominero, que rechazaron la ampliación de la hidroeléctrica Atexcaco que pretende represar el agua de varios arroyos que alimentan el río Apulco en la sierra nororiental poblana.
Ellos denunciaron que a pesar de esta determinación los empresarios han llegado a intentar comprar terrenos, incluso la misma autoridad municipal ha intentado convencerlos de que vendan sus tierras, pero indicaron que se mantienen en la negativa.

No hay comentarios: