miércoles, 18 de marzo de 2015

17 familias tojolabales desplazadas del poblado Primero de Agosto temen nuevas agresiones de la CIOAC-H

16 / marzo / 2015

El día 15 de marzo del 2015, en el campamento de las familias desalojadas desde hace más de 20 días, del poblado Primero de Agosto del municipio de Las Margaritas, llegaron 550 personas de comunidades vecinas, a solidarizarse y a apoyar a través de una ceremonia religiosa, por temor a vivir una desgracia más en esta zona selva fronteriza.
La gran mayoría de las personas que llegaron, venían de 13 comunidades distintas de la región, además de representantes del CDH Frayba e internacionales solidarios. A pesar del insistente volanteo de no apoyar a las 17 familias desplazadas y el hostigamiento por parte de miembros de la CIOAC-H, las poblaciones vecinas llegaron masivamente eligiendo la paz y la fraternidad.
Cuentan los pobladores de Primero de Agosto que en esta misma mañana, antes que llegara la solidaridad, unos ejidatarios de Miguel Hidalgo de donde son los agresores, andaban frente al campamento con radios comunicándose. También reportaron que durante la semana, al andar a lado del campamento, ejidatarios se reían, se burlaban y comentaban que se les iba a sacar una vez más. Se reportó que hasta en Las Margaritas llegaron a insistir a solidarios, de ya no llevar ayuda a los “jóvenes” porque ya no lo necesitan.
Las 57 almas desplazadas viven en muy malas condiciones. Por ya no tener casa, han armado carpas con lona y sin piso. No tienen facilidad de acceso al agua. Y como campesinos, les falta tierra para trabajarla. Nada más sobreviven de los apoyos que reciben de la solidaridad. Por estas mismas condiciones inhumanas, están padeciendo enfermedades, tanto l@ niñ@s como las mujeres, de las cuales una está embarazada. De todo ello deducen que los integrantes de la CIOAC-H buscan acabar con ellos y se lamentan de que el gobierno no busca resolver su situación, tras una mesa de dialogo que dura demasiado.
La población local se da cuenta del sufrimiento que atraviesan estas familias, de su condición y de su pacifismo, en el cual persisten frente a los ataques y hostigamientos perpetrados por los ejidatarios de Miguel Hidalgo, por lo cual no les cabe duda de que es necesario apoyarlos. Se piensa que si necesitan tierra para fundar una familia; que es legítimo que lo hayan habitado y que no se vale haberlos despojado.
Todavía siguen firmes en sus posiciones, no irán a ninguna parte, si no es de regreso al poblado al cual dieron vida y del cual son los guardianes. Es para ellos de suma importancia que se haga valer la justicia y el respeto común entre todos.
Los indígenas tojolabales desplazados hacen un llamado para sensibilizar la opinión pública sobre su problemática y llamar a una solidaridad más global para exigir al gobierno que no se espere un desalojo más o ver… una masacre más.