viernes, 25 de julio de 2014

México: NUEVOS PARTIDOS BURGUESES -a modo para prevenir protestas y movimientos sociales- (I)

Fuente original: http://pos.org.mx/?p=8348
25-07-2014

La construcción y auge de partidos políticos burgueses, hechos a modo para prevenir las protestas y los movimientos sociales revolucionarios, se manifestó el día 7 julio pasado, cuando el Instituto Nacional Electoral aprobó los dictámenes para el registro del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), que encabeza Andrés Manuel López Obrador; el Partido Encuentro Social (PES), que preside Hugo Eric Flores Cervantes, y el Partido Humanista (PH), que dirigen Ignacio Irys Salomón, Javier López Macías y Ricardo Pinacho Ruiz. Veamos los orígenes y las ideologías de estos supuestos representantes del pueblo.

Orígenes religiosos reaccionarios
El Partido Encuentro Social, encabezado por Hugo Eric Flores Cervantes desde hace 10 años, el cual cuanta entre sus logros, el haber defendido, durante el sexenio de Felipe Calderón a los paramilitares inculpados por la Masacre de Acteal desde el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), institución educativa emblemática de la derecha mexicana. (Cfr. http://revoluciontrespuntocero.com/eric-flores-de-la-inhabilitacion-politica-a-la-dirigencia-de-un-partido/).
Flores Cervantes es pastor de una iglesia de corte bautista, que derivó en iglesias cristiano-evangélicas adheridas a la “teología de la prosperidad” –que postula la idea de que las iglesias deben defender los intereses de las clases altas–. Por su apoyo a Calderón Hinojosa, ocupó el cargo de oficial mayor de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) durante breve tiempo, siendo relevado de su cargo por una supuesta defraudación de programas forestales que llevó a que se le inhabilitara para desempeñar cargos públicos hasta 2020.
Flores Cervantes reveló que, junto con la asociación civil Casa sobre la Roca, -organismo civil creado por Flores Cervantes para ocultar sus orígenes religiosos-, apoyaron a Felipe Calderón en su campaña por la Presidencia. Señaló que él mismo instruyó a Calderón sobre cómo conducirse en los encuentros con evangélicos, sugiriéndole ser enfático en la familia, en su convicción por el respeto a la vida y en que sería un Presidente honesto.
En tanto, agregó, Alejandro Orozco y su esposa, Rosi Orozco -ambos de Casa sobre la Roca-, le enseñaron al entonces candidato del PAN a dirigirse a la comunidad evangélica haciendo referencias a versículos de la Biblia, como si fuera Pastor, con el propósito de ganarse su simpatía. A cambio, afirmó Flores Cervantes en entrevista, Calderón les ofreció cargos en el Gobierno federal. A él, agregó, le correspondió la Oficialía Mayor de la Secretaría de Medio Ambiente, puesto que dejó seis meses después del inicio de la nueva Administración. A Alejandro Orozco le fue otorgada primero la jefatura de Atención a Grupos Vulnerables del DIF, y después, la dirección del Inapam. A Rosi Orozco se le premió primero con la Comisión Nacional contra la Trata de Blancas y después con una diputación.
El PAN y Casa sobre la Roca suscribieron un Acuerdo de Participación en 2006, mediante el cual el blanquiazul se comprometió a entregarle 13 candidaturas de elección popular: dos propietarios en distritos de Chiapas y Tabasco; suplentes uninominales en distritos de Nuevo León, Chiapas, Puebla y Oaxaca; cinco suplentes por la vía plurinominal, y dos suplentes al Senado. “Encuentro Social se compromete a promover activamente el voto a favor del PAN, apoyando las candidaturas que postule, a través de sus recursos humanos, su capacidad de movilización en todo el país, principalmente en las comunidades y grupos de influencia política, en el proceso electoral federal de 2006″, establecía el acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación. El PAN, por su parte, se comprometió, a incluir en su agenda legislativa el impulso de reformas a la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público para permitir la propiedad de medios de comunicación a las asociaciones religiosas, entre otros temas. Aunque no está escrito, sostuvo Flores Cervantes, el pacto incluía puestos en el Gobierno federal para integrantes de la agrupación política.
Para lograr el registro, Encuentro Social recurrió a las típicas trapacerías de los partidos burgueses. El Instituto Nacional electoral recibió las denuncia de que Cervantes Flores habría ofrecido 50 mil pesos a quien reuniera 300 personas para realizar asambleas distritales; asimismo, Cervantes Flores logró la reunión de personas en las asambleas con el señuelo de que se les entregarían despensas, y que el logotipo de la agrupación utiliza el símbolo más importante del cristianismo. (Cfr. La Jornada del 09 de Julio). Además, los principales dirigentes del partido son ministros de culto evangélico, aprovechando la influencia que tienen en sus congregaciones para obtener votos. Es el caso Alejandro Martínez López, ministro de la Iglesia Cristiana de México, que fue nombrado presidente para la asamblea del 28 de junio de 2013, en el distrito 14 del Distrito Federal, mientras que Jehu Báez Martínez, religioso de la Congregación Cristiana Testigos de Jehová, fue registrado como secretario de la asamblea anunciada para el 19 de diciembre de 2013 en el distrito 7 de Veracruz.
Militancia religiosa proburguesa
La agrupación civil Casa sobre la Roca es un grupo, -como ya se mencionó- surgido de las iglesias evangélicas que apoyaron a Calderón en su candidatura y que exigieron cotos de poder. Casa sobre la Roca tiene una ideología religiosa llamada neopentecostal, o nuevo pentecostalismo. El pentecostalismo deriva de la llamada noche de Pentecostés, durante la cual, (según el libro de Los Hechos de los Apóstoles de la Biblia) se dice que los discípulos recibieron al Espíritu Santo o a Dios mismo en forma de lenguas de fuego, que se incrustaron en la cabeza de cada uno de ellos, lo cual les dio la clarividencia, sabiduría y el poder de predicar las verdades reveladas por Cristo. Este tipo de predicación se basa en lo que en sociología se llama carácter entusiasmático, es decir que dicen y hacen cosas inspiradas directamente por Dios, sin ningún tipo de reflexión ni análisis, llegando a decir que hablan en lenguas extrañas que sólo el iluminado y Dios comprenden, escribe cosas dictados del Espíritu Santo, se reúnen en grupos en los cuales se unen extáticamente a Dios y sienten que la divinidad se les mete en el cuerpo. Este tipo de ideología limita absolutamente a la persona y le impide pensar en otra cosa que no sea la oración y la resignación, anhelando sólo la muerte para poder ir lo más rápido al Cielo. En Guadalajara, cuando yo milité en la Teología de la Liberación –corriente de corte Marxista de la iglesia católica-, el entonces Obispo Juan Jesús Posadas Ocampo impulsó fuertemente el pentecostalismo católico (principalmente en las parroquias más pobres y vulnerables) para impedir el avance de la Teología de la Liberación, lo cual le resultó muy bien. De hecho, Posadas Ocampo llegó a mandarnos a los policías judiciales, acusándonos de propaganda subversiva y contra el Estado Mexicano, para que no siguiéramos promoviendo el marxismo entre los católicos.
Con base en lo anterior, Casa sobre la Roca es una suerte de tercera vía que no se reconoce ni como católica ni evangélica, sino una agrupación de superación con inspiración en los valores bíblicos que se sustenta en los principios de la teología de la prosperidad, la cual dice que Dios demuestra su bondad, principalmente, a los empresarios que acumulan dinero, “con su propio esfuerzo”, y para los pobres recomienda el arduo trabajo, para que Dios les bendiga con un sueldo justo. Pero su concepción de familia, sexualidad, aborto y otros análogos es idéntica a la de los católicos conservadores, (Cfr., el artículo “Casa sobre la Roca” de Bernardo Barranco. en La Jornada del 2 de Octubre de 2011). Debido al desgaste por escándalos y corrupción en el que cayeron los grupos ultraderechistas católicos Provida y el Yunke, Calderón tuvo que apoyarse en los grupos evangélicos, como antes intentó hacerlo Vicente Fox.

Declive de la Derecha católica
Otra parte del desgaste de Provida y el Yunke proviene de un pasado en el cual los Estados latinoamericanos perseguían a la derecha católica, la cual apoyaba a las monarquías en el siglo XIX. Desde la época de Benito Juárez, la represión anticatólica se extendió hasta que estalló la Guerra Cristera, contra el gobierno de Plutarco Elías Calles. Entonces, los dirigentes católicos de la Guerra tenían que mantenerse ocultos, uno de ellos fue Salvador Abascal Infante, padre del Carlos Abascal Carranza, el exsecretario de gobernación foxista. Como se mantenían ocultos y sus prácticas eran muy raras, para finales del siglo XX ya estaban muy desgastados estos grupos ultraconservadores católicos, ellos siempre han deseado regresar a un pasado donde éramos gobernados por reyes católicos, y defienden a capa y espada a Agustín de Iturbide, el rey mexicano defensor del catolicismo.
En cambio, los grupos evangélicos se afianzaron fuertemente en toda Latinoamérica. Las iglesias y pastores evangélicos fueron traídos, desde Estados Unidos a Latinoamérica, por los gobiernos (primero liberales como Juárez, y luego los nacionalistas que se decían progresistas), para combatir la influencia del catolicismo. En México, la mayoría de las iglesias evangélicas han apoyado desde siempre a los gobiernos primero priistas y después panistas, como muestra está el conflicto entre indígenas zapatistas, (descendientes de la Teología de la Liberación) contra indígenas evangélicos priístas en todo el sureste. Específicamente en la matanza de Acteal, ocurrida el 22 de diciembre de 1997, paramilitares evangélicos, armados por el Ejército mexicano y auspiciados por el PRI, asesinaron a 45 miembros del Colectivo las Abejas, -simpatizantes zapatistas-, mientras ellos oraban en una capilla católica. (Cfr. http://komanilel.org/2013/05/10/la-excarcelacion-de-paramilitares-responsables-de-la-matanza-de-acteal-provoca-nuevos-conflictos-en-chenalho-chiapas/). Los evangélicos y pentecostales han logrado afianzarse en los grupos religiosos más desposeídos y vulnerables, impidiéndoles pensar en cualquier tipo de movimiento revolucionario o por lo menos de protesta. Impulsan a sus adherentes para que se introduzcan en el servicio público, escalen puestos y cargos en gobiernos e incidan en las políticas públicas; se posicionen en agrupaciones de la sociedad civil, asociaciones civiles, en organismos de asistencia social, de filantropía y en los medios de comunicación.

Pero en estos tiempos, cuando Calderón y Margarita Zavala ha empezado a apoyar al Partido Humanista, Casa sobre la Roca ha puesto sus ojos en Peña Nieto y los nuevos actores políticos, poniendo sus servicios reaccionarios al servicio del priísmo, el cual ya le recompensó con el registro de su partido, el PES.
(Primera parte)

No hay comentarios: