sábado, 30 de noviembre de 2013

Operación #1Dmx: La historia por adelantado

#DETENME1Dmx
Hoy comienza el 1Dmx
Comienza la cuenta regresiva para el guion preescrito de la represión. Somos quienes gritamos nunca más un México con violencia y fuimos gaseados, golpeados y encarcelados por la sordera de un poder que sólo se mira a sí mismo. Somos los presos de cada manifestación, el periodista asesinado por decir la verdad, el joven aprehendido por cómo se viste y la estudiante que dejó de ser nota cuando incomodó al monólogo del poder.
A los medios de comunicación que ya tienen preparada la portada sensacionalista del lunes les decimos que este 1º de diciembre vamos a romper el guion que se impuso a fuego y sangre hace un año. No vamos a cumplir el papel que nos asignaron en el espectáculo televisado de la democracia. No seremos víctimas ni héroes sino dueños de nuestra historia.
Están listos los toletes y el flash amarillista de una prensa sin escrúpulos. Están listas las reformas legislativas que les permiten encarcelar a inocentes. Están listos los grupos de choque financiados por el Gobierno Federal y el Gobierno del Distrito Federal. Está lista la sala de televisión en las oficinas del PRI para contemplar la destrucción del proyecto ciudadano, que al margen de cualquier partido, avanza en la Ciudad de México. Está listo Mancera para cumplir las órdenes de Peña. Pero también nosotros estamos listos, estamos listos para romper el miedo y para romper el guion. Empieza la cuenta regresiva para detener el show.
¿A quién creen que engañan con sus operativos desmedidos y sus notas inflamadas? El domingo el GDF está listo para cazarnos como animales. Aquí está su cuota de detenidos. Aquí están las fianzas y los chivos expiatorios. Somos anarquistas, somos quienes no lanzan la piedra pero reciben el toletazo, somos jóvenes, somos prensa libre, somos mochilas asesinas. Deténganos de una vez y ahórrenos la violencia. Que este #1Dmx no le sirva a los señores del poder.
#1Dmx: Toma San Lázaro
Publicado el 27/11/2013
El 1º de diciembre algo va a suceder

Chiapas: Denuncia de Alejandro Díaz Sántiz, Solidario de la Voz del Amate, adherente a la Sexta.

A la opinión pública
A los medios de comunicación estatal, nacional e internacional
A los medios alternativos
A la Sexta
A las organizaciones independientes
A los defensores de los derechos humanos, ONGs
Preso injustamente, solidario de la Voz del Amate adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona del EZLN. Recluido en el penal N°5 de San Cristóbal Las Casas, Chiapas.
El mal sistema que vive el país y sus estados ha ocasionado mucho daño, dolor, angustia y coraje hacia miles de familiares mexicanos.
Ejemplo claro es el caso del interno Miguel Antonio Lopez Santiago que lleva 12 años con 11 meses preso injustamente, es por eso que el día 19 de noviembre de 2013 inició una huelga de hambre indefinida en protesta de exigir justicia y libertad pacíficamente tal como lo ha estado manifestando.
Pero durante los 10 días que lleva solo ha recibido amenazas y tortura psicológica de parte del grupo Lobo, jefe de seguridad Juan Gabriel Soberano Pimentel en donde le han dicho que lo obligarán a comer si no se desiste de su huelga.
En ello pedimos que se respeten sus derechos porque cada preso tiene derecho de manifestarse siempre y cuando sea pacífico.
Es por eso exijo al gobernador que tome cuenta en el asunto lo más pronto posible, cualquier cosa responsabilizamos al Estado.
Así también exijo al gobernador Manuel Velasco Coello que fue el 4 de julio se comprometió en buscar los medios y enlaces ante las autoridades de Veracruz para obtener mi libertad pero hasta la fecha no he tenido ninguna respuesta.
Preso injustamente, Solidario de La Voz del Amate Adherente a La Sexta Declaración de la Selva Lacandona del EZLN
Alejandro Díaz Sántiz
Penal N°5, San Cristóbal de Las Casas, Chiapas a 28 de Noviembre de 2013

CNTE-Oaxaca: Sección XXII y activistas recuperan escuelas en manos de priistas, porros y cholos.

Escrito por  Sección 22-CNTE
Viernes, 29 noviembre 2013
OAXACA, OAX.- Esta tarde a partir de las 14:00 horas la región de los Valles Centrales del movimiento democrático de los trabajadores de la Educación de la Sección 22 del SNTE-CNTE, en apoyo a nuestros alumnos y padres de familia se reunieron en el crucero de Viguera para dirigirse a la colonia los Ángeles, perteneciente al municipio de San Jacinto Amilpas, de esta forma y con el apoyo decidido de los pobladores del mismo lugar se pudieron recuperar las Escuelas que se encontraban tomadas por cholos y porros contratados por los espurios y asesinos de la Pseudo 59.
El magisterio democrático de la Sección 22 del SNTE manifiesta a los Padres de familia, a las comunidades y pueblo en general que siempre se ha conducido de manera responsable por la ruta del dialogo, lo cual se ha dejado claro ante el Gobierno federal y estatal para lograr el retorno a  las escuelas de nuestros compañeros maestros, sin embargo a pesar de varias platicas con autoridades municipales y educativas en las diferentes escuelas de las regiones del estado, a la fecha aún se mantienen algunas bajo el control político de autoridades afines al Partido Revolucionario Institucional que en el 2006 apoyaron al asesino de Oaxaca Ulises Ruiz Ortiz.
En días anteriores y después de mucho diálogo y al  no llegar acuerdos con las autoridades correspondientes en la colonia los Ángeles los padres de familia solicitaron el apoyo del magisterio oaxaqueño para la recuperación de los inmuebles educativos, los paterfamilias ya tenían conocimiento que en ese lugar había gente armada que amenazaban a los mismos pobladores por no llevar a sus hijos a esas instituciones,  por lo cual responsabilizaron de los sucesos esta tarde al Gobierno Estatal y al Gobierno Federal que encabeza el priísta Enrique Peña Nieto.
Una  vez recuperadas las  instalaciones, los comités de padres de familia manifestaron el respaldo y apoyo a los profesores de la Sección 22, firmando en ese momento una minuta para resguardar las  escuelas teniendo como testigo al secretario de Seguridad Pública, representantes del Gobierno  del Estado y del IEEPO. Así mismo responsabilizaron a los dirigentes priístas de la colonia los Ángeles de cualquier agresión en contra de los padres de familia que solicitaron la recuperación de las instituciones ante las constantes amenazas en su contra.
Con estas acciones hoy se  exhibe la violencia que ha utilizado el PRI- Gobierno en la colonia los Ángeles, donde los espurios de la 59 en calidad de profesores sin una revisión del perfil académico, han utilizado a los niños para los planes político-priistas, estamos frente a un proyecto de estado desde la presidencia de la república encabezada operada en nuestro estado por el PRI estatal que a través del comité de las colonias y de sus cuadros priistas contratan a porros para tomar  escuelas.
El día de hoy la Región de Valles Centrales da cumplimiento al plan de acción emanado de la Asamblea Estatal, y deja en claro que si bien, fueron utilizados algunos conciudadanos nosotros no tenemos porqué caer en una falsa confrontación porque finalmente es gente del pueblo a la cual respetamos y es el pueblo quien solicitó la recuperación de estos espacios educativos.
La Sección 22 deja claro que en todo el estado continuará con la recuperación de escuelas y que el objetivo no es la ubicación de nuestros compañeros docentes sino la situación que están viviendo los niños de Oaxaca, quienes se encuentran en espacios con condiciones inapropiadas para tener una educación y ante eso los maestros de la Sección 22 no podemos permitir que unos espurios coberturen un espacio que no les corresponde, espacios que han sido logros de los mismos Padres de familia.
Finalmente como parte de la campaña mediática distintos medios al servicio del Estado difunden que los profesores se enfrentan con padres de familia lo cual queda desmentido al lograr la recuperación de las instituciones apoyados por paterfamilias de la misma comunidad, en este mismo sentido el ex senador y hoy diputado local Ericel Gómez Nucamendi con las declaraciones en contra del magisterio democrático parece haber olvidado que en el 2006 el magisterio de Oaxaca le dio un respaldo y apoyo total cuando Ulises Ruiz Ortiz mediante una huelga sindical ficticia intento desaparecer su diario, si en ese momento la Sección XXII  lo hubiera dejado solo, el día de hoy no estaría en una curul ni viviendo del presupuesto millonario que el gobierno le otorga a costa de miles de ciudadanos que a diario viven situaciones de extrema pobreza.
Incluso algunos medios como Milenio manifiestan que profesores impiden su labor periodística siendo esto una total mentira ya que existen testimonios y grabaciones que demuestran lo contrario.
Por lo anterior la Sección XXII:
Manifiesta que respalda las  acciones de los pueblos de Oaxaca y continuará con la recuperación de los inmuebles educativos que mantienen personas ajenas al magisterio oaxaqueño.
Responsabiliza al Gobierno Federal y Estatal de las agresiones sufridas y por los compañeros que resultaron heridos el día de hoy durante la recuperación de las Escuelas en San Jacinto Amilpas.
Oaxaca de Juárez, Ciudad de la Resistencia a 28 de noviembre de 2013.
¡NI UN PASO ATRÁS, EN LA DEFENSA DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA, GRATUITA Y LAICA!
¡FUERA LA ESPURIA Y ASESINA PSEUDO 59 DE OAXACA!
¡VIVA LA LUCHA DEL MAGISTERIO DE LA CNTE!
“POR LA EDUCACIÓN AL SERVICIO DEL PUEBLO”
¡UNIDOS Y ORGANIZADOS, VENCEREMOS!
Prensa y Propaganda – Cencos 22
Comité Ejecutivo Seccional
Sección  22 Oaxaca

