viernes, 19 de septiembre de 2014

TODO O NADA, MONSANTO A LA CHINGADA (además de los argumentos de razón que se tienen)

El 17 de septiembre de 2013, gracias a la presión social y a la demanda colectiva interpuesta el 5 de julio de ese año por diversos grupos de la sociedad civil, se dictó una medida cautelar que suspendió todos los permisos para la liberación o siembra de maíces transgénicos en México. Dos tribunales federales –el Quinto Tribunal Colegiado en materia Civil del Primer Circuito, encabezado por el magistrado Walter Arellano Hobelsberguer, y el Segundo Tribunal Unitario en materias Civil y Administrativa del Primer Circuito, conducido por el magistrado Jaime Manuel Marroquín Zaleta– resolvieron que la posibilidad de violentar el derecho humano a la diversidad biológica de los maíces nativos, es razón legal suficiente para mantener detenida la siembra de transgénicos durante trámites del juicio colectivo.
La respuesta de las empresas transnacionales fue inmediata y con el apoyo del gobierno federal, a través de la Sagarpa y la Semarnat, interpusieron decenas de impugnaciones.
A pesar de sus arrebatos, la defensa de los maíces nativos y silvestres sigue en pie de lucha. Ayer mismo se llevó a cabo una reunión pública convocada por el Capítulo México del Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP) y por las organizaciones que presentaron la demanda contra el maíz transgénico. El evento se celebró en el centro de derechos humanos Agustín Pro Juárez, en medio de un ambiente de júbilo, pues la contra-demanda realizada por Monsanto hacia el magistrado Marroquí (acusado de parcialidad y falta de ética) no procedió y, apenas la semana pasada, otro magistrado rechazó una impugnación que la transnacional Syngenta había levantado contra la medida cautelar.
Se han ganado varias batallas contra los promotores del desierto, de la concentración tecnológica y del capital, pero no la guerra. Por segunda temporada de lluvias consecutiva, Monsanto y otras empresas que lucran con el germoplasma desarrollado desde hace miles de años por los pueblos mesoamericanos, no van a poder sembrar sus semillas de muerte (o por lo menos no deberían hacerlo legalmente). La responsabilidad que pesa sobre los abogados que defienden al maíz es enorme y necesitarán todo el apoyo de la sociedad, además de los argumentos de razón de los cuales ya disponen.
Los abogados del maíz
Publicado el 18/09/2014
En el marco del Tribunal Permanente de los Pueblos, distintas organizaciones civiles solicitan prohibición permanente a la siembra de maíz transgénico y decretar que todo el territorio nacional es centro de origen y diversidad del maíz. Aquí las palabras de los abogados que conducen desde septiembre de 2013 la demanda colectiva contra el maíz transgénico.