viernes, 13 de febrero de 2015

MATONES AFUERA & MATONES EN CASA (las guerras imperiales son ejercicio de poder) Mumia Abu-Jamal

Mumia Abu-Jamal
 26-01-2015

Mucho me mortifica escuchar a los políticos y a los sabelotodo decir que los soldados están en la guerra "defendiendo la libertad" -o aún peor-, "luchando por la democracia".
Nada puede estar más lejos de la verdad.
Si estas guerras nos han mostrado algo, es que las guerras imperiales, desde los tiempos de la Roma antigua hasta el presente, son ejercicios de poder, no de moralidad.
Piense en el anuncio del comienzo de la guerra en Irak, con una campaña de bombardeos contra Bagdad: "Conmoción y Miedo", según el ex-presidente George W. Bush.
Crear "Conmoción y Miedo" en la población civil - ¿no es eso terrorismo... con otro nombre?
¿No fueron aterrorizados y sacados fuera de quicio los ciudadanos de la antigua ciudad de Bagdad?
Claro, cuando el Estado lo hace, le llaman política militar. Cuando alguien que no es del gobierno lo hace, le llaman, terrorismo. ¿No es cierto?
Como si fuera un virus, las guerras han desencadenado terrorismo a lo largo y ancho de la región y han desestabilizado los países en todo el Medio Oriente.
Todos esos países, grandes y pequeños, han sido sacudidos por la invasión y ocupación de los Estados Unidos, y el mantenimiento de su poder ha sido cada vez más precario. Porque la fuerza no hace correcto nada; la fuerza solo hace enemigos.
La fuerza crea más terroristas y más terrorismo.
Estados Unidos, borracho en el vino de su desmesurado orgullo, empezó una guerra contra una nación que jamás le hizo nada, y menos atacarlo; y con esa guerra desató fuerzas que hoy no puede controlar.
Estados Unidos empezó un incendio que hoy todavía sigue ardiendo.
Y en Bagdad, como en Kabul, fuerzas imperiales bien armadas trajeron caos y destrucción masiva a miles y miles de seres humanos inocentes, basándose casi totalmente en una absoluta ignorancia de las historias, las lenguas y las culturas de esos pueblos.
Del mismo modo que fracasó en Vietnam, hace medio siglo, así también fracasó en Irak y en Afganistán, que todavía hierven en el fuego lento de la rabia que aún no se ha disipado.
Matones norteamericanos sorpresivamente entraron en esos dos países para destruir, usando una vieja táctica que existe (por lo menos) desde 1795.
Y lo único que han conseguido es un fracaso de proporciones épicas.
Esta gran falta de balance entre el poder del Estado y el poder ciudadano ha provocado protestas en docenes de ciudades en los Estados Unidos contra los matones que visten de azul que asesinan, hostigan, humillan y golpean al pueblo con total impunidad.
Yo siempre me pregunto cuando veo los anuncios de programas contra matones.
¿Por qué? Porque cuando menores ven esos programas, ¿no crees que esos niños y niñas al ver el comportamiento de soldados y policías, también se preguntan?
Desde la nación encarcelada soy Mumia Abu-Jamal
--© ‘15maj
Traducción libre del inglés enviado por
 Fatirah Aziz, Litestar01@aol.com
hecha en Refugio del Río Grande, Texas, EE.UU.