viernes, 28 de febrero de 2014

Se efectúa careo entre Yakiri Rubio Aupart y Luis Omar Ramírez Anaya, uno de sus agresores


Marcha por justicia y libertad para Yakiri. Foto: Mario Marlo/Somoselmedio.org

febrero 26, 2014
Por Alejandra N. Rodríguez
El juzgado 68 de lo penal del Centro de Readaptación Femenil Santa Martha Acatitla fue testigo del careo entre Yakiri Rubio Aupart y Luis Omar Ramírez Anaya; hermano del hoy occiso Miguel Ángel Ramírez. También a la audiencia acudieron Omar Servín Andrade, Reyna Baena y Cristian Iván Sánchez: los policías de investigación remitentes. Así como el encargado del hotel, Víctor Núñez y el dueño del establecimiento. Además del médico que atendió las lesiones de Yakiri en el Ministerio Público.
En medio de miradas incrédulas que provenían del interior del juzgado, se desarrollaba a las afueras de éste una manifestación lúdica y con pancartas en apoyo a Yakiri. Las manifestantes apelaban a la legítima defensa y aseveraban: “Venimos a hacer ruido y no nos callaremos, si no nos hemos ido es porque Yaki no ha salido. ¡Alerta, cuidado, violador en el juzgado!”.
Entre las irregularidades que se dieron durante el careo, están que a uno de los abogados auxiliares de la defensa, Alfredo Brum Paz,  se le confiscó su celular y pasó a manos del juez Santiago Ávila Negrón. El motivo fue que tenía su celular encendido y al parecer de Ávila Negrón, la defensa estaba grabando la audiencia, y aunque la abogada Ana Katiria Suárez Castro había pedido permiso para la grabación, éste le fue denegado y el juez se quedó con el celular pese a que manifestó regresarlo al final.
La abogada de Yakiri, pidió que la defensa de la parte acusadora acreditara su personalidad, sin embargo nunca recibió respuesta. Yaki, como le dicen sus familiares, por su parte exigía que Luis Omar Ramírez Anaya la viera a la cara y éste sólo evadía la mirada. Sin embargo, el juez no quiso aceptar esta evasiva del agresor, que se puede presentar como prueba en contra del mismo.
Yakiri fue muy específica con la policía de investigación al decirle que ella siempre señaló que la habían violado. “No obstante hay omisiones y parcialidad por parte del juzgado”, mencionó la abogada.

Después de 4 horas de audiencia, poco antes de las tres de la tarde salieron los padres de Yaki. Diez minutos después hicieron lo propio los encargados del hotel. Las manifestantes los persiguieron y abuchearon sin percatarse que el siguiente en salir fue Luis Omar Ramírez Anaya, escoltado por un cerco de policías judiciales, y con la cara tapada. Una reportera independiente fue aventada con exceso de fuerza por estos al intentar fotografiarlo.

La próxima audiencia para ampliar las declaraciones se llevará a cabo el próximo 3 de Marzo y fueron convocados: Antonio Serrat Acosta, abogado del hotel; Laura Ávila Rodríguez, esposa de Luis Omar Ramírez Anaya, y Miguel Ángel Camacho, poeta que le escribió las cartas a Yakiri las cuales querían presentarlas como cartas de uno de los agresores. Además, asistirá Rosa Gabriela Sánchez Vásquez pareja sentimental de Yaki,

La abogada Ana Katrina Suárez espera que la resolución sea conforme a derecho y Yakiri obtenga su libertad,  pues apela al ejercicio de la legítima defensa de la vida.

Yakiri Rubí Rubio Aupart fue violada y, en defensa de su vida, hirió a su agresor, que poco después falleció. Ahora Yakiri enfrenta un injusto y viciado juicio. ¡Toda nuestra solidaridad con esta valiente joven! ¡Basta de injusticia! ¡Libertad inmediata a Yakiri! ¡Cárcel a violadores y feminicidas!