domingo, 22 de septiembre de 2013

EZLN: Se ha armado una red de cámaras y grabadoras que lo mismo documenta que sirve de protección

Escrito por  Marta Durán de Huerta, Sinembargo
Domingo, 22 Septiembre 2013
A pesar de existir una tregua entre el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y el Gobierno federal, se han registrado agresiones a las comunidades zapatistas, irrupciones militares o ataques paramilitares. Lo ideal era que los mismos indígenas fotografiaran y filmaran los abusos para tener la evidencia de que una de las partes no cumplía lo pactado. Ahora se ha armado una red que lo mismo documenta que sirve de protección…
Ciudad de México, 16 de septiembre (SinEmbargo/Radio Nederland). – Las bases de apoyo recibieron cámaras fotográficas y de video, así como las enseñanzas de cómo manejarlos. Por primera vez tenían el poder de escribir con luz. Las bases de apoyo zapatistas filmaron a los soldados. Y no solamente eso: cámara en mano, registraron sus vidas.
Francisco es fotógrafo chiapaneco y explica qué es ProMedios: “Es un colectivo. Llevamos trabajando en Chiapas desde 1998. Nuestro objetivo ha sido apoyar el proceso que iniciaron las comunidades autónomas zapatistas desde que se dio el levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y desde que se plantearon los Acuerdos de San Andrés, donde entre muchas cosas, las comunidades demandaron el acceso a medios de comunicación propios.
“Nos hemos abocado a resolver necesidades concretas de los pueblos y eso nos ha llevado a experimentar con diversos medios de comunicación desde el mural comunitario, el periódico mural, la fotografía, el video hasta internet. Se instalaron enlaces satelitales para acceso de las comunidades a internet de tal forma que ellos puedan adquirir información o transmitir información”.
-¿Cómo se hace un enlace satelital en comunidades remotas donde muchas veces ni siquiera hay energía eléctrica?
La logística es simple –explica Francisco–. Ellos han establecido centros de coordinación del desarrollo autónomo en lugares donde sí hay electricidad; es un servicio de internet para una comunidad muy basta y básicamente es para las coordinaciones de los programas de salud, de educación, cooperativas de café o de artesanas y las mismas autoridades comunitarias, para que puedan tener contacto con el mundo exterior de una manera más dinámica. Desafortunadamente aún no podemos cubrir las necesidades de toda la población; es una herramienta muy concreta para un proceso organizativo. Solo tenemos enlaces para los centros de comunicación, Los Caracoles y Las Juntas del Buen Gobierno y las diferentes comisiones.
-¿Hay páginas de internet de las comunidades con sus propios contenidos?
No existen páginas de las comunidades autónomas como tales. Existen algunos pequeños ejercicios, sobre todo, en las cooperativas para difundir sus productos. A nivel de contenido, como organización hay que recordar el civil, el movimiento social amplio, numeroso, y la guerrilla que sigue siendo parte del movimiento; éstos últimos sí tienen una página de internet. Enlace Zapatista, que cumple con la función de ser la cara formal, oficial del zapatismo y la mayor parte de la información que las comunidades generan es de autoconsumo.
“De cada video que está en distribución”, explica Francisco, “hay cien o doscientos que están circulando internamente en los pueblos en las comunidades, no porque sean clandestinos sino porque a ellos les sirve en sus vidas cotidianas. Filman fiestas, encuentros, actividades deportivas, culturales, rituales, de agricultura, promoción de la cultura, derechos humanos, derechos de las mujeres, etcétera. Muchos de los videos no están subtitulados al español o a otros idiomas”.
“Hay muchos intereses que tratan de controlar lo que se dice y lo que se publica, desde el crimen organizado hasta el crimen organizado por el Estado. Todos los poderes fácticos que están en contra de la libertad de expresión actúan de una manera brutal”, dice.
“La libertad de expresión en México está amenazada y quizás, ahora, en este contexto, son los pueblos indígenas, zapatistas por lo menos, que están muy organizados, que tienen radios comunitarias, que tienen herramientas construidas con su propio esfuerzo. Amplios sectores de la sociedad civil están incapacitados para responder a esta amenaza a la libertad de expresión; eso es preocupante y es algo que impulsamos desde nuestra asociación, tratando de sensibilizar y que la población apoye a la libertad de expresión y sea más consciente y vigilante del ejercicio del derecho a la libertad de expresión en México”, señala.
NUNCA SE FUERON
La reaparición de los zapatistas, hace ya varios meses, tal vez pueda interpretarse como una señal de “bienvenida” a Enrique Peña Nieto, el Presidente de México. Priísta que ha integrado a su gabinete a personajes que han sido acusados de haber operado la formación de grupos paramilitares en Chiapas (que atacan constantemente a las comunidades indígenas) y de ser los autores intelectuales de la matanza de Acteal. Emilio Chuayffet Chemor por ejemplo, era entonces Secretario de Gobernación cuando la masacre de Acteal. Simplemente perdió su puesto y ahora es Secretario de Educación.
El 21 de diciembre de 2012, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) marchó en silencio por las calles de San Cristóbal de Las Casas, y de las cinco cabeceras municipales más importantes de Chiapas. No era para celebrar el fin de la cuenta larga del calendario maya, como afirmaron a la ligera muchos periodistas, sino para recordar a las víctimas de la masacre de Acteal. Ese día la impunidad celebró 15 años.
