jueves, 31 de octubre de 2013

MÉXICO, DF: COMUNICADO DE PRENSA DEL FRENTE ORIENTE – PROLETARIO Y COMBATIENTE

Escrito por  Frente Oriente
Al pueblo de México
A los medios libres de comunicación
A los medios de comunicación
El jueves 24 de octubre el Frente Oriente emplazó al Gobierno del Distrito Federal a un debate público donde en el centro de la discusión estuviera la campaña de criminalización que éste ha impulsado con la finalidad de presentar como delincuentes a varios activistas y luchadores sociales.  Este reto a debatir representa, fundamentalmente, la confrontación de lo que verdaderamente significa el proyecto impulsado por el GDF en contraste con el proyecto político al que aspiramos y por el cual luchamos.
El día de ayer el gobierno de Miguel Ángel Mancera ha dado respuesta puntual a nuestro reto de debate.  Poco antes de las 15 horas, el GDF decidió demostrar que su posición ante el debate planteado por nosotros es el aumento de la represión.  Ante el planteamiento de confrontar ideas, se responde con un operativo policíaco desproporcionado compuesto por una veintena de policías ministeriales y cerca de cien granaderos para aprehender a nuestra compañera Gabriela Hernández Arreola, ama de casa diabética de 47 años de edad, y mejor conocida como Luna Flores.  Con violencia excesiva y de manera ilegal, la compañera Luna fue golpeada, arrastrada y detenida sin que mediara explicación alguna justo fuera de los juzgados de delitos no graves en Sullivan 133.  Ella iba acompañada de varios procesados políticos, entre ellos los del Frente Oriente, quienes incluso fueron encañonados con arma de fuego por ministeriales al intentar acudir en su apoyo.
Es sintomático que mientras las organizaciones sociales, tachadas tramposamente de vandálicas, proponemos discusiones de ideas políticas; el GDF proponga la violencia y el encarcelamiento como sus únicos “argumentos”.  El operativo de aprehensión de Luna F. es una provocación abierta al Frente Oriente y la forma para llevar el debate político no a un foro amplio e incluyente, sino a los sótanos de los departamentos de la policía.  Luna ahora es acusada de “ultrajes a la autoridad”, en el fondo ella es apresada por su manifestación política consecuente.  Por ello, rechazamos tajantemente que ella sea responsable de la comisión de cualquier tipo de delito y le reiteramos a Miguel Ángel Mancera que deje de actuar cómo vándalo provocador y que asuma responsablemente el debate público que le hemos planteado.
Hoy más que nunca reiteramos de manera firme este emplazamiento a debatir públicamente lo que ellos representan y a qué intereses representan en contraste con el proyecto político por el que continuaremos luchando: el proyecto de Mancera es el proyecto de la oligarquía que despoja a los capitalinos de sus espacios naturales para su enriquecimiento; el proyecto al que aspiramos es el de la satisfacción de las necesidades concretas de nuestro pueblo y que conocemos bien, pues allí nos desarrollamos y crecemos cotidianamente, en los procesos asamblearios, en el seno mismo de nuestro pueblo trabajador.
El gobierno de Mancera se ha empañado en hacernos ver como grupo vandálico, delincuencial, que como objetivo tiene destruir ventanas o tirar piedras en las manifestaciones.  El Frente Oriente no se parece en nada a los grupos de choque que el GDF infiltra en las marchas con la finalidad de ejercer actos de provocación y justificar la represión.  No, el Frente Oriente es una organización que sabe perfectamente quién atenta contra el pueblo y cómo atenta contra él; el Frente Oriente es una organización política que trabaja cotidianamente en procesos de organización popular que buscan resolver sus demandas más sentidas, las mismas que el gobierno capitalino ha abandonado intencionalmente para justificar la entrega que hace del patrimonio de los capitalinos para el usufructo de unos cuantos empresarios privilegiados.  El Frente Oriente no es una organización de vándalos, sino una agrupación política; así que exigimos un trato político y no delincuencial.  Es más, incluso en el terreno de lo delincuencial que ha iniciado el GDF contra nosotros al someternos a procesos penales, ni siquiera allí el gobierno de Mancera ha podido demostrar que somos el grupo violento que presentan los medios masivos de comunicación, llevarnos a los tribunales ha sido una práctica politiquera parecida a los regímenes dictatoriales; no obstante, nosotros lo hemos enfrentado con entereza y también en ese terreno le hemos ganado.  Los expedientes penales están allí, no han podido demostrar nada de lo que nos acusan.  Tampoco la lucha en los tribunales les ha funcionado, pues sus hechos se basan en la mentira y en el oprobio.  Sin embargo, de manera lastimosa, Mancera ha intentado llevar a los medios de comunicación, salvo honrosas excepciones, ahora son el espacio donde se construyen delincuentes y se decretan culpabilidades al margen de los resolutivos judiciales.  Las campañas de criminalización mediática como antesala de los procesos represivos más retrógradas.  Exigimos al GDF detenga esta campaña de difamación.
Finalmente reiteramos y relanzamos el reto a Mancera: debate público, amplio, de cara al pueblo.  La defensa que hace el Frente Oriente de esta posición política no sólo es nuestra, sino todo el movimiento social, más allá de la política decadente de los partidos políticos burgueses.
Hacemos un llamado a todas las fuerzas independientes, populares y democráticas a que nos organicemos de manera puntual en torno a la necesidad de democratizar esta ciudad y terminar con un gobierno que se caracteriza por hostigar y hostilizar a nuestro pueblo.  Apropiémonos, impulsemos y establezcamos, todos juntos, a este debate donde el GDF explique los pormenores de sus políticas entreguistas y rapaces.  En este sentido, convocamos a una reunión amplia para comenzar este gran proceso de articulación por la democratización de nuestra ciudad en torno a nueve puntos que consideramos son urgentes en su resolución:
Alto a la criminalización de la protesta social y al uso faccioso de la ley para secuestrar a luchadores sociales en las cárceles del país.
Libertad absoluta e incondicional de Luna Flores, Mario González y los presos políticos secuestrados por el GDF en el RENO
Libertad inmediata, incondicional y sin pago de fianza de todas y todos los procesados políticos del 1 de diciembre, 10 de junio, 1 de septiembre, 13 de septiembre y 2 de octubre.
Justicia inmediata para Kuykendall y Uriel Sandoval.
Esclarecimiento inmediato y total del asesinato político de Carlos Sinuhé, así como castigo a sus asesinos.
Presentación inmediata y con vida, así como castigo a los secuestradores de Teodulfo Torres, “El Tío”, testigo presencial de la agresión artera a Kuykendall.
Derogación inmediata del artículo 362 del Código Penal del DF y todos los delitos políticos tipificados en esa ley.
Eliminación inmediata del protocolo de control de multitudes que tramposamente nos impone el uso de “la fuerza letal” contra manifestantes.
45 años después retomamos y seguimos exigiendo la desaparición inmediata del cuerpo de granaderos.
Proponemos que nos reunamos el miércoles 13 de noviembre, a las 11:00 horas en la UACM, Plantel del Valle y justos caminamos para detener la política represiva de Mancera y su grupo de represores profesionales.
Exijamos de manera inmediata el alto a la violencia y a la criminalización de la protesta social.
Fraternalmente
FRENTE ORIENTE
¡Proletario y Combatiente!

México: Policías bloquean carretera Mérida-Cancún y empleados de caseta dañan autos de maestros

con información de Utopía Kaos
Viernes, 01 de Noviembre de 2013
Tras movilización magisterial para liberar la caseta de Pisté a la salida de Mérida y sobre la carretera Mérida-Cancún, la policía bloquea la carretera, denunciando a los maestros ante los medios por bloquear. Simultáneamente empleados de la gasolinera dañan los autos de maestros y maestras.
Caseta de Pisté, salida de Mérida sobre la carretera Mérida-Cancún, 31 de octubre de 2013.- Profesores y profesoras tomaron la caseta y pretendían dar paso libre, pero el dueño de la caseta lo impedía, así que procedió a bloquear el paso. Tras ello la policía bloqueó la carretera a una distancia de la caseta, aunque en los medios comerciales circuló la especie de que fueron las y los profes quienes impedían el paso. Transportistas manifestaron su desacuerdo contra el bloqueo.
Según testimonios de profesores y profesoras empleados de la caseta procedieron a ponchar llantas y romper vidrios de vehículos con los que los profes llegaron hasta la caseta. A las 16:30 se venció el plazo dado por la policía a las y los profes para levantar la toma de la caseta. Las y los profes han decidido retirarse al cumplirse el plazo, pero no se retirarán hasta que el dueño de la caseta se responsabilice a pagar los daños causados por sus empleados a los vehículos.

México: Docentes de Yucatán liberan caseta de cuota en el marco de la protesta nacional contra la reforma educativa

Viernes, 01 de noviembre de 2013

El jueves 31 de octubre de 2013, dentro del marco de las acciones de protesta nacional en contra de la Reforma Educativa, profesores y profesoras de Yucatán, decidieron realizar un “levantamiento de plumas”, es decir, dejar el paso libre, en la caseta de cuota de Pisté, que es la primera caseta de cobro por la que se tiene que pasar cuando se va de Mérida a Cancún.

Integrantes del Comité Único de Lucha Magisterial de Yucatán, llegaron en carros particulares a dicha caseta, de poco en poco, alrededor de las 15 horas, debía iniciar el levantamiento de plumas, sin embargo, el responsable de dicha caseta se opuso, provocando que durante unos minutos las y los docentes inconformes bloquearon el paso a automovilistas que circulaban por la caseta. Después de l momento de tensión, se procedió a dar acceso libre para automóviles, camiones y tráileres que circulaban. Cabe mencionar que desde que llegaron a la caseta, se pudo observar el operativo policiaco en el lugar, llegaron tanto policías estatales como federales.

Al momento que se dejó el paso libre en la caseta cuota, se notó la ausencia de automovilistas y camiones, por lo que se sospechó que la policía federal había bloqueado la circulación antes de llegar a la caseta, esta información fue confirmada por docentes que no habían podido llegar ya que la policía les impedía el paso. Inmediatamente, a través de sus redes sociales empezaron a informar que no eran docentes quienes bloquearon la carretera, sino la policía. Posteriormente se abrió de nueva cuenta la circulación en la carretera, por lo que automóviles, camionetas, autobuses y tráileres tuvieron acceso libre sin pagar en la caseta.

El acuerdo con el responsable de la caseta era que el paso sería libre durante hora y media; alrededor de las 16:30, cuando faltaba poco para que las y los profesores se retiraran del lugar, se percataron que 7 automóviles particulares de profesores fueron dañados, se sospecha de los empleados de la caseta.  A los carros les poncharon varias llantas, les rompieron los espejos retrovisores, ante esto las y los docentes exigieron al responsable de la caseta que responda por los daños causados por parte de los empleados, ante la negativa la acción de protesta se prolongó un par de horas más.

Otras Voces, Otra Historia, y Desinformémonos
Hoy, 31 de octubre de 2013, fue puesto en libertad el profesor tzotzil Alberto Patishtán, a través de la figura del indulto.
“Aunque tal vez no sea la solución más adecuada o la que hubiéramos querido, el indulto presidencial en favor del maestro Alberto Patishtán debe ser visto como un logro de la sociedad civil organizada, que incluso puede ayudar a otras personas injustamente presas”: Héctor Patishtán, hijo del profesor. La siguiente entrevista fue realizada el 18 de octubre, en el lugar donde el maestro que estuvo sentenciado a 60 años de prisión, de los que cumplió 13 en diferentes penales, se encuentra alojado mientras recibe tratamiento médico por un tumor cerebral.

CHIAPAS, MÉXICO: EL PROFESOR ALBERTO PATISHTÁN GÓMEZ YA ESTÁ LIBRE

 
Gloria Muñoz Ramírez y Jaime Quintana Guerrero
Después de trece años de una cárcel denunciada como injusta, huelgas de hambre, movilizaciones de la sociedad civil, plantones y el rechazo de todas las instancias judiciales de México para enmendar el proceso, la libertad del profesor tzotzil llegó.
México, DF. 31 de octubre. A las  14:38 horas de hoy, el profesor tzotzil Alberto Patishtán, considerado  preso político por organizaciones como Amnistía Internacional, recibió la notificación del indulto presidencial con el que se pone fin a una condena de 60 años de prisión, de los cuales estuvo 13 tras las rejas, acusado de asesinar a siete policías en la comunidad de El Bosque, Chiapas. Su inocencia fue probada por sus abogados y la exigencia de su libertad convocó en los últimos años un movimiento de solidaridad nacional e internacional.
Patishtán salió del albergue en un vehículo acompañado de su familia. Las puertas color café del inmueble se abrieron de par en par, en lugar de las rejas del penal número 5 de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, donde pasó los últimos años de su encierro.
Feliz y tranquilo, en sus primeros minutos de libertad el profesor saludó a algunos representantes de medios de comunicación que se mantuvieron a la espera. Sin emitir ningún pronunciamiento se dirigió junto a una pequeña comitiva a las instalaciones de Servicios para La Paz  (Serapaz), desde donde en una conferencia de prensa pronunciará sus primeras palabras fuera de prisión.
Pasadas las 13:30 horas del 31 de octubre, el secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong, anunció en conferencia de prensa el otorgamiento del indulto. “Instruyo al Oficial Mayor, al titular de la Unidad General de Asuntos Jurídicos y al director general de Política Pública y Derechos Humanos”, declaró, “para que se trasladen a notificar personal y formalmente al profesor Alberto Patishtán Gómez de su libertad inmediata”.
La noticia oficial fue recibida por el profesor en compañía de sus hijos Gabriela y Héctor, y de su nieta Génesis, además de ex presos indígenas de la organización Solidarios con la Voz del Ámate, en un albergue ubicado en la Ciudad de México, en el que se encuentra alojado desde  hace tres semanas debido al tratamiento médico que recibe en Instituto Nacional de Nutrición, por un tumor cerebral que le fue detectado en 2012. La notificación fue hecha por Jorge Márquez, Oficial Mayor de la Secretaría de Gobernación.
Alberto Patishtán fue encarcelado en junio del año 2000, acusado de participar en el homicidio de siete policías en el paraje Las Limas, aunque el profesor tzotzil señaló que su encarcelamiento se debió, en realidad, a su oposición al presidente municipal priista Manuel Gómez Ruiz -cuyo hijo fue sobreviviente al suceso. Los testigos presentados por Patishtán afirmaron que éste se encontraba en un lugar diferente al paraje, en una reunión de su trabajo, pero sus testimonios fueron desechados y en el año 2002 fue dictada la sentencia máxima por los delitos de lesiones y homicidio calificado, robo calificado y daños, portación de arma de fuego de uso exclusivo del ejército, armada o fuerza aérea.
El profesor pasó por los penales de Cerro Hueco, El Amate, de San Cristóbal de las Casas y el de máxima seguridad de Guasave, Sinaloa. Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, Patishtán organizó dentro de la cárcel a los presos en lucha por sus derechos, conformando las organizaciones La Voz del Amate y Solidarios con la Voz del Amate, a través de las cuales se logró la libertad de decenas de indígenas injustamente presos.
Los 13 años de estancia en prisión de Alberto Patishtán transcurrieron en medio de la organización de presos, apoyo en las traducciones de sus casos, consejos, acompañamiento, “y a veces hasta doctores pasamos a ser”, manifestó a Desinformémonos en octubre de 2012. Tras huelgas de hambre, plantones y denuncias, decenas de los integrantes de las organizaciones en las que participó dentro de prisión salieron en libertad. Él no.
En marzo de 2013, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) rechazó resolver sobre la inocencia del profesor originario de El Bosque, Chiapas, quien siempre se manifestó “tranquilo” en la espera. El asunto pasó a manos del Tribunal Colegiado del Poder Judicial de la federación con sede en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, el mismo que en 2009 negó la libertad al tzotzil. Simpatizantes y familiares hicieron vigilia, en Chiapas, el Distrito Federal y otras ciudades, a la espera del último paso posible del poder judicial en México. El 12 de septiembre llegó el rechazo al reconocimiento de su inocencia.
Patishtán recibió la noticia en la cárcel de San Cristóbal de las Casas, Chiapas. La indignación se levantó en la sociedad civil. “El fallo es una porquería”, calificó la atenquense Trinidad Ramírez, mientras el periodista Hermann Bellinghausen –quien siguió el caso del profesor desde el primer día de su detención- consideró que “detrás del encarcelamiento de Patishtán podría haber un crimen de Estado”. La defensa legal anunció que no solicitarían el indulto y que recurrirían a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, cuyos procesos pueden tardar años.
Unos días después de que la última puerta del poder judicial se cerró para quien Amnistía Internacional y otras organizaciones de derechos humanos consideraron inocente, se anunció que el tumor cerebral que padece el profesor creció. Patishtán llegó al Distrito Federal a recibir tratamiento y trascendió la noticia de que el poder legislativo preparaba cambios a la ley de indulto como último recurso para quienes son víctimas de un proceso judicial viciado y que violentó sus derechos humanos. Patishtán afirmó en entrevista anterior con Desinformémonos, que aunque desconocía los caminos jurídicos que seguiría su caso, “solamente espero que me liberen, independientemente de las vías que me platican”.
En cuanto se anunció la aprobación de la modificación a la ley de indulto, la presidencia de la República anunció la libertad para Patishtán para el 31 de octubre. Familia, el comité por su libertad y la defensa consideraron que es un triunfo que se debe a la lucha del profesor y sus simpatizantes durante 13 años. Amnistía Internacional llamó a que los responsables de su “juicio injusto y encarcelamiento” rindan cuentas.
El camino de la libertad arrebatada al Estado
Javier Bautista y Citlalli Hernández

El cambio a la ley de indulto se dio porque saben que la dignidad de Patishtán es inquebrantable, y que la sociedad mexicana hubiera cuestionado severamente que un hombre inocente fuera perdonado por un crimen que no cometió.
México, Distrito Federal. La libertad del profesor Alberto Patishtán es resultado de 13 años de lucha y una respuesta del Estado mexicano ante la indignación que el poder judicial generó. La libertad por cualquier vía siempre fue necesaria y urgente; Patishtán es la representación de más y más presos políticos, es el rostro de más indígenas a quienes les violan sus derechos, es la encarnación de las injusticias a las que este sistema racista condena a los más pobres y ya de por sí excluidos.

La libertad de Alberto Patishtán abre la brecha para continuar en el camino. No se trata de alguna concesión, no es buena voluntad, es la lucha de 13 años que no ha sido fácil y que no se resume en un indulto. Cuando Alberto sea libre aún quedarán muchos más por los que hay que luchar con el mismo coraje, la misma entereza y la misma valentía, pero ahora esta lucha será acompañada por quien, a pesar de todo, nunca perdió la esperanza de que un día la libertad lo alcanzara.

La construcción de la libertad

La exigencia por la libertad de Alberto Patishtán comenzó desde el 19 de junio del año 2000, fecha en la que este profesor tzotzil fue detenido y acusado de participar, días antes, en la emboscada a una camioneta propiedad del ayuntamiento de El Bosque, Chiapas, en la que resultaron muertos siete agentes de seguridad pública del estado. En los primeros meses posteriores a su detención, diversas organizaciones -pero en particular los habitantes de la comunidad El Bosque- sumaron esfuerzos para demostrar su inocencia, al tiempo que evidenciaron las irregularidades en su detención.

Conforme la exigencia de libertad creció y más organizaciones se sumaron a ella, los agravios cometidos contra el profesor Patishtán se hicieron más evidentes: la detención se dio de manera arbitraria, a Alberto Patishtán lo mantuvieron incomunicado mientras le negaron al pueblo de El Bosque información sobre su paradero y, durante su detención y las primeras etapas del proceso jurídico, no se consideró su condición de indígena: en sus declaraciones no participó ningún traductor y por si esto fuera poco, a siete días de la emboscada, se le tomó una prueba de radizonato de sodio que supuestamente resultó positiva, sumando a todo esto las declaraciones contradictorias del único testigo.

Mientras esto sucedió, la noticia sobre la detención de Alberto Patishtán, el líder comunitario y crítico del presidente municipal Manuel Gómez Ruiz y la gestión de Ramiro Miceli Maza, diputado local del Partido Revolucionario Institucional (PRI), se conoció en otras comunidades, quienes reconociendo en la figura del profesor a un luchador social, se dieron a la tarea de conformar diversos espacios dedicados a la lucha por su libertad.

Una de las labores que los diferentes grupos organizados asumieron fue probar la inocencia de Patishtán, primero ofreciendo las pruebas que demuestran la falsedad de las declaraciones que lo inculpaban y segundo, evidenciando  que todo se trató de una revancha política que Manuel Ruiz emprendió para contener al profesor y a todo el pueblo de El Bosque. Pero como siempre el pueblo conoce y confía más en el pueblo que en sus gobernantes, quedó claro que en el caso Patishtán las acusaciones fueron fabricadas.

Desde ese primer día, hace ya más de 13 años, quedó claro que Alberto Patishtán es un preso político, un inocente que sufrió una cadena de agravios que el Estado mexicano cometió contra su persona. Los agravios comenzaron ese 19 de junio del 2000, y se sumaron hasta el 18 de marzo del 2002, día en que el Juez Primero de Distrito del Vigésimo Circuito dictó sentencia condenatoria contra el profesor Alberto Patishtán, considerándolo penalmente responsable de los delitos de lesiones y homicidio calificado, robo calificado y daños, portación de arma de fuego de uso exclusivo del ejército, armada o fuerza aérea, y lo condenó a una pena de 60 años de prisión.

Amparado en el Derecho y argumentando que las pruebas presentadas fueron producto de un montaje, Alberto Patishtán interpuso el recurso de apelación contra la sentencia y la respuesta fue la confirmación de la condena. A partir de ahí, diversos procedimientos como la solicitud de amparos y presentación de inconformidades fueron la constante, y la constante de la justicia mexicana fue la negación de estos recursos.

El 1 julio de 2004, el preso tzotzil fue trasladado del Centro de Readaptación Social (CERESO) número 1 al CERESO número 14 “El Amate”, recién construido. En este lugar, junto con otros presos políticos, Patishtán conformó la organización “La Voz del Amate”, que alcanzó su primera victoria en 2008 con la liberación de todos sus integrantes excepto uno: Alberto Patishtán.

Esta lucha por los derechos humanos le costó al profesor tzotzil diversos traslados como castigo, por ejemplo, al cumplir 21 días en huelga de hambre el profesor fue trasladado al penal de máxima seguridad en Guasave, en el estado de Sinaloa.

Además, la salud de Patishtán se vio severamente lastimada como resultado de la propia reclusión, y diversas organizaciones de derechos humanos exigieron al gobierno que garantizara la atención médica para el profesor.

“Que el Estado lo saque, que ellos vean cómo pero que lo saquen”

A lo largo de los 13 años, dos cosas quedaron claras: por un lado, que el poder judicial mexicano no fue capaz de procurar justicia y por el otro, que la sociedad mexicana sí fue capaz de reconocer en Patishtán a un inocente, y por eso se organizó para exigir su libertad.

La organización en un primer momento se dio en la comunidad de El Bosque, y con el paso de los años sembró semillas a lo largo y ancho de México e incluso fuera de las fronteras. Así, existen diferentes espacios que levantaron la voz y que con diferentes acciones dejaron claro que no hay duda de la inocencia, pero sí de las responsabilidades: Alberto Patishtán es inocente, y el poder judicial fue el responsable de no reconocerlo y violentar sus derechos humanos.

Diferentes voces manifestaron que liberar a Alberto Patishtán era responsabilidad del Estado mexicano, y que no importa quién y qué tuviera que hacer, pero que era urgente hacer justicia. Es así que la reforma al Código Penal aprobada el 29 de octubre por el Congreso de la Unión es mucho más que una simple modificación a una ley secundaria como las que todos los días aprueban en las Cámaras: es resultado de la lucha de todas las organizaciones sociales, colectivos y personas en México y en todo el mundo que evidenciaron a nuestro sistema de justicia. Esta es una reforma contradictoria y con dedicatoria, pues fue aprobada como el mecanismo que eligieron el Estado y sus instituciones para liberar a Alberto Patishtán.