RvsR: Invitación de solidaridad con el pueblo palestino que resiste la rabia asesina del sionismo israelí

Más que una convocatoria hacemos una invitación a no olvidar al pueblo palestino. En estos días se encuentra en México Simon Peres, presidente del Estado Sionista de Israel, a quien se le atribuye la introducción de armas nucleares en la región, quien también fue integrante del ese sí, grupo terrorista, Haganá, que tantos crímenes ejercieron contra el pueblo palestino y que hoy, como presidente de Israel, continúa cometiendo. En estos días también –del 30 de noviembre al 8 de diciembre–  en Guadalajara, Jalisco, se realizará la Feria Internacional del Libro, cuyo país invitado es Israel. Así, como una forma de protesta, y más que de protesta, para mantener presente al pueblo palestino:
Invitamos
a individuos, colectivos, organizaciones que integran la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, que integran la Red Contra la Represión –desde sus pasibilidades, cuando están existan, desde sus maneras, modos y formas, desde sus geografía y rincones, desde ese abajo del que somos parte y que nos hermana con aquella Palestina que resiste–  a realizar, de preferencia, del 29 de noviembre, dentro del marco del Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino, al 8 de diciembre de 2013, fecha en que cierran sus actividades la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, actos  que consideren pertinente  en los cuales recordemos a nuestras compañeras, nuestros compañeros que en Palestina resisten la rabia asesina del sionismo israelí y que con dignidad dicen: Palestina existe.
En caso de que se realicen actividades, envíen la información a este correo electrónico para difundirlos.
En la Ciudad de México se realizará este viernes 29 de noviembre un acto político cultural en La Karakola, ubicada en Plaza Villa de Madrid, número 7, Colonia Roma, cerca del metro Insurgentes y del metrobús Durango.
Contra el despojo y la represión: ¡la solidaridad!
Red Contra la Represión y por la Solidaridad (RvsR)

Guerrero, Región Alta Montaña, México: NO HAY TRABAJO, NO HAY COMIDA

por Laura Castellanos
Viernes, 29 de noviembre de 2013
Fuente: El Universal 

 
La crisis humanitaria en la Alta Montaña de Guerrero provocó una alza de 20% en la migración, con respecto a 2012, indica Tlachinollan
MALINALTEPEC, GUERRERO. La tarde está nublada y fría y Carlos Issac Torres no juega en el campamento de damnificados de Tejocote, Manilaltepec, en la Alta Montaña de Guerrero,  a pie de carretera. El niño de cuatro años está enfermo. Tiene gripa y calentura y duerme dentro de la pequeña tienda improvisada con un plástico negro sostenido por un tronco.
Una cobija cuelga a la entrada de la tienda a modo de puerta que contenga el aire helado de la región boscosa. El pequeño indígena yace en una colchoneta individual de lona, a ras del suelo. El mobiliario consiste en otra colchoneta más y una silla pequeña. Hay en el piso una garrafa de agua y un traste con un puñado de chiles habaneros.   
Ese día el niño me’phaa comió un pedazo de elote, un poco de sopa y quelite cocido. El quelite abunda en los cerros tras las lluvias. Pero no abunda el maíz ni otros alimentos. La madrugada del 15 de septiembre, tras el azote de los ciclones Ingrid y Manuel, Tejocote sufrió desgajamientos de cerros que provocaron la muerte de siete personas, entre ellas cuatro niñas, dañaron casas y devastaron las milpas y las huertas de árboles frutales.
Su familia perdió casi la mitad de las dos hectáreas de su parcela por el derrumbe del cerro. La otra parte se afectó por tanta lluvia. Dice su familia que las mazorcas quedaron enjutas, “tristes, podridas”.
Es por eso que su padre, Marciano Torres, campesino prieto, macizo, se acerca al fogón y toma el único elote asado al carbón como si se tratara de un bien preciado. Entra a la tienda y le dice a su esposa, mirando  al pequeño con ternura, de reojo: “Es para el bebé”.

HAMBRUNA EN LA MONTAÑA
Una camioneta de redilas desvencijada que viene de la ciudad de Tlapa, a hora y media del campamento, arriba a la colonia damnificada.  Desde el altavoz en chofer anuncia que venden jitomate, chile verde, papa, cebolla… A pesar de no tener despensa, la familia Torres no compra nada.
La señora que pesa las verduras espera al lado de la camioneta. Pasan 10, 15, 20 minutos. Ni un cliente.
“No tienen dinero, muy poco, casi no hemos vendido nada”, dice. Y cuando le compran, se llevan “de cinco a 10 pesos de chile o de jitomate”.
El campamento alberga a 139 familias que suman 930 personas, más de la tercera parte infantes, instaladas en tiendas improvisadas que enfrentan la carencia de alimento y de servicios mínimos. Éste concentra prácticamente la población total de Tejocote, que según el censo del 2010, es de 1039 personas.
Este es uno de los siete asentamientos de damnificados en la región. El Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan dice que hay más de 40 desplazamientos de familias damnificadas en la Montaña.
El representante del campamento de Tejocote, Tiburcio Paulino Ruíz, expresa que las familias enfrentan una situación de hambruna, pues hace casi un mes recibieron 400 kilos de maíz que se consumieron rápidamente por el millar de damnificados, pues el grano es su dieta principal.
A cada familia le correspondió únicamente 2 kilos y medio de maíz. A todo el grupo se le dotó además de 80 kilos de frijol y de una sola dotación de despensa por familia con un litro aceite, un kilo azúcar, un kilo de frijol y una lata de sardina. Fue todo.
Los ciclones además destruyeron las milpas, que estaban a punto de ser cosechadas, por lo que ahora su único alimento, dice Ruíz, es la reserva del grano de la cosecha anterior pero que está a punto de terminárseles.
“La gente está comiendo lo poco que tiene en la casa, lo que sobró de mazorca, de ahí se junta y aquí se hace alimento para todos”.
Además, añade: “Nos engañó el DIF (Desarrollo Integral de la Familia) estatal, que nos iba a mandar un  molino para el nixtamal de las señoras y no nos ha llegado hasta ahorita”.
Tejocote, y seis comunidades más del municipio de Malinaltepec, registran un fenómeno migratorio incipiente en busca de trabajo y de comida que anteriormente no tenía, de acuerdo a Margarita Nemecio, activista de Tlachinollan,
“Ahora ocurre en seis comunidades en Malinaltepec, son muchas para un municipio que no presentaba flujo migratorio, y eso también está sucediendo en otros como San Luis Acatlán e Iliatenco”, dice.
Nemecio observa que por la crisis humanitaria de la Montaña hay un aumento del 20 por ciento de jornaleros migrantes con respecto al año 2012.
Crescencio Flores Sánchez, del Consejo de Jornaleros Agrícolas de La Montaña, que reporta la actividad migratoria de jornaleros de 17 municipios, asegura que de septiembre hasta el 28 de noviembre 5 mil 878 pizcadores migraron en comparación con 4733 que lo hicieron en el mismo periodo del año anterior.
El aumento de esta emigración, dice, es porque “perdieron todo, la cosecha, la casa, ya no tienen nada”. Detalla: “algunos cuentan que les dieron medio kilo de arroz, medio litro de aceite, pero que eso no les alcanzó para nada”.
Precisa que en ese lapso han salido 93 camiones con mujeres y hombres jornaleros  llevados por contratistas a estados como Baja California Norte y Sur, Sinaloa, Chihuahua, Jalisco, Michoacán y Morelos, con sueldos de 70 a 75 pesos por día.

