jueves, 20 de noviembre de 2014

Palabras de los Comandantes Javier y Tacho en el inicio del encuentro del EZLN con la caravana de Ayotzinapa

Palabras del Comandante Javier, dando la bienvenida en el Caracol de Oventik a la caravana de Ayotzinapa.

Hermanas y hermanos padres de familia de los 43 desaparecidos  normalistas,

Estudiantes y Maestros de la Normal Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, del estado de Guerrero.

Muy buenas tardes a todos y todas.

A nombre de nuestros miles de compañeros y compañeras bases de apoyo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, les damos la más cordial bienvenida a este humilde centro Caracol II de Oventik, Resistencia y Rebeldía por la Humanidad, de la Zona Altos de Chiapas, México.

Estamos presentes los representantes de nuestros pueblos zapatistas y que los recibimos con los brazos abiertos para escucharles sus palabras.

¡Que no están solos!, ¡que su dolor es nuestro dolor!, ¡que su rabia es nuestra digna rabia! y que estamos apoyando en los hechos por la exigencia de la aparición con vida de los 43 normalistas desaparecidos por el acto criminal de los malos gobiernos, siéntense que están en sus casas que este lugar es para todos y todas los que luchan.

Gracias.

Palabras del Comandante Tacho, dando la bienvenida en el Caracol de Oventik a la caravana de Ayotzinapa.
15 / noviembre / 2014
 
Compañeras y compañeros:
Padres y madres de familia de los jóvenes estudiantes desaparecidos de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, estado de Guerrero, México.
A los estudiantes y todos los que acompañan esta caravana y todos los que nos encontramos aquí.
En nombre de los niños, niñas, jóvenes, jóvenas, hombres, mujeres, ancianos y ancianas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, les damos la bienvenida en este Caracol de Oventik, Caracol II Resistencia y Rebeldía por la Humanidad.
Compañeras y compañeros:
Nosotros el Ejército Zapatista de Liberación Nacional queremos escuchar sus palabras de dolor y sus rabias que también es nuestra.
Nosotros no queremos saber si están quemando presidencias municipales, ni cuántos carros quemados, ni puertas, ni palacios.
Nosotros queremos escuchar su dolor, sus rabias y sus angustias de saber en dónde están sus jóvenes estudiantes.
También queremos decirles que nosotros y nosotras los zapatistas, los hemos acompañado en las protestas y movilizaciones que se han realizado en México y en el mundo, aunque en los medios de paga no aparezcamos con nuestros actos de dolor y de rabia, pero sí queremos decirles que los hemos acompañado con hechos reales y verdaderos.
Por eso nosotros queremos que nos hablen y nosotros les queremos escuchar.
Si nos hubieran avisado unos días antes, los que los estuviéramos recibiendo y escuchando sería mucho más grande que los que hoy los estamos recibiendo, como no se imaginan.
Esta representación que hoy nos encontramos aquí, los estamos recibiendo con todo el corazón para escucharles su dolor y su rabia.
Es todo.