El 12 de septiembre pasado, cuando el primer tribunal colegiado de circuito declaró infundado el incidente de reconocimiento de inocencia, algunos encontraron sentido en esta resolución argumentando que el poder judicial temió generar antecedentes que significaran la libertad de cientos de presos. Hoy vemos lo absurdo de su decisión, pues prefirieron reformar una ley para permitirle al Congreso de la Unión solicitar al presidente que otorgue un indulto cuando se acredite la violación al derecho a un debido proceso. Su apuesta fue construir un acuerdo de la clase política en conjunto, un acuerdo en unanimidad de todos los partidos políticos para liberar a Patishtán y corregirle la plana al poder judicial. La reforma en los hechos reconoce que el poder judicial no sólo puede equivocarse, y que se equivocó con Patishtán.

El indulto quiere decir “perdón”, es un perdón que otorga el presidente de la República a una persona que cometió algún delito. Con la reforma esta condición cambió, el indulto ya no sólo es para quienes cometieron un delito, es también el último recurso para quienes son víctimas de un proceso judicial viciado, tramposo y que violentó sus derechos humanos. Este cambio sustantivo en la figura del indulto es probablemente la aportación más importante del caso de Alberto Patishtán. No es el resultado de pronto de que los diputados y senadores hayan clarificado su perspectiva. No, el cambio que se hace ahora es porque saben que la dignidad de Patishtán es inquebrantable y que la sociedad mexicana hubiera cuestionado severamente que un hombre inocente fuera perdonado por un crimen que no cometió. Así, para cuidar la cara de la institucionalidad del Estado mexicano, hicieron explícito en una ley que su sistema de justicia tiene profundas deficiencias.

La libertad

La libertad otorgada hoy es resultado de 13 años de lucha y una respuesta del Estado mexicano ante la indignación que el poder judicial generó. La libertad por cualquier vía siempre fue necesaria y urgente, Patishtán es la representación de más y más presos políticos, es el rostro de más indígenas a los que les violaron sus derechos, es la encarnación de las injusticias a las que este sistema racista condena a los más pobres y ya de por sí excluidos.

La libertad de Alberto Patishtán abre la brecha para continuar en el camino. No se trata de alguna concesión, no es buena voluntad, es la lucha de 13 años que no ha sido fácil y que no se resume en un indulto. Cuando Alberto sea libre aún quedarán muchos más por los que hay que luchar con el mismo coraje, la misma entereza y la misma valentía, pero ahora esta lucha será acompañada por quien, a pesar de todo, nunca perdió la esperanza de que un día la libertad lo alcanzara.


 

CHIAPAS, MÉXICO: INDULTO, INSUFICIENTE JUSTICIA PARA PATISHTÁN

En México se violan sistemáticamente los derechos a la presunción de inocencia, al debido proceso, de igualdad ante la ley y a la no discriminación en contra de personas indígenas detenidas.
¡Júbilo! Es la palabra, el sentimiento, de quienes hemos esperado este día donde la LIBERTAD se escribe con mayúsculas. El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba) se une a la celebración de libertad del profesor Alberto Patishtán Gómez (en adelante profesor Patishtán), a quien el gobierno sometió por más de 13 años a un encierro injusto tal y como es el patrón en el sistema jurídico mexicano hacia las personas presas políticas.
Consideramos que la acción del Estado mexicano debería incluir como mínimo tres exigencias:
1.- Pedir perdón público como parte de su responsabilidad, en el encarcelamiento arbitrario del profesor Patishtán, cuya inocencia ha quedado demostrada de manera pública al igual que las deficiencias en el sistema de justicia penal.
2.- El esclarecimiento de los hechos ocurridos en la emboscada del 12 de junio del 2000, ya que se dan en el contexto de la militarización y de los operativos contra los municipios autónomos. En particular de los actos violentos en Chavajeval y San Pedro Nixtalucum, del municipio El Bosque y cercanos al municipio autónomo de San Andrés Sakamch´en de los Pobres. 
Resulta imprescindible una investigación imparcial y exhaustiva, dado que las familias de los policías asesinados tienen derecho a la verdad, saber qué pasó el día de la emboscada, sus móviles y quiénes cometieron el crimen; para deslindar así responsabilidades identificando y sancionando plenamente a los autores materiales e intelectuales de los hechos.
3.- La reparación integral de los daños en el caso del profesor Patishtán, ya que 13 años de prisión truncaron su proyecto de vida y la de su familia, además de que el encierro prolongado, sumado a la negligencia médica, casi lo dejó ciego y puso en riesgo su vida. 
Por tanto este Centro de Derechos Humanos seguirá impulsando las medidas cautelares ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que el Estado cumpla con su responsabilidad de garantizar la atención eficaz y de calidad a la salud del profesor. Y mantendrá también la petición por violaciones a derechos humanos, que interpuso desde agosto de 2010, ante la CIDH en contra del Estado mexicano, la cual, en estos momentos, integrantes del Frayba están impulsando ante dicha instancia interamericana. 
En el Examen Periódico Universal del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas se evidenció que el gobierno mexicano está reprobado en el tema de los derechos humanos. El aparato burocrático de instituciones creadas para tal fin, sólo es utilizado en el ámbito internacional para simular las obligaciones de respeto, garantía y protección a los derechos humanos. 
El poder judicial niega sistemáticamente el acceso a la justicia contra la población excluida, en su   mayoría indígena. Así lo evidencia el caso del profesor Patishtán y otros procesos pendientes en Chiapas como los presos: Antonio Estrada Estrada y Miguel Demeza Jiménez, indígenas tzeltales adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona en San Sebastián Bachajón; Alejandro Díaz Sántiz, solidario de La Voz del Amate; y el profesor Noé Hernández Caballero, de la Organización Nacional del Poder Popular; los siete presos Loxichas en Oaxaca; el de Néstora Salgado en Guerrero; las guardias comunitarias de Aquila Michoacán recluidos en Veracruz; por mencionar algunos. 
Por lo anterior desde este Centro de Derechos Humanos, exhortamos al gobierno mexicano la aplicación de medidas efectivas para garantizar el acceso a la justicia a todas las personas privadas arbitrariamente de su libertad por motivos políticos y de exclusión social.

