viernes, 31 de octubre de 2014

POR AHORA, COMPAÑEROS, POR AHORA (poema de Martín Martínez dedicado a los normalitas de Ayotzinapa)

Por ahora, compañeros, por ahora...
 
Interroga a la noche de la patria/y te dirá lo amargo de los días que vienen:/en ellos trocaremos el canto por el grito,/la mano inofensiva por el puño violento,/los libros y la pluma por el rudo fusil./Pero después vendrá la luz que te decía…
Roque Dalton
 
A los jóvenes normalistas rurales de Ayotzinapa, asesinados por el gobierno.
Martín Martínez R.
Qué lástima que no nos ha tocado vivir
en el tiempo de la Ofensiva del Equilibrio necesario
porque entonces sabrían los esbirros de la furia de mi pueblo
y del terror que les encajaría por encima de sus blindados
y de esa risa suya, ahora muy segura de sus opresores pasos.
 
Qué lástima que no nos ha tocado vivir
en el tiempo de la Ofensiva del Equilibrio necesario
Ahora, por ahora
los vemos muy seguros de sí mismos
altaneros, déspotas, prepotentes, persiguiéndonos
hostigándonos con sus ojos de muerte
vigilando nuestros fraternos pasos
obligándonos al exilio, a la huida
para luego soltar a sus perros bebedores de sangre.
 
Ahora ocupan nuestras tierras,
invaden nuestros barrios
se orinan en nuestras cosechas,
cagan nuestras aguas
para que no las bebamos
ilusos estúpidos de que así secarán nuestras ansias.
 
Ahora se paran en el umbral de nuestras puertas
con sus grandes armas y su verde oscuro asqueroso
y gritan, rompiendo a culatazos, el andar de mi pueblo
toman de los cabellos a nuestros seres queridos
desapareciéndolos para siempre a punta de siglos de muerte
dejando terror y una angustia punzante
en nuestros niños.
 
Ahora ellos se miran muy seguros
con sus cuerpos blindados ríen de nosotros
y manchan a nuestras compañeras
con sus manos ensangrentadas.
 
Ahí están, al servicio de sus amos
son policías, sicarios y soldados                                                        
creyéndose dueños de todo y confiados,
muy confiados
de que el pueblo no despertará jamás.
 
Qué lástima que no nos ha tocado vivir
en el tiempo de la Ofensiva del Equilibrio necesario
para quebrarles de una vez por todas
su estúpido despotismo
con la marea inmensa de mi pueblo
que en silencio prepara su propio rumbo
consciente de la certeza de la violencia necesaria
para emancipar la historia.
 
Entonces sabrán los jodidos del terror revolucionario
y de la justicia simple de obreros y campesinos
que guardan la lista dolorosa
de despojados, perseguidos, torturados,
muertos y desaparecidos.
 
¡Por ahora que sigan así, cercando nuestros pasos!
por nuestra parte cumplimos las tareas
en el tiempo que nos toca
construyendo para que las generaciones
alcen la furia inmensa
que hará temblar al tiempo,
a la vida por el parto libertario.
Y ahí estaremos, con la sonrisa nuestra,
junto al esfuerzo de todos
concretando lo planeado
en la fuerza formidable de los pueblos
 
Con ellos están nuestras esperanzas, nuestro odio hacia el sistema y sus sicarios
que ahora muy seguros persiguen nuestros pasos.
 
Recuerden queridos camaradas
que llegará, llegará el tiempo de la Ofensiva
del Equilibrio necesario para terminar de una vez por todas
con la persecución de siglos coloniales.
 
Compañeros insectos de hoy
comuniquémoslo a todos
que nuestra bandera está en lo alto
izada por la fuerza formidable de los pueblos.
¡Por la presentación con vida de los 43 compañeros normalistas!
¡Alto a la criminalización de la protesta social!
¡Alto a la militarización del México!
¡A la revolución por la poesía, a la poesía por la revolución!
¡A organizar la Rebelión!