MAIZ SAGRADO
El cerro donde se asienta la casa de cemento de Torres se derrumbó como si fuera un pastel de varios pisos escalonados. En un pedazo de escalón quedó  la vivienda fracturada. La milpa quedó hecha trizas en un escalón inferior de un metro de profundidad. El terreno de la parcela luce desgajado.
Todo el pueblo, que está a kilómetro y medio del campamento, tiene derrumbes.
Al lado de la casa de Torres está una de adobe, la de sus padres.
El anciano me’phaa mira el maizal: “De mi parte tengo tristeza, la milpa es vida de nosotros y ya no tengo otro terreno donde trabajar y para este año que viene para sembrar no tengo dónde”, expresa.
Torres nos lleva a la pequeña troje donde su familia guarda su tesoro: lo que les queda de maíz de la cosecha anterior, porque la pizca de este año, que precisamente empezarían en noviembre, está perdida.
-Esto- muestra una mazorca- es lo más sagrado para nosotros.
-¿Para cuánto tiempo les alcanzará?
-Para un mes.
Además de sus padres, su esposa y su niño, Torres tiene tres hijos adolescentes. La familia se alterna para dormir en el campamento y las casas dañadas por varias razones: en su tienda sólo cuentan con dos colchonetas para siete adultos y un niño, evitan que se enfermen sus padres, y deben hacer guardias en sus propiedades para evitar saqueos y el robo de sus borregos.

TERRITORIO MINADO
El sábado pasado, entre el pueblo y el campamento, ocurrió un derrumbe en un camino de terracería a borde de una montaña. En lugar de camino quedó un abismo de tres metros de tierra color amarillo bronce.
Esa tarde nublada, Tiburcio Paulino Ruíz, el representante del campamento, junto con Torres, nos llevaron al sitio para narrarnos el hecho. Ruíz dice que eran  las siete y media de la mañana cuando unos damnificados le reportaron el desastre y fue a constarlo.
 “Yo estaba parado exactamente en este lugar cuando se bajó ese tramo de tierra y se hundió esta parte, pero cuestiones de segundo, para mí eran menos de cinco segundos, y ya no tenemos paso para ir para allá, a Moyotepec”, explica.
Abel Barrera, director de Tlachinollan, dice que las valoraciones de los daños a comunidades como Tejocote, se han hecho al vapor, además de que se les niega la información.
“La visita ha sido simplemente para tomar algunos datos de viviendas que se perdieron, no hay un diagnóstico integral de los riesgos que está corriendo la comunidad”, dice
Para el activista esto revela la ausencia de un programa integral de atención a la población damnificada, lo que en su opinión se ve en el campamento  a cincuenta días del desastre natural: falta de viviendas para soportar el frío y la lluvia, de atención médica, ausencia del servicio de luz, y especialmente carencia de alimento. 
Indica que su organización no gubernamental ha solicitado al gobierno federal un programa de abasto de maíz de 30 mil toneladas para un universo de 200 comunidades, lo que proveería de tonelada y media de maíz a cada familia para todo el año.
Se trataría de “un programa de abasto de maíz integrado a comunidad que sea motor, que ayude al proceso de reconstrucción comunitaria y de las capacidades productivas”.

MÁS TORMENTAS
La noche anuncia su arribo a Tejocote. El fogón de la familia Torres está vacío. El campesino sale de la tienda, eleva la mirada al cielo negro. “Hoy en la noche va a llover”, dice. “Viene el porrazo fuerte”. El niño no despierta.

México: Se incendia aerogenerador en La Ventosa; los pueblos se mantienen en resistencia

por Edmundo Celaya
Viernes, 29 de noviembre de 2013
Los pueblos del Istmo se encuentran resistiendo a los proyectos que invaden y despojan sus territorios, imponiendo proyectos eólicos, mineros, madereros y ganaderos sin consultar a las comunidades, violando el Convenio 169 de la OIT y resoluciones presidenciales que declaran tierras comunales y límites territoriales; los pueblos que actualmente resisten son Binnizá: Col. Álvaro Obregón municipio de Juchitán y Unión Hidalgo que están en contra de los proyectos eólicos; los pueblos Ikoojt: San Dionisio del Mar, San Mateo del Mar y San Francisco del Mar Pueblo Viejo, en contra de proyectos eólicos, los Pueblos Angpong: Santa María y San Miguel Chimalapas que cuentan con 595,000 hectáreas de territorio y aproximadamente con 300,000 hectáreas de selva virgen, defienden su territorio comunal de invasores talamontes, ganaderos y de los malos gobiernos, recientemente los comuneros Binnizá de ciudad Ixtepec anuncian que impedirán un proyecto minero en sus tierras comunales, porque  no fueron consultados ni informados previamente y principalmente por la contaminación al agua que esta industria extractiva ocasionaríahttp://wp.me/pjEFD-y6ç
Otros pueblos donde los proyectos eólicos se han impuesto comprando autoridades, engañando a los ejidatarios y comuneros han sido La Venta, Santo Domingo Ingenio, La Blanca, Unión Hidalgo y La Ventosa. Este último es un anexo agrario de Juchitán como lo establece La Resolución sobre reconocimiento y titulación de bienes comunales de Juchitán que aparece publicado en el Diario Oficial de la Federación el 13 de Julio de 1964. En ese documento aparecen 243 comuneros que conforman el anexo agrario de La Ventosa, en la década de los años 80’s se peleaba por la tierra comunal en La Ventosa cuando en 1983 un grupo de campesinos recuperaron 280 hectáreas que estaban en posesión de un empresario originario de San Luis Potosí, para esos años Porfirio Montero era el dirigente regional de La Confederación Nacional de la Pequeña Propiedad.
Actualmente en La Ventosa a 49 años de la resolución presidencial de 1964 existen terrenos comunales, ejidales y propiedad privada esta última ilegalmente puesto que la resolución presidencial no reconoce propiedad privada en La Ventosa y es Porfirio Montero Fuentes quién impulsa ilegalmente la supuesta propiedad privada para ofrecerlos a las empresas eólicas.
Juchitán cuenta con 68,000 hectáreas de tierra comunal, en una superficie de 2,000 de ellas se construye el Parque eólico Bii Hioxho por la empresa constructora Construtoral para la multinacional Gas Natural Fenosa de origen Español y financiado por La Caixa un banco Catalán, Porfirio Montero es uno de los promotores-delincuentes de este parque eólico ilegal puesto que en Juchitán no hay propiedad privada, todas las tierras son comunales y debe ser una asamblea comunal la que autorice este tipo de proyectos.
Recientemente un aerogenerador de 2MW se incendió provocado por un corto circuito, este aerogenerador lo construyo la empresa española Gamesa para el parque eólico “Stipa Naya” que la Transnacional Italiana Enel Green Power impuso en las Tierras Comunales de La Ventosa. El costo aproximado es de 2 millones de Euros, el incendio causo perdidas económicas para la empresa, contaminación a la tierra y el aire producto de la combustión del aerogenerador y el derrame de aceite en la tierra donde se encuentra la base, el parque cuenta con 37 aerogeneradores y nada de lo que se produce es en beneficio para la comunidad, la energía generada es enviada a subestaciones desde donde se alimentan a empresas transnacionales.
Durante la cobertura del incidente que hacían los medios de comunicación locales, el personal de la empresa, policías privados y policía del estado a bordo de la patrulla SSPO-1524 intimidaron a la prensa local y no permitieron el ingreso a las instalaciones del parque, incluso no les dejaban hacer el registro fotográfico desde fuera, en el camino de uso común y en el canal de riego, intimidándolos con sus armas.
Las tierras comunales las están convirtiendo en tierras privadas de manera Ilegal y se mantiene una vigilancia constante de estas en donde ni el mismo posesionario, mal llamado dueño puede acceder a sus tierras de manera normal, este control del territorio y la presencia e intimidación de la policía a los pobladores fue lo que origino el malestar en la Col. Álvaro Obregón que contribuyo a la organización en Defensa de su Territorio y ahora se encuentran en busca de la autodeterminación, haciendo ejercer un derecho establecido en los acuerdos de San Andrés Larrainzar, Convenio 169 de la OIT y Declaración de la ONU sobre los derechos de los pueblos y comunidades indígenas, la respuesta del estado mexicano ha sido reprimir y criminalizar la protesta social.
Los pueblos del Istmo cada día van reconociendo sus luchas, resistencias y al enemigo común: las empresas transnacionales y malos gobiernos de los tres niveles. ¿Podrán enlazarse los pueblos a nivel regional como sucedió en la col. Álvaro Obregón?, quizás esa sería la forma de poder resistir y ganar. Luchar unidos por la Defensa de las tierras y el Territorio comunal Binnizá, Ikoojt, Angpong, Ayuuk y Chontal.
Para más información consultar las siguientes fuentes:
VIDEO: SE INCENDIA AEROGENERADOR EN LA VENTOSA.
Cuadernos de Investigación social: Juchitán, límites de una experiencia democrática de Moisés J. Bailón y Jorge Zermeño
DEPARTAMENTO DE ASUNTOS AGRARIOS Y COLONIZACION
RESOLUCIÓN sobre reconocimiento y titulación de bienes comunales del poblado Juchitán de Zaragoza, Municipio del mismo nombre, Estado de Oaxaca

Sobre la "forma superior de lucha" (¿cambiar este mundo o construir uno nuevo?) artículo de Raúl Zibechi

Fuente: La Jornada
30-11-2013
Cuando la vida social y política se enfrenta a encrucijadas de caminos, se multiplican los debates, se suceden foros, encuentros y reuniones que buscan dilucidar hacia dónde conducir los movimientos. Colombia está viviendo un periodo de este tipo, donde se abren infinidad de espacios propicios para el intercambio, la escucha y el aprendizaje.
La pasada semana se realizó un encuentro sobre la unidad de la izquierda convocado por los periódicos Le Monde Diplomatique y Desdeabajo, otro que fue organizado por la Universidad de Bogotá para debatir las resistencias sociales en América Latina en relación con el proceso de paz, y además se realizó una gran marcha contra la violencia hacia las mujeres. Escenarios bien distintos, por cierto, por los que transitaron desde mujeres y feministas hasta académicos, dirigentes políticos y un buen puñado de jóvenes.
En uno de los encuentros el economista Héctor-León Moncayo mencionó la ácida ironía que vive la izquierda colombiana: En los 70 a los que impulsábamos la lucha de calles nos decían que había una forma superior de lucha a la que nos debíamos incorporar, en referencia a la lucha armada. Ahora nos dicen, y esa es la ironía, que la forma superior de lucha son las elecciones. Ciertamente, el eje de los debates actuales gira en torno de candidatos, siglas, alianzas y programas para atraer la voluntad popular hacia las urnas.
Argumentos similares hemos escuchado en otros países. Por ejemplo en Argentina, donde se viene debatiendo la necesidad de hacer política, insinuando que el trabajo territorial de base es insuficiente para cambiar el mundo porque es demasiado local y se debe participar en elecciones para potenciar ese trabajo de base. Esto lo dicen, por cierto, quienes no abandonaron las bases sino que encuentran enormes dificultades para sostener esos espacios.
Sobre el tema de las formas superiores o más avanzadas de lucha, sería oportuno mencionar cuatro aspectos.
El primero es que sostener que existen formas superiores, como sostuvimos en la década de 1960 y 1970, es tanto como afirmar que otras son inferiores, lo que tiene dos consecuencias que no son positivas. Por un lado, quienes se encuadran en las primeras tienen más autoridad para determinar lo que es correcto y adecuado y lo que no lo es, sencillamente por estar en la esfera superior. Por otro, tiende a homogeneizar los modos de hacer, lo que suele empobrecer el combate antisistémico.
La diversidad de formas de acción suele tener algunas ventajas. Quizá la más notable es que permite que sectores muy amplios de la sociedad se involucren en movilizaciones aunque no participen en movimientos, algo que suelen hacer sólo los militantes más o menos convencidos y conscientes. En paralelo, los diversos sujetos que integran el campo antisistémico (mujeres, jóvenes, gentes del color de la tierra, entre otros), suelen sentirse cómodos actuando de maneras diferentes a las que lo hacen otros sujetos. Quiero decir que la diversidad de formas de lucha facilita la incorporación de actores con sus propias características distintivas, sin que se sientan forzados a subordinarse a una forma hegemónica de acción.
La segunda cuestión se relaciona con los objetivos a largo plazo. En las décadas de los 60 y 70 quienes optaban por la lucha armada pretendían tomar el aparato estatal y destruir el capitalismo para construir una nueva sociedad. Quienes optaban por las elecciones buscaban modificar el sistema por dentro, gradualmente, y muchas veces tendían a insertarse sin más en el mismo. Sin embargo, esta determinista división entre reforma y revolución no resiste el análisis. Hay organizaciones que apelaron a las armas para ser reconocidas por el Estado y opciones electorales que realmente pretendieron cambiar el mundo.
En tercer lugar, buena parte del debate actual gira en torno de la conveniencia o no de participar en las elecciones. En este punto se registra un doble argumentación: estratégica o de largo plazo, y táctica o sobre lo más adecuado para fortalecer aquí y ahora el campo popular. Ante los límites que plantea la profundización del trabajo territorial urbano, en el que están empeñados desde piqueteros hasta sin techo y los más nuevos colectivos como el Movimiento Passe Livre de Brasil, aparece la tentación de volcarse al terreno electoral para conseguir fuerza adicional. Este argumento no debe subestimarse cuando lo esgrimen militantes comprometidos con su realidad.
En Chile este mismo debate enfrenta a los protagonistas de las grandes protestas estudiantiles. Los secundarios agrupados en la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios y otros muchos colectivos rechazaron la participación electoral, mientras el Movimiento de Pobladores en Lucha y otros colectivos apoyaron candidatos a la presidencia. Más allá de los resultados, la mitad de la población prefirió no ir a las urnas, pero no sería oportuno acusar a quienes tomaron esa opción de falta de conciencia política.
Por último, un nuevo enfoque modifica radicalmente el debate sobre las formas de lucha. No es lo mismo elegir modos de acción para cambiar este mundo, que para construir uno nuevo. En este caso, participar en las instituciones –ya sea a través de las elecciones o de cualquier otro mecanismo– sólo tendría sentido si pudiera servir para neutralizar una ofensiva de los poderosos destinada a destruir lo que se está construyendo. La opción armada es necesaria para defender ese mundo otro, pero no para construirlo.
Si de hacer un mundo nuevo se trata, los modos de hacer se multiplican, con especial énfasis en la producción y la reproducción de la vida, que suceden tanto en la tierra y la fábrica como en el hogar. Este camino emprendido por muchos movimientos en nuestro continente coloca el debate en un lugar completamente nuevo: la reproducción, antes considerada tarea de mujeres, y los trabajos colectivos, empiezan a tener un lugar relevante y se incorporan al acervo de las formas de lucha.