viernes, 12 de diciembre de 2014

Comunicado Informativo: Estudiantes del CCH Azcapotzalco dan a conocer su pliego petitorio

La Voz del Anáhuac,

Colectivo Azcapotzalco, adherente a la Sexta,



Dado que los integrantes de este Colectivo no somos parte de la comunidad del CCH Azcapotzalco, nos mantenemos al margen pero al pendiente y en espera de obtener información directa, para oportunamente difundirla, esto como una mínima forma de solidaridad con la lucha que ahí dan los estudiantes conscientes y organizados.

Sabemos que van contracorriente, que a su movimiento se oponen las autoridades del plantel, la parte sumisa, acrítica y burocratizada del personal docente y la parte no consciente, obediente, sumisa, individualista del sector estudiantil.

El paro lo sostienen los estudiantes críticos, conscientes, organizados del plantel y la parte activa, solidaria aunque no organizada de la base estudiantil. Con desprecio las autoridades del plantel afirman que se trata de una minoría. Afirmación aventurada, pues los movimientos sociales, incluido el estudiantil, por lo general no logran involucrar a la totalidad de una comunidad.

En este caso concreto un mayor involucramiento de la amplia base estudiantil es frenado por las amenazas de represión física (utilizando a grupos de choque conocidos como porros, o incluso amenazando con solicitar la intervención de la fuerza pública), académica (utilizando a los profesores incondicionales, acríticos, sumisos del sector magisterial) y psicológica (utilizando la presión de los padres de familia que se dejan manipular). Evaluaciones extramuros, plantones antiparo, recolecta de firmas, votaciones, referéndum, hostigamiento porril, intentos de infiltración para dividir, sabotaje de asambleas estudiantiles, son algunas de las acciones de esquirolaje impulsadas personalmente por la directora del plantel.

         Como adherentes a la Sexta, respetamos las formas de organización y de lucha que los estudiantes se han dado a sí mismos, no pretendemos interferir, nos mantenemos a la expectativa, no intervenimos de manera directa, cuando se puede les llevamos lo poco que podemos para que resistan y en cuanto tenemos alguna información la publicamos en este blog, desde el mismo enviamos la información a Facebook y a Twitter para que sea mayor la difusión.

         Ni queremos ser acusados de injerencistas o ‘infiltrados’, ni queremos que acusen a los compañeros en paro de que su movimiento está ‘desvirtuado’ porque ‘gente externa’ interviene. Además confiamos en su capacidad e inteligencia. Ellos sabrán llevar su lucha a buen puerto.

El CCH-Azcapotzalco se encuentra en paro indefinido desde el lunes 24 de noviembre. Poca información ha trascendido de este paro estudiantil. Nosotros queremos ayudar a romper el cerco mediático. Sabemos que con nuestro humilde espacio libre poca será esa ayuda, por lo que pedimos a los otros medios libres contribuir. Romper el cerco mediático será una buena medida para neutralizar los amagos de esquirolaje y represión que promueven las autoridades del CCH-Azcapotzalco.
Desde aquí expresamos a los compañeros del CCH-Azcapotzalco que luchando defienden el derecho a la educación pública, gratuita, crítica, científica, humanista y popular, nuestra humilde solidaridad.

A continuación el documento que explica el contexto del paro y demandas del Pliego Petitorio:
Universidad Nacional Autónoma de México
Colegio de Ciencias y Humanidades
Plantel Azcapotzalco
Asamblea Estudiantil
 Azcapotzalco, México, D.F a 8 de diciembre de 2014.

Por la coyuntura actual creemos es necesario un análisis para posteriormente actuar conforme dictamine la comunidad.
El Estado ha fungido y tiene razón de ser por los embates de las diferencias entre los individuos, cual el mismo ha funcionado como amortiguador. Sin embargo también cumple inherentemente a los intereses de un pequeño sector en específico contemplando de esta forma la represión en cualquiera de sus vertientes.
En México, el Estado ya se ha cumplido, por lo que muchos llaman el estado benefactor, proveniente de la doctrina keynesiana. A los ojos de los gobernados tiene el apruebo de la mayoría al verse parcialmente apoyados por esta estructura. Grandes ejemplos de esto es la expropiación petrolera, el modelo de sustitución de importación, la creación de un instituto dedicado a la salud pública, y por supuesto la generación de la autonomía y concretización de nuestra máxima casa de estudios; de esta forma las clases poderosas iban en ascenso.
Tal vez no abrupto pero sí contundente fue la gestión del modelo benefactor al neoliberal, la reivindicación de este último es meramente el mayor enriquecimiento a los ya adinerados, y la consigna de la libre y mejor competencia. Aquí lo vivimos con el sortilegio de la crisis y las devaluaciones, cuya justificación próxima fue la privatización de grandes empresas estatales, tal fue el caso de Telmex, Mexicana de Aviación, y actualmente Pemex.
El Estado Mexicano pugna por la libertad, sin embargo, hoy conocemos que las manifestaciones que no lo ponen en jaque pero sí lo incomodan, consecuentemente son reprimidas de cualquier forma. Sea cual sea la razón de estas protestas, denotan la inconformidad hacia la actual forma de gobierno.
Irónicamente el gobierno en su afán de mayor enriquecimiento ha tenido que flexibilizar y/o ignorar las leyes que ya de cualquier fruto lo benefician, cayendo en esta forma en un plano de un Estado incongruente que no realiza lo que él mismo dicta.
La educación es el primordial porvenir de un país, por lo que el Estado debe de enfocar todo recurso a la formación de sus futuros ciudadanos.
Dicha formación se encuentra estructurada por la condición tecnológica la cual abarca las técnicas de uso, los métodos, y controles o regímenes del desarrollo, esto junto a la ciencia y al conocimiento de la materia con el fin de su transformación; otra es la conciencia que encamina al individuo al acoplamiento de la sociedad, esto último hace ver que no sólo se trabaja con el fin propio sino en concatenación a la sociedad trabajadora.
La escuela es el instrumento de transmisión del conocimiento, la técnica y la formación, sin embargo, a lo largo de la historia contemplamos la visible correlación de la lucha de clases dentro de las instituciones escolares, esto respondiendo a los intereses de los que se encuentran en el poder. Siendo que ahora la educación se encamina en todos los niveles a la total tecnificación de la misma, dejando de lado los aspectos críticos que da el estudio humanista y social. Entendiéndolo así, la escuela es un centro de capacitación para la futura explotación y reproducción del sistema.
El desarrollo de la juventud está ligado paralelamente al de la sociedad, por lo cual el crecimiento de la clase trabajadora, más la adyacente informalidad laboral llevó a personajes de este contexto a la fijación de un proyecto que se dedique a salvaguardar el devenir de la clase política y burguesa.
En solución a las cuestiones orgánicas de la Universidad sumado al desarrollo y entusiasmo de la clase trabajadora y al movimiento estudiantil de la década de los 60’s nace en la primavera de 1971 el Colegio de Ciencias y Humanidades. En un principio el Colegio buscaba aumentar el número de personas al ingreso del nivel de estudio medio superior así como establecer una educación pública, critica, científica, humanista y popular. Su buena aceptación iba en la dinámica de hacerle guiar a los estudiantes y que por cuenta propia desarrollaran el conocimiento; esto en horas físicas: 17 a la semana. Además de contar con cuatro horarios y los apoyos necesarios para estudiar; bibliotecas, tutorías y materiales de estudio (guías, libros y textos, todos estos elementos distribuidos gratuitamente).
Si nosotros pensamos en el México de la próxima década veremos que sin instituciones como el CCH, la magnitud de problemas a los que se enfrentará la UNAM la llevará a sufrir muy graves crisis. Consideramos que no es necesario esperar a que vengan esas crisis para que festinando los procedimientos se encuentren nuevas soluciones...
Sin embargo como fue sucediendo en varias escuelas, y retomando la privatización de parte del modelo neoliberal, el Colegio de Ciencias y Humanidades perdió en 1996 dos de sus turnos, multiplicando de esta forma los horarios de clases e imposibilitando a muchos en su constante permanencia. Posteriormente en 1999 a nivel general la UNAM es sacudida por la imposición de cuotas privatizadoras, de manera oportuna la comunidad actuó y construyeron la ya famosa huelga del mismo año.
Las secuelas de estos acontecimientos han sido el desarrollo de la llamada reacción colocándose en la UNAM:
- Grupos porriles. Estos presuntamente sólo son grupos de diversión deportiva y afición, pero cumplen un papel de golpeadores y desmovilizadores, los cuales fungen como fuerza armada de la autoridad (a nivel estudiantil).
- Prácticas antidemocráticas dentro de la Universidad. Se ven reflejados en el “Consejo Técnico” el cual no es promovido por la comunidad estudiantil ni desarrollado por la misma.
 - El abuso del Patronato Universitario, otorgando concesiones de espacios universitarios a sectores privados.
En el año 2012 se generó una nueva actualización a los planes y programas de estudio para los colegios de Ciencias y Humanidades, conocida como “12 puntos”, aparentando un cambio. Este consiste en la tecnificación de la educación, priorizando materias como Inglés, Computación (TIC’s) y Matemáticas; por lo que se deja atrás la formación humanística que creaba los lineamientos para generar un nuevo y más amplio criterio. La lucha que se gestó por dicha Reforma logró eliminar cuatro de estos doce puntos y el aplazamiento de su aprobación.
Como estudiantes críticos y organizados comprendemos que el Colegio de Ciencias y Humanidades necesita de una actualización estructural y organizativa en la cual la comunidad tenga participación activa y permanente.
De nada sirve que las instituciones tengan autonomía si las comunidades académicas no cuentan con la posibilidad de pensar de manera crítica, analítica, inteligente y autónoma.
Por consiguiente ponemos en pie firme estas demandas, las cuales son las exigencias de la comunidad. Y donde creemos que al resolver estas, la democracia comprenderá un mejor desarrollo en el ejercicio de nuestros derechos como universitarios.
Se decide firmar el siguiente Pliego Petitorio para que sea entregado a las autoridades del plantel y al Director General de los cinco Colegios de Ciencias y Humanidades.
PRIMERO: Compromiso de las autoridades de no ejercer represalias de ningún tipo (académica, física, jurídica, moral, penal, verbal y/o psicológica) a los compañeros participantes en este movimiento. Responsabilizando directamente a las autoridades del Colegio de cualquier agresión o represión al alumnado. Así como el respeto a las expresiones artísticas plasmadas en los muros del plantel.
SEGUNDO: En contra de la represión estudiantil y social exigimos la desarticulación, destitución y expulsión de los grupos porriles y de aquellas personas que los subsidien, promuevan y/o protejan.
TERCERO: Ante el descontento estudiantil por las evaluaciones extramuros emitidas por la mayor parte del cuerpo docente, exigimos a la Dirección y al Consejo Técnico
 I. La ampliación del periodo 2015-1.
 II. Definir fechas para la realización de los exámenes extraordinarios.
 Posterior a que se llegue a un acuerdo mediante la negociación y la asamblea decida levantar el paro.
CUARTO:
I. Realización de una mesa de negociación resolutiva y pública, asesorados con los especialistas en educación, académicos, estudiantes y actores involucrados que busquen la actualización del Plan de Estudios recuperando la esencia del proyecto original del Colegio de Ciencias y Humanidades.
II. Dada la pretensión de la tecnificación de la educación, exigimos la derogación de la Reforma de los 12 puntos (ahora 8) al CCH.
III. Finalización de la creación de los cinco Colegios de Ciencias y Humanidades faltantes.
QUINTO: La comunidad estudiantil denota la inutilidad del comedor concesionado del Patronato de la Universidad, el cual sólo ha causado disgustos por los altos costos, el mal trato y la insalubridad del mismo. Por lo que exigimos el reconocimiento y respeto de un comedor autogestivo.
SEXTO: Apertura de nuevos periodos de extraordinarios y cursos de recursamiento sin restricción alguna, que permita la regularización de los estudiantes y promueva el egreso.
SÉPTIMO: Exigimos el desarrollo transparente, y democrático en la elección de las Autoridades Universitarias, aclarando el desconocimiento del Consejo Interno por no estar estipulado en la Ley Orgánica de la Universidad.
OCTAVO: Exigimos el reconocimiento a la comisión estudiantil que recopilará, y dará seguimiento al acoso, arbitrariedades y represalias cometidas directa o indirectamente hacia los estudiantes del plantel. Estas denuncias se canalizarán a las instancias pertinentes.
NOVENO: Recuperación del material de apoyo para el proceso de enseñanza-aprendizaje de los alumnos de los Colegios de Ciencias y Humanidades. En base al art. 3º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, exigimos la aportación y distribución de materiales didácticos gratuitos en cantidad y calidad.
DÉCIMO: Apertura, apoyo y mayor promoción de las actividades culturales extracurriculares en el plantel, así como la apertura de inscripción desde el primer semestre a todas las Opciones Técnicas.
DÉCIMO PRIMERO: Esclarecimiento y transparencia en el ejercicio del presupuesto destinado al CCH, participación de la comunidad en general (estudiantes, profesores y trabajadores) en el mismo. Exhortamos a la Dirección del plantel que al llegar el presupuesto para el Colegio sea presentado abierta y públicamente a la comunidad para su conveniente distribución.
DÉCIMO SEGUNDO: Apertura de nuevas rutas del transporte subsidiado que favorezcan a la comunidad del plantel.
Asamblea Estudiantil CCH-AzcapotzalcoA continuación el documento:
UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO
COLEGIO DE CIENCIAS Y HUMANIDADES
PLANTEL AZCAPOTZALCO
ASAMBLEA ESTUDIA
Azcapotzalco, México, D.F a 8 de diciembre de
Por la coyuntura actual creemos es necesario un análisis para posteriormente actuar conforme dictamine la comunidad.
El Estado ha fungido y tiene razón de ser por los embates de las diferencias entre los individuos, cual el mismo ha funcionado como amortiguador. Sin embargo también cumple inherentemente a los intereses de un pequeño sector en específico contemplando de esta forma la represión en cualquiera de sus vertientes.
En México, el Estado ya se ha cumplido, por lo que muchos llaman el estado benefactor, proveniente de la doctrina keynesiana. A los ojos de los gobernados tiene el apruebo de la mayoría al verse parcialmente apoyados por esta estructura. Grandes ejemplos de esto es la expropiación petrolera, el modelo de sustitución de importación, la creación de un instituto dedicado a la salud pública, y por supuesto la generación de la autonomía y concretización de nuestra máxima casa de estudios; de esta forma las clases poderosas iban en ascenso.
Tal vez no abrupto pero sí contundente fue la gestión del modelo benefactor al neoliberal, la reivindicación de este último es meramente el mayor enriquecimiento a los ya adinerados, y la consigna de la libre y mejor competencia. Aquí lo vivimos con el sortilegio de la crisis y las devaluaciones, cuya justificación próxima fue la privatización de grandes empresas estatales, tal fue el caso de Telmex, Mexicana de Aviación, y actualmente Pemex.
El Estado Mexicano pugna por la libertad, sin embargo, hoy conocemos que las manifestaciones que no lo ponen en jaque pero sí lo incomodan, consecuentemente son reprimidas de cualquier forma. Sea cual sea la razón de estas protestas, denotan la inconformidad hacia la actual forma de gobierno.
Irónicamente el gobierno en su afán de mayor enriquecimiento ha tenido que flexibilizar y/o ignorar las leyes que ya de cualquier fruto lo benefician, cayendo en esta forma en un plano de un Estado incongruente que no realiza lo que él mismo dicta.
La educación es el primordial porvenir de un país, por lo que el Estado debe de enfocar todo recurso a la formación de sus futuros ciudadanos.
Dicha formación se encuentra estructurada por la condición tecnológica la cual abarca las técnicas de uso, los métodos, y controles o regímenes del desarrollo, esto junto a la ciencia y al conocimiento de la materia con el fin de su transformación; otra es la conciencia que encamina al individuo al acoplamiento de la sociedad, esto último hace ver que no sólo se trabaja con el fin propio sino en concatenación a la sociedad trabajadora.
La escuela es el instrumento de transmisión del conocimiento, la técnica y la formación, sin embargo, a lo largo de la historia contemplamos la visible correlación de la lucha de clases dentro de las instituciones escolares, esto respondiendo a los intereses de los que se encuentran en el poder. Siendo que ahora la educación se encamina en todos los niveles a la total tecnificación de la misma, dejando de lado los aspectos críticos que da el estudio humanista y social. Entendiéndolo así, la escuela es un centro de capacitación para la futura explotación y reproducción del sistema.
El desarrollo de la juventud está ligado paralelamente al de la sociedad, por lo cual el crecimiento de la clase trabajadora, más la adyacente informalidad laboral llevó a personajes de este contexto a la fijación de un proyecto que se dedique a salvaguardar el devenir de la clase política y burguesa.
En solución a las cuestiones orgánicas de la Universidad sumado al desarrollo y entusiasmo de la clase trabajadora y al movimiento estudiantil de la década de los 60´s nace en la primavera de 1971 el Colegio de Ciencias y Humanidades. En un principio el colegio buscaba aumentar el número de personas al ingreso del nivel de estudio medio superior así como establecer una educación pública, critica, científica, humanista y popular. Su buena aceptación iba en la dinámica de hacerle guiar a los estudiantes y que por cuenta propia desarrollaran el conocimiento; esto en horas físicas: 17 a la semana. Además de contar con cuatro horarios y los apoyos necesarios para estudiar; bibliotecas, tutorías y materiales de estudio (guías, libros y textos, todos estos elementos distribuidos gratuitamente).
Si nosotros pensamos en el México de la próxima década veremos que sin instituciones como el CCH, la magnitud de problemas a los que se enfrentará la UNAM la llevará a sufrir muy graves crisis. Consideramos que no es necesario esperar a que vengan esas crisis para que festinando los procedimientos se encuentren nuevas soluciones...
Sin embargo como fue sucediendo en varias escuelas, y retomando la privatización de parte del modelo neoliberal, el Colegio de Ciencias y Humanidades perdió en 1996 dos de sus turnos, multiplicando de esta forma los horarios de clases e imposibilitando a muchos en su constante permanencia. Posteriormente en 1999 a nivel general la UNAM es sacudida por la imposición de cuotas privatizadoras, de manera oportuna la comunidad actuó y construyeron la ya famosa huelga del mismo año.
Las secuelas de estos acontecimientos han sido el desarrollo de la llamada reacción colocándose en la UNAM:
- Grupos porriles. Estos presuntamente sólo son grupos de diversión deportiva y afición, pero cumplen un papel de golpeadores y desmovilizadores, los cuales fungen como fuerza armada de la autoridad (a nivel estudiantil).
- Prácticas antidemocráticas dentro de la Universidad. Se ven reflejados en el “Consejo Técnico” el cual no es promovido por la comunidad estudiantil ni desarrollado por la misma.
- El abuso del Patronato Universitario, otorgando concesiones de espacios universitarios a sectores privados.
En el año 2012 se generó una nueva actualización a los planes y programas de estudio para los colegios de Ciencias y Humanidades, conocida como “12 puntos”, aparentando un cambio. Este consiste en la tecnificación de la educación, priorizando materias como Inglés, Computación (TIC’s) y Matemáticas; por lo que se deja atrás la formación humanística que creaba los lineamientos para generar un nuevo y más amplio criterio. La lucha que se gestó por dicha Reforma logró eliminar cuatro de estos doce puntos y el aplazamiento de su aprobación.
Como estudiantes críticos y organizados comprendemos que el Colegio de Ciencias y Humanidades necesita de una actualización estructural y organizativa en la cual la comunidad tenga participación activa y permanente.
De nada sirve que las instituciones tengan autonomía si las comunidades académicas no cuentan con la posibilidad de pensar de manera crítica, analítica, inteligente y autónoma.
Por consiguiente ponemos en pie firme estas demandas, cuales son las exigencias de la comunidad. Y donde creemos que al resolver estas, la democracia comprenderá un mejor desarrollo en el ejercicio de nuestros derechos como universitario.
Se decide firmar el siguiente pliego petitorio para que sea entregado a las autoridades del plantel y al Director General de los cinco Colegios de Ciencias y Humanidades.
PRIMERO: Compromiso de las autoridades de no ejercer represalias de ningún tipo (académica, física, jurídica, moral, penal, verbal y/o psicológica) a los compañeros participantes en este movimiento. Responsabilizando directamente a las autoridades del colegio de cualquier agresión o represión al alumnado. Así como el respeto a las expresiones artísticas plasmadas en los muros del plantel.
SEGUNDO: En contra de la represión estudiantil y social exigimos la desarticulación, destitución y expulsión de los grupos porriles y de aquellas personas que los subsidien, promuevan y/o protejan.
TERCERO: Ante el descontento estudiantil por las evaluaciones extramuros emitidas por la mayor parte del cuerpo docente, exigimos a la Dirección y al Consejo Técnico
I. La ampliación del periodo 2015-1.
II. Definir fechas para la realización de los exámenes extraordinarios.
Posterior a que se llegue a un acuerdo mediante la negociación y la asamblea decida levantar el pa
CUARTO:
I. Realización de una mesa de negociación resolutiva y pública, asesorados con los especialistas en educación, académicos, estudiantes y actores involucrados que busquen la actualización del Plan de Estudios recuperando la esencia del proyecto original del Colegio de Ciencias y Humanidades.
II. Dada la pretensión de la tecnificación de la educación, exigimos la derogación de la Reforma de los 12 puntos (ahora 8) al CCH.
III. Finalización de la creación de los cinco Colegios de Ciencias y Humanidades faltantes.
QUINTO: La comunidad estudiantil denota la inutilidad del comedor concesionado del Patronato de la Universidad, el cual sólo ha causado disgustos por los altos costos, el mal trato y la insalubridad del mismo. Por lo que exigimos el reconocimiento y respeto de un comedor autogestivo.
SEXTO: Apertura de nuevos periodos de extraordinarios y cursos de recursamiento sin restricción alguna, que permita la regularización de los estudiantes y promueva el egreso.
SÉPTIMO: Exigimos el desarrollo transparente, y democrático en la elección de las Autoridades Universitarias, aclarando el desconocimiento del Consejo Interno por no estar estipulado en la Ley Orgánica de la Universi
OCTAVO: Exigimos el reconocimiento a la comisión estudiantil que recopilará, y dará seguimiento al acoso, arbitrariedades y represalias cometidas directa o indirectamente hacia los estudiantes del plantel. Estas denuncias se canalizarán a las instancias pertinentes.
NOVENO: Recuperación del material de apoyo para el proceso de enseñanza-aprendizaje de los alumnos de los Colegios de Ciencias y Humanidades. En base al art. 3º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, exigimos la aportación y distribución de materiales didácticos gratuitos en cantidad y ca
DÉCIMO: Apertura, apoyo y mayor promoción de las actividades culturales extracurriculares en el plantel, así como la apertura de inscripción desde el primer semestre a todas las Opci
DÉCIMO PRIMERO: Esclarecimiento y transparencia en el ejercicio del presupuesto destinado al CCH, participación de la comunidad en general (estudiantes, profesores y trabajadores) en el mismo. Exhortamos a la Dirección del plantel que al llegar el presupuesto para el colegio sea presentado abierta y públicamente a la comunidad para su co
DÉCIMO SEGUNDO: Apertura de nuevas rutas del transpor

No hay comentarios: