viernes, 24 de enero de 2014

Algo más de la coyuntura México -Gobiernos-Reformas-EZLN: 2104 (por Gaspar Morquecho)

ALAI, América Latina en Movimiento
México, 2014-01-12
Han concluido la segunda y tercera Escuelitas zapatistas. También los festejos por el XX Aniversario del levantamiento armado. La más concurrida en el Caracol de Oventic. Los medios electrónicos e impresos se las ingeniaron para cubrir y dar cuenta del momento a pesar de que no fueron invitados a la celebración. Algunos medios se dedicaron a buscar el prietito en el arroz, a minimizar los aportes del proceso y del papel que hoy juega el Sub Comandante I. Marcos, de su salud y relevo de mandos teniendo como fuente a los espías del gobierno, el testimonio de algún miliciano y la letra de los corridos zapatistas.
Otros como el trabajo de Punto de Partida Televisa, pudo resultar un buen producto si nos diera las fuentes de donde obtuvo los porcentajes con los que contrastó las condiciones de vida de los no zapatistas y los zapatistas. ¿De dónde los sacaron?
Algunos nos ofrecen divertidas versiones: Hoy, el subcomandante Marcos es más una leyenda que una realidad. El señor Rafael Sebastián Guillén Vicente se ha sacado el pasamontaña, vive en la ciudad y el único misterio que rodea a su persona son los rasgos verdaderos de su rostro, porque lo que se conoce es una foto”.
Está el sarcasmo en las P.D. de Carlos Ramírez: EZLN: los 20 años que fueron 10 días.
Una encuesta: “Para los mexicanos el EZLN es cosa del pasado”.
De Carlos Tello: “La transformación del EZLN”.
Entre otros. En las redes sociales el tema ha decaído y dejado de ocupar espacios.
Ahora lo que sigue: El segundo paquete de reformas salinistas. Sí, de Carlos Salinas de Gortari. Veamos que nos dice Marcos de este personaje. Parece que se conocen bien y tienen cuentas pendientes:
“Claro, me dirán ustedes que no estas personas mandan, que en realidad es Carlos Salinas de Gortari quien le dicta a Enrique Peña Nieto lo que debe de hacerse (¡ah!, ¿qué sería de este país si no se hubiera inventado el teleprompter?).
Ok, ok, ok. Carlos Salinas de Gortari. ¿No es quien saqueó como ningún otro las riquezas nacionales durante su mandato? (sí, ya sé que todos son unos ladrones, pero digamos que hay amateurs y profesionales). ¿No es quien devastó el campo mexicano con sus reformas al artículo 27 constitucional? ¿No es a quien le amargamos el brindis de año nuevo en la madrugada de 1994? ¿No es quien vio destrozados sus sueños dictatoriales por unos rifles de madera? ¿No es quien mandó asesinar a Luis Donaldo Colosio Murrieta? ¿No es quien hizo el ridículo con su huelga de hambre en 1995? ¿No es quien, el pasado 21 de diciembre (2103), preguntaba frenético por el teléfono rojo: “¿qué dicen?, ¿qué dicen?” y quien sintió un escalofrío en su espalda cuando le respondieron: “nada, están en absoluto silencio”?
 Cuando digo que Carlos Salinas de Gortari no tiene un pelo de tonto no es sólo porque tengo varias de sus fotografías enfrente. Son incuestionables sus capacidades para la planeación estratégica, de poder y ejercicio del poder. Como ustedes saben, 10 años –de 1995 a 2005- le fueron suficientes para reposicionarse y en 2012 recuperar el poder político en México llevando a la presidencia de la República a Enrique Peña Nieto. Un año fue suficiente –2013– para imponer cuatro Reformas Estructurales. El 23 de diciembre, teniendo como marco el 198 aniversario luctuoso de José María Morelos y Pavón, el “Siervo de la Nación”, Osorio Chong rubricó la defensa de la Reforma energética con una amenaza: “tolerancia es gobierno, tolerancia también tiene límites y tolerancia también es firmeza”. En el acto estuvieron los titulares de la Defensa, de Marina y de la Procuraduría General de la República.
En 2014, en el segundo año de gobierno del sexto sexenio neoliberal conservador, van por la aprobación de un segundo paquete de reformas:
a) La reforma del Sistema de Salud;
b) “Una profunda reforma para el campo” y,
c) La reforma a Ley Indígena.
Aquí aparece la primera cuestión: la agenda salinista no ha dejado tema estratégico fuera: indios, Chiapas, EZLN. Jaime Martínez Veloz – al que unos consideran persona cercana a Marcos -, y ahora Comisionado para el Diálogo con los Pueblos Indios de México, tiene un amplio campo de acción: “15.7 millones de personas (que) se consideran indígenas” y que habitan en el territorio nacional.
Sin embargo el comisionado tiene una misión especial, alcanzar la meta de la Ruta para el Diálogo en Chiapas que él mismo diseñó. Han avanzado en el acuerdo legislativo de “revivir” la Cocopa, en el nombramiento del Comisionado y en el indulto del profesor Alberto Patishtán. Cabe mencionar que en ese tramo de la Ruta, el Ejecutivo se fortaleció con las modificaciones al Código Penal Federal que le otorgaron más prerrogativas y que el encuentro de Alberto Patishtán con Enrique Peña Nieto en la Presidencia de la República desmoronó la imagen del profesor que se creó a lo largo de 8 años de lucha, solidaridad y resistencia por su liberación. Nadie ha reportado la asistencia del profesor a la Escuelita Zapatista. Ha estado ausente en la liberación de Miguel Demeza y Antonio Estrada de Bachajón, y tuvo una intervención marginal durante el XVI aniversario de la masacre en Acteal. Por fortuna no se ha concretado el encuentro de Patishtán con Manuel Velasco, gobernador de Chiapas.
Como última escala en la Ruta para el Diálogo en Chiapas, lo que sigue es la “reposición del procedimiento de la Iniciativa de Ley que contiene los Acuerdos de San Andrés”. El 27 de diciembre, en la víspera del XX Aniversario del Levantamiento Zapatista, Martínez Veloz anunció una iniciativa de gran calado que recogerá los acuerdos de San Andrés e incorporará la nueva normatividad nacional e internacional en materia indígena”. “Durante seis meses hemos trabajado tema por tema con un grupo de abogados y expertos, consolidando los temas de los sistemas normativos, la autonomía y libre determinación, tierras y territorios y recursos naturales; tenemos toda la estructura jurídica ya organizada y creemos que alrededor de febrero tendríamos la propuesta consolidada”, agregó el comisionado.
Aquí entramos a las preguntas y a la especulación:
a) ¿Se trata de un desafío político de Salinas a Marcos? ¿Tira una carta para ver si el Sub tiene con qué matarla? ¿Cuántas jugadas tiene Salinas?;
b) ¿Es una emboscada o una oportunidad? Si se trata de una emboscada, el objetivo es derrotar políticamente al EZLN. El desenlace final sería cuestión de tiempo. En ese escenario, la Ruta para el Diálogo en Chiapas está inscrita en una Ruta de Guerra.
Entonces podemos especular que mientras se cubría la Ruta para el Diálogo se fueron creando las condiciones para la realización de Foros Indígenas Regionales de Consulta a la nueva iniciativa de Ley Indígena gubernamental que culminarían en un Congreso Nacional de los Pueblos Indios de México para validar la iniciativa de Ley antes de ir al Congreso de la Unión. Para achicar al EZLN se le invitaría al Foro Indígena Regional del Sureste y… adiós Acuerdos de San Andrés.
Si los dados no están cargados, el gobierno federal tendría que someter a la consulta del EZLN la iniciativa de Ley Indígena gubernamental de “gran calado”. De esa forma, los rebeldes podrían invitar a sus compañeros de viaje a hacer la revisión de la propuesta y las cosas podrían ser diferentes. A lo mejor se reúnen las reservas morales de este país. A lo mejor salen de sus nicho ideológicos y 18 años después se encuentran con los pueblos indios y no indios de México y se reconocen sumidos en una guerra con miles de víctimas mortales, de desaparecidas/os, desplazadas/os y miles huérfanas/os. A los mejor se encuentran con sus hermanas/os migrantes. A lo mejor nos encontramos con las víctimas de los megaproyectos, de las minas, de las presas y represas, y las/os pobres de México. Con los miles de trabajadoras/es que han perdido su trabajo y con las víctimas de las Reformas Estructurales y las que están por venir.
¿Qué tal que no esperamos que los tiempos los marquen los de arriba?
Precisiones de los telefonistas al artículo anterior: Morquecho el dato que te envié fue de menos de 28,000 telefonistas en activo y que TELMEX nos adeuda más de 14,000 vacantes para alcanzar apenas la cifra de los 42,264 trabajadores activos que éramos en 1990, año en que se privatizó la empresa. Faltarían las plazas que se deben por el crecimiento. Eran 5 millones de líneas y no había celulares. Desde entonces TELMEX trabaja con altas ganancias, con mayor razón hoy día.
Saludos: Pablo Lugo
Del caso de los desplazados del Ejido Puebla, Chenalhó: no hay indicios de “voluntad política unilateral” de los gobiernos federal, estatal ni del Comisionado para el Diálogo con los pueblos Indios de México.
Del asistente de Martínez Veloz: que por su gestión en el caso del Ejido Puebla, más parece asistente del Secretario General de Gobierno de Chiapas.
Del Secretario General de Gobierno de Chiapas: que como están las cosas conviene un relevo inteligente.

No hay comentarios: