viernes, 20 de septiembre de 2013

Comunidades de Tierra Caliente; incomunicadas en Guerrero por tormenta “Manuel”

Integrantes de la Asamblea Popular de Familias Migrantes (APOFAM) y de las asambleas locales Guerrero, D.F., Oaxaca y Tlaxcala, manifestamos nuestra profunda preocupación por la desatención gubernamental hacia las miles de personas afectadas por la tormenta tropical “Manuel”, en el estado de Guerrero.
Específicamente, emitimos una alerta por la situación en que se encuentra Santo Domingo, en el municipio Coyuca de Catalán, región de Tierra Caliente. La comunidad y los integrantes de la asamblea de familias migrantes que allí opera, gran parte de ellos ciudadanos mexicano-estadounidenses, se han visto gravemente afectados y no han recibido la respuesta necesaria de parte del gobierno estatal y federal.
Rodrigo Abeja, coordinador de APOFAM en Guerrero, logró comunicarse con compañeros en la Ciudad de México y relató la grave situación que están enfrentando: “Hasta el día de hoy [18 de septiembre] llegaron ochenta apoyos alimenticios para las más de ciento sesenta familias que estamos atrapadas e incomunicadas en la localidad. Esto generó caos entre las personas damnificadas. Además de que el contenido de la ayuda consistió sólo en galletas, jugos y leches –todos perecederos– que no durarán más de dos días. Es urgente más apoyo para evitar que la tragedia se agrave”.
La tormenta tropical sorprendió a Rodrigo junto con la investigadora estadounidense Jill Anderson (del Centro de Investigaciones sobre América del Norte, CISAN) y la fotógrafa mexicana Nin Solís mientras desarrollaban un taller en la comunidad. Todos ellos se encuentran refugiados en la zona alta de la comunidad pero sin posibilidades de salir de ella y sin alimentos.
En la misma situación se encuentran todos los habitantes de Santo Domingo. Doña Herminia Cruz, también integrante de la asamblea, comentó: “El río se desbordó, estamos incomunicados, perdimos nuestras casas y todo nuestro patrimonio. Si no reparan el puente, en dos días no tendremos más comida ni bebida”.
Ante esta situación, hacemos un llamado a las autoridades de los tres niveles de gobierno para salvaguardar la vida e integridad de las personas que se encuentran en situación de emergencia, proveyendo de agua, alimentos y transporte para las personas afectadas.