jueves, 21 de agosto de 2014

La Voz del Anáhuac intenta hacer visibles las resistencias y rebeldías de abajo contra el capitalismo

Recientemente, ante el hecho de que en este mes La Voz del Anáhuac cumple sus primeros 19 años, recibimos una invitación a hacer un acto para festejarlos en el plantón que los profes sostienen, contra viento y marea en la ciudad de México.
La siguiente fue nuestra respuesta:
¿Un evento en el plantón para festejar los 19 años de La Voz? No es para tanto. Reconocemos lo limitado de su circulación y la humildad de la publicación. Nos han criticado. Alguien dijo alguna vez que no es más que "activismo a lo pendejo". También nos han criticado que sólo "copiamos y pegamos". Bueno, eso no es tan cierto, a veces también escribimos. Pero lo que pasa es que no tenemos recursos, no contamos con cámaras de video, foto y audio como para hacer nuestros propios reportajes, no como para financiar "corresponsales". Esto es así porque hemos sido necios en mantener nuestra independencia, en ser autogestivos, en no recibir más ayuda que la que gente del pueblo, como nosotros, deposita en el bote al recibir uno de nuestros ejemplares.
Nuestro trabajo es más humilde: difundir la información de las luchas de abajo y a la izquierda que se publica en otros medios libres, siempre citando la fuente original, es como espejo o repetidora o caja de resonancia de la información que circula en los medios libres y tratamos de ayudar a que llegue a más gente.
Por supuesto que el boletín impreso sigue, seguirá publicándose porque va dirigido a gente de más abajo, que no tiene modo ni manera de acceder a esta tecnología, porque no la conoce o porque no tiene recursos para ello.
No sabemos qué tan "a lo pendejo" sea realizar esta actividad, pero siempre la hemos considerado necesaria. Saber lo que pasa abajo, cómo la gente resiste, se organiza, lucha contra el capital, contra el estado burgués, contra las injusticias, contra el despojo, contra la explotación, contra la represión, es conocer otras experiencias y, creemos, eso siempre es útil para otras y otros que se indignan y deciden luchar, ya no dejarse, decir su propio ¡YA BASTA!
Bueno, lo que podemos hacer en ocasiones es acompañar las actividades que se realizan ahí, en el plantón de los profes, para compartirles algunos ejemplares recientes de La Voz del Anáhuac, eso al menos ayudará a que sepan que no están solos, que en Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Michoacán y muchas otras partes, otras y otros también luchan contra los mismos enemigos que ellos enfrentan. No son profes, pero son también mexicanos, son indígenas, campesinos, obreros, estudiantes.
Que así como los profes luchan contra la privatización de la educación pública y defienden sus derechos, en otras partes hay gente que defiende la tierra, el territorio, el agua, la vida, que se opone a los megaproyectos neoliberales que despojan ejidos y tierras comunales, que destruyen la naturaleza, que envenenan tierra, agua y aire.
Que en otras partes, la gente, frente a la complicidad del gobierno con los grupos delincuenciales organiza su propia seguridad, forma sus propias rondas o policías comunitarias.
Y que la liberación del pueblo no es un sueño, que es posible si el pueblo se organiza, como lo han venido demostrando desde hace 20 años los zapatistas en Chiapas, construyendo la autonomía, autogobernándose, haciendo que en sus territorios el pueblo mande y el gobierno autónomo obedezca, sin recibir nada de los gobiernos oficiales, sosteniendo su salud, su educación, su vida, con su trabajo colectivo, con su organización comunitaria. Y cómo esta experiencia zapatista se ha extendido a otros estados, a otros pueblos, a otras comunidades que también han visto en la autonomía un buen camino para emanciparse.
Eso es lo que tratamos de difundir. Eso es lo que tratamos de hacer visible. Claro que solos es poco lo que podemos, pero creemos que sumado a lo mucho que hacen todos los medios libres, puede ser una contribución, pequeña, sí, pero necesaria..., además de que no podemos, no queremos quedarnos callados.

No hay comentarios: