domingo, 24 de noviembre de 2013

JORNADA POLÍTICO-CULTURAL EN EL 30 Y 20 ANIVERSARIO DEL EZLN (24 NOV, 12 HRS. PARQUE REVOLUCIÓN)

ANIVERSARIO 44, 30 y 20 del EZLN

 
Hace 44 años, en 1969, casi un año después de la masacre del 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco, un grupo de jóvenes que veían imperativo cambiar la sociedad injusta que hace posibles esos crímenes, comenzaron a organizarse para la lucha armada porque no era posible ya la lucha civil y pacífica. Así nacieron las Fuerzas de Liberación Nacional (FLN).

Luego de ser perseguid@s, encarcelad@s, asesinad@s o desaparecid@s much@s de sus integrantes durante esa negra etapa conocida como “guerra sucia”, l@s sobrevivientes de las FLN, iniciaron en Chiapas un período de acumulación de fuerzas en silencio, clandestinamente en las comunidades indígenas, dando lugar el 17 de noviembre de 1983 al nacimiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

Diez años después, el 1 de enero de 1994 se conocería públicamente su existencia al levantarse en armas, al grito de ¡BASTA YA!, luchando por trabajo, techo, pan, salud, independencia, cultura, tierra, libertad, democracia y justicia.

Luego de 12 días de combate, el EZLN aceptó dialogar con el gobierno, dando una oportunidad a la paz. Pero el gobierno, mientras fingía “dialogar”, preparaba su estrategia contrainsurgente, armando grupos paramilitares.

El 16 de febrero de 1996 se firmaron los Acuerdos de San Andrés, con los que reconocían los derechos de los pueblos indígenas, pero el gobierno nunca los cumplió.

Para entonces los pueblos bases de apoyo del EZLN en los Altos, Selva Lacandona, Zona Norte y Selva Fronteriza ya habían constituido sus Municipios Autónomos Rebeldes Zapatistas.

Hasta el 2001, cuando el EZLN realizó la Marcha del Color de la Tierra, se le exigió al gobierno que cumpliera los Acuerdos de San Andrés, pero un mes después de esta marcha, el gobierno, a través de los partidos políticos (PRI, PAN y PRD) aprobó una “ley indígena” que traicionó los Acuerdos de San Andrés.

En consecuencia, en 2003, el EZLN dio un paso más en la construcción de su autonomía por la vía de los hechos, formando las Juntas de Buen Gobierno. Si el gobierno no cumple su palabra, los zapatistas sí, llevando a la práctica su autonomía en todos los aspectos: educación, salud, trabajo colectivo en las tierras recuperadas, aplicación de la justicia y la democracia popular.

En 2005 el EZLN emite la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, con la que ya no sólo en las comunidades indígenas, sino con todos los mexicanos de abajo (trabajadores, campesinos, estudiantes, profesores, comerciantes, jóvenes, mujeres, niños, ancianos) busca organizarse en todo el territorio nacional, para juntos luchar por las demandas de todo el pueblo.

Así llegamos a 2013 con el 30 aniversario de la fundación del EZLN y 20 del inicio de la rebelión zapatista. Y vemos claro ahora que, como dice el Himno Zapatista: YA SE MIRA EL HORIZONTE. Esto es lo que celebramos ahora, a 30 y 20 años. Muchos hermanos y hermanas quedaron en el camino, en su honor, nuestro compromiso de seguir adelante hasta vencer.

COLECTIVO AZCAPOTZALCO X LA LIBRE
Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona
 
A 30 años de la fundación del EZLN (17 de noviembre de 1983) y 20 años del alzamiento armado del EZLN (1 de enero de 1994) el Colectivo Azcapotzalco, adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, celebraremos una jornada político-cultural-informativa y de protesta el domingo 24 de noviembre, a partir de las 12 horas, en el kiosco del Parque Revolución (Plan de San Luis y Clavelinas, Col. Nueva Santa María)
Comunicado del EZLN: 18 de enero de 1994
¿De qué tenemos que pedir perdón? ¿De qué nos van a perdonar? ¿De no morirnos de hambre? ¿De no callarnos en nuestra miseria? ¿De no haber aceptado humildemente la gigantesca carga histórica de desprecio y abandono? ¿De habernos levantado en armas cuando encontramos todos los otros caminos cerrados? ¿De no habernos atenido al Código Penal de Chiapas, el más absurdo y represivo del que se tenga memoria? ¿De haber demostrado al resto del país y al mundo entero que la dignidad humana vive aún y está en sus habitantes más empobrecidos? ¿De habernos preparado bien y a conciencia antes de iniciar? ¿De haber llevado fusiles al combate, en lugar de arcos y flechas? ¿De haber aprendido a pelear antes de hacerlo? ¿De ser mexicanos todos? ¿De ser mayoritariamente indígenas? ¿De llamar al pueblo mexicano todo a luchar de todas las formas posibles, por lo que les pertenece? ¿De luchar por libertad, democracia y justicia? ¿De no seguir los patrones de las guerrillas anteriores? ¿De no rendirnos? ¿De no vendernos? ¿De no traicionarnos?
¿Quién tiene que pedir perdón y quién puede otorgarlo? ¿Los que, durante años y años, se sentaron ante una mesa llena y se saciaron mientras con nosotros se sentaba la muerte, tan cotidiana, tan nuestra que acabamos por dejar de tenerle miedo? ¿Los que nos llenaron las bolsas y el alma de declaraciones y promesas? ¿Los muertos, nuestros muertos, tan mortalmente muertos de muerte "natural", es decir, de sarampión, tosferina, dengue, cólera, tifoidea, mononucleosis, tétanos, pulmonía, paludismo y otras lindezas gastrointestinales y pulmonares?
¿Nuestros muertos, tan mayoritariamente muertos, tan democráticamente muertos de pena porque nadie hacía nada, porque todos los muertos, nuestros muertos, se iban así nomás, sin que nadie llevara la cuenta, sin que nadie dijera, por fin, el "¡YA BASTA!", que devolviera a esas muertes su sentido, sin que nadie pidiera a los muertos de siempre, nuestros muertos, que regresaran a morir otra vez pero ahora para vivir?
¿Los que nos negaron el derecho y don de nuestras gentes de gobernar y gobernarnos? ¿Los que negaron el respeto a nuestra costumbre, a nuestro color, a nuestra lengua? ¿Los que nos tratan como extranjeros en nuestra propia tierra y nos piden papeles y obediencia a una ley cuya existencia y justeza ignoramos? ¿Los que nos torturaron, apresaron, asesinaron y desaparecieron por el grave "delito" de querer un pedazo de tierra, no un pedazo grande, no un pedazo chico, sólo un pedazo al que se le pudiera sacar algo para completar el estómago?
¿Quién tiene que pedir perdón y quién puede otorgarlo?
¿El presidente de la república? ¿Los secretarios de estado? ¿Los senadores? ¿Los diputados? ¿Los gobernadores? ¿Los presidentes municipales? ¿Los policías? ¿El ejército federal? ¿Los grandes señores de la banca, la industria, el comercio y la tierra? ¿Los partidos políticos? ¿Los intelectuales? ¿Galio y Nexos? ¿Los medios de comunicación? ¿Los estudiantes? ¿Los maestros? ¿Los colonos? ¿Los obreros? ¿Los campesinos? ¿Los indígenas? ¿Los muertos de muerte inútil?
¿Quién tiene que pedir perdón y quién puede otorgarlo?
Celebraremos con la participación solidaria de:

Amelia Escalante

Trova cósmica,
la voz de Lupita Buenrostro
 (arias de ópera y canción popular mexicana, francesa, etc)
y poesía de Raquel Vázquez,
adherente de la Sexta


 
Y la presentación de
Rabia proletaria