martes, 22 de octubre de 2013

MÉXICO: ABAJO, EN EL PUEBLO, Y ARRIBA, EN EL PODER: 2 DE OCTUBRE NO SE OLVIDA

NO SE OLVIDA
(Video: marcha y represión a la marcha conmemorativa del 2 de octubre)

Transcurso de la marcha (y la posterior represión policiaca) en recuerdo por la masacre de estudiantes perpetrada por el gobierno priísta el 2 de octubre de 1968.
45 años después de la masacre del 2 de octubre, miles de mexican@s salen a las calles para reiterar: NO SE OLVIDA. Los medios al servicio del capital, como siempre, recriminan: “los manifestantes ni siquiera habían nacido entonces”.
Efectivamente, si acaso el mermado contingente de la descubierta, integrado por el Comité 68, fue parte del movimiento de 1968. La mayoría de los manifestantes serían hijos o nietos de quienes vivieron directamente aquellas jornadas.
Pero aquí se trata de que en la memoria popular el 68 está presente. Las demandas del 68 siguen vigentes. La democracia por la que pugnó el movimiento no se ha alcanzado. La justicia no llegó. Las prácticas represivas del estado continúan golpeando a los movimientos populares.
En el abajo, entre los estudiantes, trabajadores, profesores, campesinos, indígenas y demás estratos sociales que conforman el pueblo de México, sigue viva la lucha por una verdadera democracia, por una justicia anhelada.
En el arriba, entre los señores del dinero y el poder sigue siendo su objetivo principal el control de la sociedad, su sometimiento al dominio de los intereses del gran capital.
Una combinación de viejas y nuevas formas de sometimiento y control de la sociedad se aplican desde el poder, con la diferencia que ya no es desde la dictadura perfecta que ejercía el PRI, sino desde la complicidad de toda la clase política electoral (PRI, PAN, PRD y sucursales de estos), no importando que se autodenominen de izquierda, derecha o del inexistente “centro”. De modo tal que sea de derecha el partido que domina el poder federal o de ‘izquierda’ el que domina el poder local, sus mecanismos de represión y ‘control de multitudes’ son los mismos, con idénticos objetivos y sirviendo a los mismos intereses.
NO SE OLVIDA abajo, tampoco arriba. Abajo recordamos la brutal represión de hace 45 años padeciendo el autoritarismo, la arbitrariedad, la injusticia, la intolerancia, la criminalización de la protesta social. Arriba siguen utilizando sus fuerzas policíacas, militares y paramilitares para imponer el control, para encarcelar, torturar, desaparecer o asesinar a los rebeldes.
En 68 se utilizaron los motes de ‘comunistas’, ‘subversivos’, ‘agitadores’ para descalificar a los rebeldes. Hoy se les acusa de ‘anarquistas’, ‘vándalos’, ‘encapuchados’, con el mismo objetivo. Ayer y hoy el blanco de la represión son los jóvenes, estudiantes o no, militantes o no de alguna corriente ideológica contraria a los intereses del capital. Ayer y hoy, las cárceles, las cámaras de tortura, los campos militares son los sitios en donde el poder pretende escarmentar a quienes se rebelan. Si esto no les funciona, están las fosas comunes, los cementerios.
Hoy, como ayer, los agitadores son el hambre, la miseria y la ignorancia. Hoy, como en 1968, la fuerza se impone con brutalidad. En México, con todas las variantes de matiz que las nuevas tecnologías aportan y con la constante autoritaria de siempre, estamos viviendo bajo un estado policíaco-militar, con prácticas fascistas.
Desde la protesta social, en el abajo, y desde el ejercicio del poder, en el arriba, ciertamente 2 de octubre no se olvida.