viernes, 13 de febrero de 2015

Desalojo de la CNTE en Reforma con gases y empellones por 3,600 polizontes y milicos

Pedro Echeverría V.
(13/II/15)
1. El operativo para liberar Paseo de la Reforma, ocupado por más de tres mil manifestantes profesores de la CNTE de Oaxaca “era necesario”, señaló con brutal cinismo el jefe de Gobierno del DF, perredista-priista Miguel Ángel Mancera. Consideró que el operativo realizado ayer en conjunto con el gobierno federal "fue un buen operativo, toda vez que no hubo personas lesionadas ni golpes”. ¿Cómo fue entonces el desalojo en el que participaron 2 mil 800 policías del DF y otras 800 del gobierno federal armadas, con cascos, armaduras, caballos, perros y sobre todo, gases lacrimógenos, gas pimienta, en grandes cantidades arrojadas hasta obscurecer con ello el Paseo de Reforma?
2. Mientras los maestros sólo gritaban consignas contra el gobierno represor, así como exigiendo el pago de sus salarios y contra la reforma educativa privatizadora, los soldados disfrazados de policías, con máscaras antigases y con cascos blindados, empujaban con sus escudos, lanzado patadas y empujando con salvajismos a maestros hombres y mujeres. ¿Qué hubiese pasado si cada maestro llevara palos y piedras para defenderse y en la carrera se hubiesen roto ventanales y puertas de bancos y demás grandes negocios? Las fuerza armadas que defienden a los poderosos empresarios y gobierno pasan ya en millón de elementos, siendo ese número suficiente para acordonar y encapsular cualquier manifestación.
3. Los más felices con el desalojo, como se sabe, son los multimillonarios dueños de restaurant, hoteles, estacionamientos y demás negocios, según expresiones de alegría de las cámaras empresariales que en sus declaraciones “han exigido más orden y represión contra los que protestan”. Los grandes magnates del DF, dueños absolutos de negocios y de los lujosos automóviles que llenan las calles de la ciudad de México, exigen que cada protesta se haga en los estados y que la ciudad de México sólo sea para ellos. Esos grandes ricos me recuerdan que en 1914 –cuando los campesinos zapatistas y villistas entraron a la ciudad de México- cerraron las puertas y ventanas de sus mansiones e iniciaron una gran campaña contra “la peluza” y los “robavacas”.
4. De todas maneras –como se dice y se repite- son muchos más los buenos (el pueblo pobre y explotado) que los malos (los explotadores, millonarios y el gobierno) Estos hijos de su pura madre, aunque contraten a más de un millón de poli-militares y dilapiden miles de millones de pesos en armas, seguirán siendo una minoría. No servirán de nada esos milicos armados cuando el pueblo despierte y se quite las telarañas de los ojos y del cuerpo con que lo han aprisionado durante muchas décadas. El número de militares y policías parece haberse emparejado con el número de maestros de todo el país por las históricas luchas que éstos han encabezado. Pero los maestros son mucho más inteligentes y cuentan con mucho más apoyo social.
5. Desde el levantamiento zapatista del EZLN de 1994 el ejército de manera particular, comenzó a realizar masivas contrataciones entre campesinos y desempleados en todos los estados del país colocando mantas y mesas en todas las plazas. A partir de entonces se crearon cientos de escuelas militares para enseñar y entrenar a los nuevos reclutas con instructores militares que habían tomado cursos en EEUU, Colombia e Israel. Como es bien sabido- muchos de esos nuevos reclutas y sus instructores –conociendo bien las estrategias y tácticas militares y teniendo relación con personajes de la institución- ahora son jefes de las bandas de narcotraficantes que realizan muy buenos negocios con funcionarios mexicanos y de EEUU.
6. Esta vez, dado que algunas maestras que reclamaban sus salarios llevaban algunos niños, los maestros se dejaron empujar y avasallar; apenas pudieron construir filas de maestros que formaron bloques de protección para que las maestras más débiles no fueran golpeadas por la brutalidad policiaca. Sería urgente conocer y difundir las cantidades multimillonarias que el gobierno está dilapidando en helicópteros, aviones, armas, salarios de más de un millón de soldados-policías y otras cantidades que debería invertirse en crear empleos productivos y pagar salarios que no sean tan miserables. ¿Se olvida que hasta al gobierno fascista de los EEUU exige cuentas en el congreso por las guerras que hacen en el mundo?
7. Deben revisarse las cantidades de armas que venden los EEUU al ejército y la marina mexicanos; debe conocerse los tratados o acuerdos –como la llamada Iniciativa Mérida- para saber de los millones de dólares que envían los EEUU a México con el fin de que les cuiden bien “el patio trasero”. Todo ese dinero que recibe México es con el fin de contar con más fuerzas armadas para reprimir y desbaratar a la oposición real. Los maestros de la CNTE enseñan a todo México cómo luchar, pero también aprenden a defenderse de la represión que cada día se intensifica más. ¿Algún trabajador se atreverá a votar por algún partido –como el PRI, PAN, PRD- que son las fuerzas del orden, la manipulación y los asesinatos?