jueves, 21 de agosto de 2014

POEMAS DE AMOR A PALESTINA (de Martín Martínez Rodríguez, poeta del pueblo)

POEMAS DE AMOR A PALESTINA
(de Martín Martínez Rodríguez, poeta del pueblo)
Solidaridad proletaria, solidaridad de clase, expresada en la poesía de Martín Martínez Rodríguez, es lo que hoy nos horramos en compartir con todas y todos quienes visitan este espacio, con la debida autorización del autor.
         Martín siempre ha manifestado públicamente su posición solidaria con el digno pueblo palestino, desde su trabajo literario y su militancia revolucionaria.
         Hoy, cuando el sangriento gobierno israelí perpetra una etapa más de la larga guerra de exterminio, del prolongado genocidio y del despojo territorial contra el pueblo palestino, que desde 1948 ha desatado con la complicidad de los imperialismos británico, francés y estadounidense, con el silencio cómplice de la mal llamada “comunidad internacional”, las voces, los gritos, las movilizaciones, el canto, la poesía de los pueblos del planeta son imprescindibles.
“Palestina somos todos” se escucha en las protestas mundiales, no sólo porque nos hermanamos con el digno pueblo palestino, sino porque todos los pueblos del mundo estamos también siendo objeto del saqueo, la depredación, la destrucción de los señores del poder, el capital, la guerra y la muerte, llámense sionista-fascistas israelís, imperialismo yanqui, neoliberalismo, Unión Europea o cualquiera de las fachadas corporativas del capital transnacional.
Así, este poemario es una contribución a la resistencia combatiente, a la dignidad de todos y todas quienes en el mundo estamos dispuestos a luchar contra toda clase de injusticias.
La Voz del Anáhuac.
Por cada cuerpo sin vida
encontraréis otro que porte
la bandera
Amel Mathalouthi
El bombardeo es monstruoso, indiscriminado
el fuego arrasa con todo
los niños lloran, las niñas gritan aterrorizadas
¡Se están desangrando!

¡Ay de mi corazón!

¡Ay de mi llanto!
un pueblo es masacrado

El bombardeo es indiscriminado

la estrella de Israel
vomita crueldad y muerte

El ulular de las sirenas es llanto impotente

Todo es gritos terribles
construcciones como esqueletos
cae una tormenta de muerte

¡Ay de mi corazón!

¡Ay de mi llanto!

De entre los escombros surge un hombre

de ropa desecha, de aspecto ajado
se alza, busca desesperado
remueve piedras
remueve cuerpos
desesperado

De entre los escombros el hombre encuentra

lo levanta, mira al cielo, lo ofrenda al sol
Alza una llave y de Palestina la bandera
Sonríe fuerte, besa la llave, enarbola la bandera

¡Ay de mi corazón!

¡Ay de mi llanto!
la estrella fugaz se incendió y cayó
entre las colinas
como un relámpago explosivo
difundió su resplandor intenso
entre las colinas
sobre una tierra que la muerte no vencerá 
que la muerte no vencerá jamás
Fadwa Tuqan

Ejército de cobardes:
asesinan la indefensa sonrisa.

Ejército de traidores:

bombardean inalcanzables desde el cielo.

Ejército de ladrones:

han robado una patria
¡La han robado!

Ejército infanticida:

destrozan niños con sus tanques.

Ejército de mercenarios:

se alquilan para matar patrias.

Ejército de pesadilla:

sus fusiles acribillan sueños.

Ejército criminal:

toman por asalto el arco iris.

Ejército de locos:

temen a las flores
queman las higueras
los álamos
los olivos
el naranjo.

Ejército de nazis:

repiten el Holocausto.

Ejército de ignorantes:

destruyen el libro,
el himno
la fiesta
la historia
la poesía.

Ejército genocida:

vomita fuego para calcinar la paz.

Ejército de cobardes

ladrones
mentirosos
infanticidas
mercenarios
locos
nazis
fascistas
genocidas.

Soldados de Israel

Hijos de Sharon
sionistas
que destazan
soldados de ocupación.

Sépanlo

escúchenlo
grabado está en sus blindados
escrito está en nuestros poemas
amado en nuestros cantos:
Palestina no es suya
Palestina será libre
ondea su nombre en el corazón de los pueblos
¡Palestina, Palestina, Palestina!
Nosotros enseñamos vida, señor
nosotros los palestinos nos
levantamos cada mañana para
enseñarle al resto del mundo 
vida, señor. 
Rafeef Ziadah 
Tanques contra piedras
escuadrones contra la infancia
muros siniestros contra la hermandad
gas defoliante contra la siembra

Bulldozzer contra el hogar

fosas para las ciudades
cárcel contra el amor
F 16 contra papalotes
estruendos contra lágrimas
luces de bengala para cegar esperanzas 

Ametrallaron al perro y al caballo

descuartizaron a las aves
rieron locos de lujuria criminal
protegidos por las mentiras de Kahan

Y tú, bajaste a los minerales de tu tierra, palestino

bajaste a sollozar, a cantar por los siglos de tus huertos
besaste el manto histórico de resistencia de tus combatientes
pero no moriste hermano, no moriste

Los viles se envilecieron,

los criminales odiados se pudren
más odiados por los pueblos 
y tú, vives palestino.
Retumbará por los siglos de los siglos
se escuchará hasta los orígenes de Jérico y Jerusalén
cimbrará las estepas y el desierto
lo oirán las generaciones de las generaciones 

Nada callarán sus tanques

nada borrarán sus artillados
nada ocultarán sus misiles
ni la potencia de sus bombas
ni la lengua ponzoñosa de sus líderes
ni el rojo con el que teñirán el cielo

Nada podrán ocultar sus agencias

ni la ayuda reptil de los gobiernos norteamericanos
la asquerosa caballerosidad de los ingleses
o la complicidad de los franceses

Se escuchará en la cúspide de las montañas

el viento lo esparcirá por el universo
el mar se lo dirá a las playas
será cantado por las aves: JENIN

Por más que caven fosas
por más que acribillen a la infancia
y torturen a la madre
nada, nada, nada podrá callar la verdad de la Historia
que cimbrará de vergüenza a los hijos
de sus hijos
y a los hijos
de esos hijos de Eretz Yisrael: JENIN

Retumbará por los siglos de los siglos

se escuchará hasta los orígenes de Jérico y Jerusalén
cimbrará las estepas y el desierto
lo oirán las generaciones de las generaciones: 

¡Has robado una patria! Palestina 

¡Has masacrado a un pueblo! Palestina 
¡Ladrón, ladrón, cobarde y ladrón!
¡Asesino y mentiroso!

Ahora ¡mátanos, desnúcanos!

fascistas criminales, que sus milicias desuellen nuestra piel
envíen a Yair Klein y Hariri a matarnos
que Shin Bet y Mossad persigan nuestro idioma 
rocíen nuestras entrañas con Sarín
vacíen en nuestro rostro su Galil
que nada, nada podrá cambiar la Historia.

A la heroica Intifada


Mira nuestros corazones, es un incendio, 
mira el coraje de este pueblo
que no se arrodilla
ante el tercer ejército del mundo
Amel Mathalouthi 
No es con declaraciones
como se emancipa a los pueblos
no es con hipócritas resoluciones
como se reconstruye una Patria
ni como se detiene a los asesinos

Los burócratas de la ONU

una vez más discuten tu destino
la conveniencia política de tus muertos 
o la limosna de harina y cobijas
que quieren dar para callarte

Pero tú combates palestino.


Mientras los burócratas de la ONU

administradores del imperio
olvidan sin rubor su complicidad en el saqueo
y en la muerte de tu pueblo

Pero tú combates, palestina. 


Ellos destazaron a tu Patria

desdeñaron tu historia
el amor cósmico por tus raíces
tu casa, tu huerto, tus pastores
y la libertad a la que cantabas
junto a la risa fresca de tus hijos

Ellos cedieron tu vida a los sionistas

desataron a las bestias de Haganah
y entregaron la montaña de Hermon
a los asesinos de Irgun

Pero tú combates pueblo hermano.
Madre
Añoro el pan de mi madre
el café de mi madre
y la caricia de mi madre.
La infancia crece en mí
día a día 
y deseo vivir porque si muero,
sentiré vergüenza
de las lágrimas de mi madre. 
Mahmud Darwish
Toma mi corazón, llévatelo
lo doy para tu resurrección
te lo entrego por tus víctimas
por tu tierra ocupada por el invasor

Palestina estás en mí

te llevo en mis ojos
desembocas en mis lágrimas
trémulo te nombro con amor cristalino

Palestina, madre de pezones luminosos

Palestina, madre de geologías planetarias
Madre de hijos de tormenta
Madre de fragancias
de fermentos iracundos, indomables

Toma mi corazón que por ti se yergue

que por ti está en la puerta matutina de la esperanza
Palestina crepuscular, digna de cantos
y dignidad

Patria luz del mundo

Patria de luna en equinoccio
Patria de génesis y ciclones
de muchedumbres dulces
de ímpetu que nutre

Respetuoso camino descalzo por tu historia

te venero, beso tu suelo y escucho tu tormenta
que cae furiosa sobre los invasores
pútridos 
malditos

Soy tu hijo, tu carne y tu combate

llévame a tu constelación de poemas y esperanza
de historia y vuelo
de aguijones insurrectos

Te doy mi corazón amanecido por ti

bella Palestina de ojos dulces y furiosos
de brillo esplendoroso
de oraciones y cosechas
de ciclones y banderas
de arterias que corren contundentes por el mundo

Palestina, maternidad de corajes

canto melodioso, fogata digna
crepúsculo escrito en los siglos
rocío que brilla cada mañana

Toma mi corazón, mi fe, mi fuerza

toma mi mano y condúceme
a combatir por la vida
Madre Palestina.
Amada Palestina
bebo contigo la amargura de la distancia
lloro contigo el horror sionista
el frío de la ocupación cala en mis huesos

Te amo Palestina

te amo patria hermana
tus mártires están mi corazón
tus rezos son eco en mi voz

Palestina

conmigo llevo tu tragedia
beso el sudario de tus muertos
lloro contigo por tu infancia asesinada
en mi alma están las llaves de tu Patria

Contigo juro: ¡No habrá rendición!


Te levantas de los escombros

saltas ágil y escapas de los bombardeos
el francotirador no te mata…
Nos levantamos contigo para ondear tu bandera
para ondear tu bandera, Palestina

No nos reducirán a sus fronteras

no vencerán nuestro odio
no borrarán la memoria de nuestras casas
no habrá silencio para su ocupación

¡El sionista vivirá con miedo!

No podrá derrotar nuestro amor

Palestina será libre

¡Libertad para Palestina!