La dignidad del sin rostro: La capucha es la capacidad unirse a algo mucho más grande que uno mismo

Escrito por  Carlo Giulan
Martes, 29 Octubre 2013
Vivimos en una época de transición. Los gobiernos de muchos países del mundo están imponiendo reformas neoliberales muy similares a las que México padece desde hace poco. Al mismo tiempo, la resistencia civil en contra de las esas leyes injustas (y del sistema capitalista en general) ha despertado por todo el orbe. Las luchas callejeras entre encapuchados y policías se dan a diario en muchos rincones del planeta y su desenlace parece incierto.
En estos tiempos de cambios, de movilizaciones sociales, de conciencia colectiva y de asesinatos colectivos, no está de más recordar que el presente fue escrito por todos los hechos que lo definieron en el pasado. No sobra analizar las épocas que tienen muchas similitudes con nuestro presente; siempre hay que voltear atrás para recordar que lo que hoy vemos en nuestras calles ha sido visto por otras calles y por otros rostros.
En septiembre de 1935, cuando el partido nazi recién había alcanzado la cúspide del poder en Alemania, se promulgaron las leyes de Núremberg, cuyo propósito fundamental fue deshumanizar a los judíos y a otras minorías del país teutón. Desde esa fecha, el régimen comenzó abiertamente a perseguirlos y eliminarlos: eran ahora seres sin derechos ni libertades. Serían conocidos como Untermensch (infrahumanos).
Igual que los nazis en su tiempo, muchos estados han utilizado la estrategia de deshumanizar a las clases bajas para legitimar y mantener su poder. Los reyes y emperadores de las antiguas civilizaciones lo hacían hace milenios y los presidentes y primeros ministros lo siguen haciendo.
Aunque el caso de la Alemania nazi es uno de los más inhumanos que la historia recuerde, la estrategia es básicamente la misma que los gobiernos actuales utilizan, únicamente es más sutil. Es una idea tan sencilla de entender que incluso el ejecutivo federal parece comprenderla, pero está tan oculta en el subconsciente colectivo que la damos por sentada sin pensar en ella. Las clases bajas, para ser dominadas y mantenerse alejadas del ejercicio del poder han de ser deshumanizadas y se les debe hacer creer que el orden de las cosas tiene lógica y una razón de ser. Por lo tanto, los esclavos deben creer que nacieron para ser dominados por sus amos, las mujeres deben creer que nacieron para ser dominadas por el hombre, los pobres deben creer que nacieron para ser dominados por los ricos.
De esta manera, nosotros, los de abajo, los que no controlamos el destino de nuestros pueblos, siempre hemos tolerado que nos despojen de los medios materiales necesarios para vivir. Y lo hemos tolerado porque antes de perder lo material ya habíamos perdido, en nuestras mentes, algo mucho más valioso: la idea de que un hombre no vale más que otro hombre. Y los poderosos, ya con la inercia del empoderamiento, no sólo se hicieron creer que ellos valían más que nosotros, incluso lograron convencerse de que valían más que el planeta que los rodea. Porque bajo la lógica capitalista, el hombre que gobierna al hombre, gobierna también a la naturaleza y si una persona, una montaña o un bosque se cruza en su camino, se le puede eliminar sin importar las consecuencias.
Si lo primero que hemos perdido no fue material, entonces lo primero que debemos recuperar lo encontraremos en nuestras mentes. Aquello que hemos perdido desde hace incontables generaciones tiene un nombre: es nuestra dignidad. Como seres humanos debemos luchar con el objetivo común de destruir al poder y para ello usaremos todos los medios que estén a nuestro alcance. No se necesitan líderes, caudillos o héroes que se lleven la victoria, si la victoria es popular los luchadores deben ser anónimos. Se necesitan rostros cubiertos.
Quien cubre su rostro no tiene miedo. Arriesga en las calles su integridad física, su libertad e incluso si vida porque su miedo ha sido sustituido por su dignidad. La lucha es real, pero también es simbólica y con símbolos podemos demostrar que todos somos uno. Debajo de una capucha oscura, es un rostro lo que está ocultando, pero es la dignificación de toda una clase social la que se muestra. La capucha es el rostro de la igualdad, de la capacidad de perderse como individuo para unirse a algo que es mucho más grande que uno mismo. La justicia debe ser para todos, aunque no todos luchen por ella. Pero quienes lo hacemos ocultamos el rostro para mostrar que hemos decidido que mientras existan desigualdades, serán una afrenta a nuestras personas. Que mientras exista el hambre existirá la lucha. Mientras haya gobiernos habrá organización popular en su contra.
En Núremberg se cerró la etapa del nazismo alemán cuando en esa ciudad fueron juzgados los criminales de guerra nazis, muchos de los cuales fueron ejecutados por sus crímenes contra la humanidad. Si los encapuchados logramos generar conciencia y los ojos del mundo redescubren la dignidad perdida, los seres vivos de este mundo dejarán de sufrir el control de unos cuantos humanos poderosos. El ser humano logrará su emancipación.

México. Comisión Interamericana exige condiciones de seguridad para migrantes y sus defensores

por Quetzalcóatl g. Fontanot
Jueves, 31 de octubre de 2013
El día de hoy, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) celebró una reunión de trabajo en su sede en Washington D.C., en la que recibió información sobre los riesgos vigentes para personas migrantes y sus defensores que laboran en las casas de migrante de Tenosique, Tabasco (Hogar-Refugio “La 72”) y Saltillo, Coahuila (Casa del Migrante de Saltillo), mismas que cuentan con medidas cautelares otorgadas por la CIDH.  Participó una delegación del Estado mexicano misma que recibió las propuestas de los beneficiarios.
Los beneficiarios de las medidas cautelares Fray Tomás González y Rubén Figueroa (La 72), Padre Pedro Pantoja y Alberto Xicoténcatl (Casa del Migrante de Saltillo), acompañados por representantes de Propuesta Cívica y el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, informaron a la Comisión de cómo los integrantes de la delincuencia organizada operan abiertamente para extorsionar a migrantes y amenazar a sus defensores; que integrantes de la mismas corporaciones policiacas extorsionan y torturan a migrantes; y de la falta de investigaciones profesionales para poner fin a tales prácticas. 
De parte de la CIDH, estuvieron presentes los Comisionados Rodrigo Escobar Gil y Felipe González así como personal de la Comisión, quienes expresaron su preocupación por la situación de desprotección de las casas de migrantes beneficiarias, recalcando que el problema no se soluciona solamente con medidas de infraestructura o de seguridad de las casas, sino poniendo fin a la impunidad que gozan quienes son la fuente de las amenazas y a la colusión de algunas autoridades con el crimen organizado.
Ante las propuestas planteadas por las personas beneficiarias en el sentido de crear entidades especializadas para atender las denuncias, tanto la Procuraduría General de la República como la Procuraduría General de Justicia del Estado de Coahuila se comprometieron a establecer mesas de investigación para dar seguimiento a la problemática (las autoridades del gobierno de Tabasco no participaron). Por su parte, la Secretaría de Gobernación mencionó la necesidad de mejorar la coordinación de autoridades federales y estatales y de establecer protocolos específicos para los dos casos de medidas cautelares bajo análisis, como implementar políticas para combatir la crisis de seguridad en la ruta migratoria, mediante un diálogo con la sociedad civil nutrido, entre otros, por la pronta publicación del informe de la CIDH sobre la visita a México de la Relatoría para Trabajadores Migratorios y sus familias.
Las casas de migrante y sus representantes darán seguimiento a las propuestas y compromisos presentados en Washington e informarán a la Comisión Interamericana sobre los resultados de los mismos antes en el mes que viene.
Para más información contactar a:
Quetzalcóatl g. Fontanot
Área de comunicación y análisis del Centro Prodh
Tels. 5546 8217, ext. 110; 5546 6559 (directo); 55 8531 2218 (celular)
Correo electrónico: comunicacion@centroprodh.org.mx Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesita activar JavaScript para poder v
Enlaces en Washington:
Padre Pedro Pantoja y Alberto Xicoténcatl (Casa del Migrante de Saltillo)
Fray Tomás González y Rubén Figueroa (La 72, Tenosique)
Jesús Robles Maloof (Propuesta Cívica)
Stephanie Erin Brewer (Centro Prodh)