Los zapatistas dijeron: ¡Aquí estamos! Los indígenas con pasamontañas en marcha solemne y pacífica se contaron por miles.
Hace 20 años, cuando entraba en vigor en México el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá (TLC), las comunidades indígenas de Chiapas mostraron al mundo que la miseria, el maltrato y explotación en que vivían.
La figura que más llamó la atención fue la del Subcomandante Marcos, vocero del EZLN, por su humor corrosivo, su poesía, lo fresco de sus comunicados, su elocuencia y las grandes sorpresas que daba como el comunicar al mundo que el EZLN no luchaba para tomar el poder sino para tener un país con democracia, paz y libertad.
El Sub era y sigue siendo el vocero de las comunidades zapatistas; él era el puente entre el universo de los mestizos y el de los indígenas. El Sub era el traductor en un sentido amplio y desafortunadamente la prensa mundial puso toda la atención en su persona. Nadie quería hablar con los indígenas, con las bases de apoyo; todos querían una entrevista con Marcos. Eso fue muy doloroso para el Comité Clandestino Revolucionario Indígena, instancia superior del ejército zapatista, pues sus miembros son representantes de cada etnia y región rebelde elegidos en asamblea. El CCRI, a pesar de su importancia, era transparente para la prensa.
Tal vez por esta razón desde hace varios años, el Subcomandante decidió no tener presencia en las ceremonias y encuentros organizados por los zapatistas. Varias veces afirmó: “Debo pasar a la sombra para que la sociedad civil vea a los indígenas, vea a los zapatistas”.
El Sub desapareció de la vida pública. Todo tipo de rumores corrieron: Que si se había ido a vivir a Miami, que si se había mudado a Francia, que si tenía cáncer de pulmón por tanto fumar pipa, que si estaba muriendo de SIDA. Se estaba muriendo de risa de todos esos chismes disfrazados de noticias. Varias veces se habló de su muerte y en una de ellas, respondió:
“Que tristeza que me morí. Y tanto que me quería…”
En los últimos cuatro años hubo pocos comunicados oficiales del EZLN. El 21 de diciembre, pocas horas después de la marcha silenciosa, apareció un comunicado que dice a la letra:
¿Escucharon? Es el sonido de su mundo derrumbándose. Es el nuestro resurgiendo. El día que fue día era noche. Y noche será el día que será el día”. El comunicado está firmado por el Comité Revolucionario Indígena Comandancia General del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.
A lo largo del siglo XX el Partido de la Revolución Institucional (PRI) ganaba todas las elecciones en Chiapas con el 99.9 % de los votos. Precisamente ahí, en 1994, surgió un movimiento social armado en contra de todo lo que se había convertido el PRI: autoritarismo, caciques criminales, corrupción generalizada, terror, explotación, muerte y todo tipo de abusos hacia las comunidades indígenas.
El entonces presidente Carlos Salinas de Gortari, sabía desde agosto de 1993 que se preparaba una sublevación. Los militares descubrieron por casualidad un campo de entrenamiento zapatista. Salinas dio la orden de guardar silencio para no asustar a los inversionistas que llegarían con el Tratado de Libre Comercio. Los militares sabían que había guerrilla, lo que no se imaginaban era la dimensión del levantamiento de la madrugada del primero de enero de 1994.
La marcha del 21 de diciembre fue una demostración de fuerza de los zapatistas que por todo Chiapas, mostraron a su ejército indígena, intacto.
En el año 2000 el PRI perdió la presidencia de la República después de gobernar más de 70 años. Del 2000 al 2012 gobernó el derechista Partido Acción Nacional (PAN) y la corrupción fue igual o peor que con los priístas, con el agravante de dejar un país ensangrentado, con 25 mil desaparecidos y más de cien mil muertos. Tras unas elecciones muy polémicas y de acusaciones graves de fraude, el PRI regresa a la presidencia.
Horas después del acto encabezado por el Presidente Enrique Peña Nieto y la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, en que presentaron el programa de lucha contra la pobreza en Chiapas, el subcomandante Marcos difundió un nuevo comunicado en el que advierte que “las limosnas” tienen que otorgarlas en otro lugar.
El gobierno federal escogió el municipio de Las Margaritas, donde en 1994 el Ejército Zapatista de Liberación Nacional apareció con su declaración de guerra contra el gobierno y Estado mexicano encabezado en aquel entonces por presidente Carlos Salinas de Gortari. En respuesta, el líder guerrillero ironizó el acto al que acudieron 30 gobernadores y los integrantes del gabinete legal y ampliado.
Critica también las equivocaciones de Peña Nieto y de Rosario Robles en la lectura de los discursos y recuerda, en tono sarcástico, el programa Solidaridad que Salinas encabezó en 1993 prometiendo acabar con la desigualdad. De entrada, les llama a los asistentes gubernamentales Alí Baba y sus 40 ladrones y luego critica el acarreo que hizo el gobierno para llenar el acto con miles de campesinos e indígenas.
“Un consejo: las limosnas las tienen que ofrecer en otro lado, aquí no vive ningún Jesús de apellidos Ortega Martínez o Zambrano. O pueden darlas en el ‘Pacto por México’. (Ah, mis albures son sublimes, ¿qué, no?)”.

No hay comentarios: