lunes, 25 de noviembre de 2013

LEGÍTIMO Y DIGNO TOMAR UNA PISTOLA PARA AUTODEFENSA: JAVIER SICILIA

Ante la violencia que sufre México y un Estado ausente, que no ofrece “seguridad ni justicia”, el poeta Javier Sicilia considera legítimo y de lo más digno” tomar una pistola para la autodefensa.
Me parece de lo más digno que alguien tome una pistola para decir: ‘no van a cortar mi dignidad ni la dignidad de una comunidad’ ante esta situación, comentó este férreo defensor de la paz en una entrevista.
Dijo que “por un principio de dignidad” y cuando el Estado no da “seguridad y justicia a sus ciudadanos”, y además no escucha a movimientos pacíficos como el suyo, “es legítima cualquier defensa”.
Sicilia es el protagonista de un documental que narra desde el asesinato de su hijo Juan Francisco, junto a seis jóvenes más, a manos del crimen organizado en Temixco, Morelos el 28 de marzo de 2011 hasta las caravanas realizadas por el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD).
“Javier Sicilia. En la soledad del otro. Un encuentro con un México en resistencia” condensa en una hora los casi 10 mil kilómetros que el MPJD recorrió por ciudades de México y Estados Unidos para denunciar la criminalidad.
“Consolar es estar en la soledad del otro”, señala en el largometraje el poeta, que defiende el amor frente al odio como “la única forma de contrarrestar la violencia”.
Sin embargo, Sicilia comprende la “violencia defensiva” de las comunidades que han tomado las armas para hacer frente al crimen organizado. “La no violencia funciona con gente racional. Gandhi no hubiese funcionado en la Alemania nazi”, aseveró.
¿Y en el México actual? “Pues nosotros hemos tratado de hacerlo funcionar (sonríe). Pero parece que por más que hacemos… no”, lamentó Sicilia.
Solo “si la gente saliese otra vez” en masa a protestar contra el Estado y “hacer una resistencia civil pacífica”, con manifestaciones y medidas de presión como no ir a las urnas o no pagar impuestos, “podríamos prescindir de las armas”, afirmó.
“Yo no creo que haya que buscar la Justicia por tus propias manos, pero creo que es legítimo defenderte” y “proteger a tu gente”, dijo la directora del largometraje, Luisa Riley.
“Y también creo que ahorita no, pero hay momentos en la Historia en que ha sido legítimo tomar las armas para transformar el país”, afirmó.
“Parece que unos sí pueden delinquir y otros no”, dijo la periodista.
El documental, que el próximo lunes emitirá un canal mexicano y forma parte de un proyecto sobre “dirigentes” en el que también participan Chile, Venezuela, Cuba y Uruguay, incluye una entrevista a Sicilia, discursos, imágenes de las marchas y testimonios de familiares de fallecidos o desaparecidos.
Como María Herrera, madre de cuatro hijos asesinados, y otra mujer que recuerda el asesinato de su hermano, hermana y cuñado. “El dolor duele, y duele hasta la sangre”, grita entre lágrimas.
Javier Sicilia, quien durante la presentación del documental a los periodistas se salió de la sala para no verlo de nuevo, contó que la primera vez le supuso “revivir mucho dolor, una gran fatiga”.
Según el documental y Sicilia, la “guerra contra las drogas” lanzada por Felipe Calderón (2006-2012) ha causado más de 70 mil muertos y 27 mil desaparecidos, así como 300 mil desplazados, con una impunidad del 94 %.
“Todos tienen buena parte de responsabilidad”, incluido el presidente Enrique Peña Nieto, dijo Sicilia, quien pidió más presupuesto para la Ley de Víctimas mexicana y convertir este tema en una prioridad.
Estados Unidos creó la guerra contra las drogas, ha liberalizado las armas y tiene el 25 % de los presos del mundo, la mayoría por la lucha antinarcóticos y “negros o latinoamericanos”, señaló. 
Y, además, la sociedad -mexicana y estadounidense- “no es capaz de levantarse y unificarse para decir basta”, y los medios de comunicación “han sido cómplices de este silencio”, aseveró el poeta.
Advirtió que mientras no haya “castigos ejemplares” y los ciudadanos no presionen al Estado, “el país no va a encontrar su salida de su realidad”.
Unos días después del 103 aniversario del inicio de la Revolución Mexicana (1910-1917), Sicilia aseguró que rescatar la democracia, la dignidad, lo humano y la solidaridad “es la revolución que necesita este país. Todo lo demás es pura ideología, pura basura de Estado”.