lunes, 25 de agosto de 2014

Trabajadores de Uniroyal, despedidos masivamente en 2000, luchan para no ser despojados de sus bienes sindicales

Después de traicionarnos: ¡La CTM pretende despojarnos de nuestros bienes sindicales!
Los trabajadores de Uniroyal, que sufrimos el cierre ilegal de nuestra fuente de trabajo el 4 de agosto del año 2 mil, por parte de la transnacional francesa Michelin, la número 1 en producción de llantas a nivel mundial, con la descarada colaboración de nuestros supuestos representantes y del asesor jurídico, Juan Moisés Calleja, denunciamos la pretensión de la corrupta central oficialista por excelencia, la Confederación de Trabajadores de México (CTM), de adueñarse ilegalmente de nuestras instalaciones sindicales, el único patrimonio que pudimos rescatar.
No conformes con firmar el cierre de la planta, de amenazarnos con que si no cobrábamos las indemnizaciones quedaríamos a la deriva, sin pago alguno, los integrantes del Comité Ejecutivo de nuestro sindicato pretendían apropiarse de nuestros bienes sindicales: los edificios pagados con nuestras cuotas, ubicados en el barrio de la colonia Huichapan en el D.F. y en Querétaro. Incluso llegaron al punto de armar con metralletas a un grupo para amedrentarnos, en nuestras propias instalaciones, en marzo del 2001, cuando les exigíamos cuentas de su firma del cierre de la planta.
Además, firmaron con anticipación, al cierre un contrato de protección patronal a favor de la transnacional francesa, para reabrir su planta de Querétaro, con condiciones de miseria y sin ningún derecho para los nuevos trabajadores y trabajadoras, lo que les da la oportunidad de trabajar sin cumplir con el Contrato Ley de la Industria, súper explotando a los nuevos trabajadores.
Y ahora, 14 años después pretenden nuevamente apoderarse de lo que no es suyo, con la colaboración de un grupo de traidores, convocando a una supuesta Asamblea General en la CTM de Querétaro, a la que por fortuna no asistieron más de 5 compañeros. Por ello nuevamente denunciamos el papel traidor y entreguista de la CTM y a quienes le sirven como vasallos, para apoderarse de nuestros bienes sindicales. Esos bienes deben ser vendidos, para repartir los escasos beneficios entre quienes somos sus legítimos propietarios: los ex trabajadores de Uniroyal, que nos manteníamos activos hasta el cierre de la fábrica, los 650 trabajadores que sufrimos el despido masivo por parte de la patronal.
Por lo anterior repudiamos la nueva intromisión de la CTM en nuestro proceso de liquidación de los bienes sindicales, exigiendo que no entorpezca el ya de por sí difícil proceso de venta de los bienes, pues está claro que de nueva cuenta pretenden apropiarse de lo que no es suyo.
¡Fuera la CTM de Uniroyal!
Atentamente:
La Comisión Liquidadora de los bienes del SUNTU:
Arnulfo González Nieto,
Mario Alberto Blas,
Sergio Romero Moreno,
José Hernández Martínez,
José Luis Jiménez Hernández,
José Luis Sánchez Salinas
Firmas de apoyo:
Por favor, si estás de acuerdo en apoyar la lucha de los compañeros de Uniroyal en defensa de sus bienes sindicales, envía tu adhesión  o un mensaje solidario a los siguientes correos:
Un poco de Historia:
El siguiente escrito, publicado en agosto de 2013 aquí mismo, hoy adquiere nueva relevancia ante la denuncia que hacen los compañeros de la Comisión Liquidadora de los bienes del Sindicato Nacional de Trabajadores de Unirolyal, pues ello dará mayor claridad a l@s lector@s del largo proceso histórico de traiciones que la padecido este sector de la clase obrera, del papel de traición que ha jugado el sindicalismo oficial y de la resistencia que sostienen los trabajadores conscientes.
(La Voz del Anáhuac)
México: Los trabajadores en resistencia de Uniroyal comparten la historia de su sindicato
SINDICATO NACIONAL DE TRABAJADORES DE UNIROYAL
Antecedentes
La historia de lucha de los trabajadores de la industria hulera se remonta a los años treinta. Para los obreros abuelos no fue fácil lograr el reconocimiento de los sindicatos que hasta el 23 de febrero de 1935 lograron como consecuencia de sus luchas contra las patronales el reconocimiento del: Sindicato de Trabajadores de la Industria Hulera Tornel y Garza S.A, (abuelo del  Sindicato Nacional de Trabajadores de Uniroyal S.A) en esa misma época de lucha se constituyó el Sindicato Unión Sindical de los Trabajadores  de Euskadi.
De 1934 a 1939 se dan las movilizaciones obreras más intensas en la historia de México  con la participación de los obreros de la Industria Hulera, destacando su importancia. En  1935 se conforma el Comité Nacional de  Defensa Proletaria (CNDP) con la tarea de organizar un congreso obrero y campesino para conformar  la  Central Nacional  de los Trabajadores de la Ciudad y el Campo, esto desembocó en la creación de la CTM en 1936 y que proclamó la independencia ante los partidos burgueses y sus gobiernos logrando  conjuntarse 500 mil trabajadores, excluyendo a los campesinos ya que el presidente General Lázaro Cárdenas lo impidió, el general dijo que su gobierno, “considera el deber de organizar a los campesinos” el problema no fue Lázaro Cárdenas sino los líderes de la CTM  que lo permitieron. El nacimiento de la CTM fue creada por el impulso de miles de obreros, entre los que destacaron los Sindicatos de las Industria Hulera .
La CTM había nacido con un gran cáncer: Sus líderes. De las que se desprenden tres corrientes: Lombardo Toledano, quien empleaba un lenguaje demagógicamente marxista, pero recibía abiertamente financiamiento del gobierno. La otra corriente la conformaban Fidel Velázquez y Jesús Yurén quienes eran miembros del Partido Nacional Revolucionario (abuelo del PRI) que eran abiertamente gobiernistas y recibían apoyo directo de Cárdenas y la tercer corriente eran los Comunistas.
En 1936 los 45 mil trabajadores ferrocarrileros lanzan una huelga que fue declarada inexistente por la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, es decir por el gobierno del General Cárdenas. Esto obligó a la CTM a estallar un paro nacional el 18 de junio que es la última huelga general en México. La máxima expresión de estas luchas obreras fue cuando los trabajadores Petroleros conquistaron la Expropiación Petrolera, medida que le fue impuesta por éstos a Cárdenas ya que no estaba entre  sus planes.
Después de la Expropiación Petrolera, Cárdenas se volcó contra los trabajadores que al no poder hacerlo de una manera directa y policial, decidió degenerar la CTM a través de Lombardo Toledano y Fidel Velázquez, proclives a Cárdenas, éstos lograron que la CTM, pasara a formar parte al partido oficial (Partido de la Revolución Mexicana, que luego cambió a PRI).
 
Surgimiento del Contrato Ley
En 1938  el Sindicato de Trabajadores de la  Industria Hulera Tornel y Garza, junto con otros sindicatos de la Industria Hulera logran constituir La Coalición de  Sindicatos de la Industria Hulera. Como primera acción, ese mismo año logran imponer a los patrones, tras una huelga de tres días el “Contrato Ley de la Industria de la Transformación del Hule” que supera a un simple contrato colectivo.
De 1939 a 1957 la mayoría de los sindicatos permanecieron desmovilizados debido al control que la CTM ejercía sobre ellos, para 1959 el Sindicato Nacional Revolucionario de Trabajadores de Euzkadi decide abandonar esta central y pasa a ser independiente.
En junio de 1940 el Sindicato de Trabajadores de la Industria Hulera Tornel y Garza (abuelo del  Sindicato Nacional de Trabajadores de Uniroyal) se convierte en Sindicato Trabajadores de la Compañía Hulera Mexicana S.A, la nueva patronal ahora era la Compañía Hulera Mexicana S.A.
En 1946 la Compañía Hulera Mexicana S.A es adquirida por la trasnacional U.S Rubber Mexicana S.A, con plantas de producción en Veracruz, Monterrey, Guadalajara y Sonora, el sindicato pasa a ser Sindicato de Trabajadores de la  U.S  Rubber Mexicana S.A.  En 1967  la compañía U.S Rubber Mexicana S.A cambia a Uniroyal S.A. En 1968 pasa a ser de sindicato de empresa a sindicato nacional de industria y el nuevo nombre es  Sindicato Nacional de Trabajadores de Uniroyal S.A, ya que en ese mismo año se abrió la planta de producción Uniroyal S.A en la ciudad de Santiago de Querétaro. En las siguientes décadas y bajo el control de la CTM,  La Coalición de Sindicatos de la Industria Hulera fue el medio por el cual los sindicatos huleros fueron cediendo a los intereses de las patronales casi en su totalidad trasnacionales.
En el caso de Uniroyal, las dirigencias cetemistas aceptaron cambios sustanciales en los sistemas de trabajo, a  través de cláusulas de productividad, privatización de servicios, desmedido aumento en los estándares de producción y trabajo a jornada reducida, siendo la empresa que tuvo una mayor producción de llantas en el país considerando el reducido número de sus trabajadores. Las direcciones sindicales de Uniroyal estuvieron siempre bajo el mandato de la corrupta CTM, salvo en contadas excepciones como fue el caso de Germán Espinosa y Miguel Ángel Rojas, que entablaron varias huelgas por violaciones al Contrato Ley pero que cayeron traicionados por Fidel Velázquez y su asesor el famoso 'ministro' Juan Moisés Calleja.
Conclusión:
Así, en plena época neoliberal, se facilitó a la patronal maniobrar de acuerdo a sus intereses y, coludida con los charros de la CTM, decidió el cierre ilegal y el despido masivo de los trabajadores de Uniroyal el 4 de agosto del 2000.
Los trabajadores de Uniroyal, además del cierre ilegal de su fuente de trabajo por parte de la transnacional francesa Michelin, con la descarada colaboración de los líderes sindicales y su asesor jurídico, Juan Moisés Calleja, presionaron a los trabajadores a cobrar sus liquidaciones, muy por debajo de lo que marca la ley.
Ante esto, los trabajadores, despojados de su fuente de trabajo, conscientes de que ya sólo les quedaban los bienes sindicales (los edificios sindicales del DF y Querétaro), constituyeron la Comisión Liquidadora, pero incluso éstos les pretendieron arrebatar los charros de la CTM. En marzo 2001, un grupo armado de metralletas pretendió intimidarlos para desalojar el edificio de la colonia Huichapan, tomado por la Comisión Liquidadora, actualmente única con representación legal de los ex trabajadores de Uniroyal. No lograron su objetivo los charros. La Comisión Liquidadora, mientras se lograra la venta de los bienes sindicales para que el producto de la venta de los edificios se distribuyera entre los trabajadores con legítimo derecho, es decir, los que permanecían activos hasta el cierre de la empresa y despido masivo, pues dichos bienes fueron adquiridos con sus cuotas sindicales.
La Comisión Liquidadora ha resistido, desde entonces, las pretensiones de despojo total por parte de la corrupta CTM. Hoy, nuevamente los charros cetemistas, pretenden adueñarse de los bienes sindicales de los ex trabajadores de Uniroyal.
Impedir esto es tarea de los trabajadores conscientes que siguen resistiendo. Es en este esfuerzo que solicitan nuestra solidaridad, firmando el documento que abre esta publicación.
La Voz del Anáhuac (Colectivo Azcapotzalco adherente a la Sexta), conocemos la historia de resistencia de los compañeros de Uniroyal y desde aquí, sin duda alguna, manifestamos nuestra total solidaridad con los compañeros de Uniroyal en lucha contra el despojo de sus bienes sindicales.
(La Voz del Anáhuac)
Por favor, si estás de acuerdo en apoyar la lucha de los compañeros de Uniroyal en defensa de sus bienes sindicales, envía tu adhesión  o un mensaje solidario a los siguientes correos: