sábado, 25 de octubre de 2014

“QUE ARDA LA FLAMA DE LA VERDAD”: sobre la capacidad de sentir-pensarnos

Lo que era verdad ayer.
Hoy resulta ser mentira.
Ahora arde en una pira.
Lo que nunca pudo ser.

Publicado por Guerrilla Comunicacional México
cm 23.10.2014

El lema de la UANL dice en latín:
“Que arda la flama de la verdad”.
Pienso en hacer un pasaje, un desliz:
del lema a una demanda aguerrida,
en estas circunstancias que arrastramos-
desde la Guerra Sucia hasta el “no pasa nada”,
del eufemismo “Guerra contra el narco”
(who is the narco?, explain me,
sounds like “el coco” or “el señor del costal”,
i don´t belive in public enemies,
that’s for comics or security policys in state logic)
hasta el sonoro “ya se compuso la cosa con el Peña”
(ajá, ya tu sabe que eso e falsedá a punta de pistola)-
esas violencias que se han diversificado y especializado,
al punto de censurar, generar un clima de habituación
y lo que llamo “agachamiento de cabeza”,
cual siervo ante su amo,
estas que hacen arder de frustración
a quienes intentamos tener acceso a la justicia
y lo que hemos conseguido por parte del Estado
(en sentido amplio, no sólo incluyendo gobierno actual),
en el mejor de los casos ha sido una angustia tremenda,
frustración que quiebra dientes y sueños.

No obstante, ardemos en otro sentido,
por el ímpetu, la pasión, el trabajo de búsqueda,
la rabia, el proceso de reconstrucción y reflexión.

No nos agotamos,
como el fuego, avanzaremos en la adversidad
 sí continuamos insistiendo en el acceso a la verdad,
las verdades de cada caso en su proceso de acceso a la justicia,
exigimos que arda la flama de la verdad,
pero no sólo en los casos de los 43 estudiantes,
sino de todxs:
lxs afectadxs,
lxs desaparecidxs,
lxs asesinadxs,
las víctimas de feminicidios,
los víctimas de homicidios,
lxs explotadxs,
lxs extorsionadxs,
lxs forzadxs,
lxs silenciadxs,
lxs caídxs,
lxs desplazadxs,
lxs parias,
lxs marginadxs,
lxs estigmatizadxs,
lxs desarraigadxs de su identidad,
de su tranquilidad por este Necroestado
(ver Necropolítica de Achille Mbembe);
nosotrxs,
quienes algunxs se han dejado atropellar por el terror,
otrxs que prefieren “mantenerse al margen” (can they?),
están lxs defensorxs a ultranza succionadorxs del Estado
(oral fixation-dependence),
otrxs que prefieren la revolución en lugar de la barbarie
provocada por el supuesto progreso del Estado,
esto no se trata de reformitis,
que cambia todo para no cambiar nada
(preserve the status quo).

¡Exigimos con el cuerpo,
con nuestrxs cuerpos,
esos de los que también nos han expropiado,
como de nuestras historias, identidades,
territorios, de nuestrxs lazos y relaciones!

Exigimos desde nuestras condiciones particulares, ¡JUSTICIA!,
queremos salir, convivir entre nosotrxs,
confianza para relacionarnos,
no armas, no guerra, no más burocracia,
no más programitis sin diagnósticos
con una caricaturización y estereotipia de
la población” objetivo de atención
planeada y ejecutada (muchas veces) por discapacitadxs sociales
(excluyo de esto a funcionarixs que se entregan,
que están ahí como granos de ajonjolí),
no queremos más de eso.

Queremos nuestrxs seres queridxs, nuestrxs calles transitables,
nuestra libertad para pensar,
pues más bien procedemos desde la creencia y el pensamiento mágico,
pensar, para empezar, incluye el recuperar la capacidad para sentirnos,
para pensarnos, criticarnos, cuestionar, dudar;
para decir, para converger, para discutir libremente,
para poder escucharnos, para leernos y construir,
construir y deconstruir colectivamente, actos cocreativos.
 
Hoy retomo el lema de mi alma mater,
no porque crea en una “verdad uni-versal”
(menos una de tipo universitaria),
sino porque es importante que ardan nuestras verdades
pero que no se quemen,
sino que ardan a flor de piel,
que no queden olvidadas,
que no sean minimizadas,
que no sean reducidas a una coyuntura,
sino que sea llama viva,
una exigencia de justicia continua.

No hay comentarios: