sábado, 12 de julio de 2014

Peña Nieto pretende privatizar el Sistema de Salud con el disfraz de “modernización” y “eficiencia”

Escrito por  OLEP
10 julio 2014

Otra vez, bajo los argumentos de “modernización” y "eficiencia", Peña Nieto, representante en turno de los intereses de la burguesía, tiene en la mira la privatización de la salud, ha lanzado la propuesta de reforma al sistema de salud para la creación del Sistema Nacional de Salud Universal [...]
La administración de Peña Nieto ha anunciado que se presentará una propuesta de reforma al sistema de salud; como es costumbre, el gobierno hace alarde de los supuestos beneficios, pero hay que ver lo que ha pasado con las reformas energética, fiscal, educativa y laboral para darnos cuenta que el gobierno aprueba las reformas con mentiras y engaños o acaso… ¿has tenido beneficios de la reforma laboral, educativa o fiscal?, ¿ha bajado el precio de tu recibo de la luz?, ¿ha bajado el precio de la gasolina?
Peña Nieto, representante en turno de los intereses de la burguesía, tiene en la mira la privatización de la salud, para ello ha lanzado la propuesta de reforma al sistema de salud para la creación del Sistema Nacional de Salud Universal, esto implica la formación de un fondo único para que, supuestamente, se dé un acceso más amplio a los servicios de salud para toda la población pero, de fondo, esta reforma estructural está orientada a la entrega de los recursos públicos para que lleguen a empresas privadas y con ello acelerar la privatización del IMSS e ISSSTE.
No es casualidad que desde hace varios meses se ha acentuado en la radio, televisión y medios impresos la exposición de casos donde se dan a conocer las deficiencias del sistema de salud, acusando a las instituciones públicas, así como a quienes ahí laboran, por la mala atención, y por la escasez de insumos y medicamentos; esta campaña en los medios de comunicación va de la mano con la reforma, pues se pretende desprestigiar al conjunto de instituciones públicas de salud señalando a los trabajadores cómo responsables de la mala atención que se brinda.
La situación en el IMSS e ISSSTE es resultado de una sistemática política de desmantelamiento respaldada por los directivos de estas instituciones, así como de los gobiernos que se han encargado de ir reduciendo el gasto de salud para argumentar una situación de deficiencias que se pretendan solucionar con la privatización como forma de mejorar la calidad bajo los argumentos de “modernización” y “eficiencia”.
La pretendida reforma al sistema de salud favorece la contratación outsourcing, la subrogación de servicios básicos, las violaciones al contrato colectivo de trabajo del IMSS y a las condiciones generales de trabajo del ISSSTE, así como recortes a la planta laboral y pérdida de derechos laborales, esta reforma va a afectar a los trabajadores del sector salud así como al pueblo en general.
Sabemos las dificultades que existen para llevar adelante procesos de organización de los trabajadores de la salud en el IMSS y en el ISSTE: la represión laboral, amenazas, hostigamiento, así como la desafortunada situación de los sindicatos cuyas dirigencias no representan los intereses de la base trabajadora y de hecho, aunque simulen que tienen vida democrática, usan sus puestos burocráticos en el sindicato como trampolines políticos para intereses personales.
Unidos tenemos que demostrar que esta reforma está ligada a toda una política neoliberal que sólo beneficia a la clase burguesa, es necesario sacudir entre los compañeros trabajadores ese desinterés presente que muchas veces se identifican con el dicho: “mientras no me afecte a mí, el mundo puede seguir rodando”.
En esta lucha en defensa de la salud tenemos que ubicar quiénes son los aliados del pueblo. Empecemos por ver en quiénes no hay que confiar. Aunque parezca obvio, no podemos tener ni una pizca de confianza en los representantes de la burguesía que se agrupan en los partidos del PRI, PAN y PRD que han sido cómplices para la aprobación de las pasadas reformas que han profundizado el neoliberalismo, ni tampoco en sus partidos satélites.
Quienes son los aliados son los mismos trabajadores del sector salud. Desde el intendente, enfermera, enfermero, asistentes médicos, camilleros, técnicos, operadores de ambulancia, ayudantes generales, secretarias, médicos, etcétera, por eso es necesario romper con el sectarismo que nos mantiene divididos, pues todos padecemos de lo mismo en distintas formas.
Para defender la salud es importante tener en cuenta que la labor que tenemos que realizar es en varios frentes, con nuestros compañeros de trabajo, en las reuniones sindicales, con los derechohabientes, así como ligar la lucha con otros sectores que aspiran a ser parte de la planta laboral como estudiantes de medicina, psicología, enfermería de la UNAM, IPN, UAM y otras instituciones de educación.
Usa este periódico como educador popular que permita conocer otras luchas, otras demandas y una perspectiva de lucha firme y honesta que cuestiona al sistema capitalista neoliberal como origen de la situación de desigualdad e injusticias en la que nos encontramos los proletarios.
Impulsemos la formación de comités en defensa de la salud que se realicen actividades de información, comunicación, agitación y propaganda con los aliados del pueblo. Comparte este periódico con tus compañeros para hacer de éste nuestra herramienta de organización, ponte en contacto con nosotros para que nos organicemos.
Ojalá la movilización #YoSoy17 vea que la defensa del derecho a la salud pública es el fondo de la judicialización de los médicos a los que se acusa de 'negligencia' y se les culpabiliza por la muerte de sus pacientes, como ocurrió con los 16 médicos de Guadalajara. La realidad es que los pacientes fallecen por el desabasto de medicamentos e insumos en las instituciones de salud pública que el gobierno ha provocado como paso previo al desmantelamiento y privatización del IMSS, ISSSTE, Secretaría de Salud, etc. La antesala de todo esto fue la privatización de los fondos de pensiones en las Afore, con lo que se descapitalizó a estas instituciones. Hoy la defensa de la salud pública es la lucha de todo el pueblo por un derecho fundamental.

NOTA: Este artículo fue publicado en la sección SALUD del No. 1 de FRAGUA, órgano de prensa de la Organización de Lucha por la Emancipación Popular (OLEP), en circulación desde el 25 de mayo de 2014.
Contacto:
olep.contacto@gmail.com Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.