martes, 27 de agosto de 2013

La detención de la comandanta Néstora Salgado muestra del acoso hacia las policías comunitarias en Guerrero

Publicado el 26-08-2013
Por Karla H. Mares

 
“Yo no le tengo miedo a los sicarios o a la delincuencia organizada, yo le tengo miedo al gobierno, que el gobierno me desaparezca, y si algún día llego a desaparecer, pues obviamente el gobierno es el que me va a matar… son los que nos están atacando… El ayuntamiento, el ejército, la marina.

Yo me siento perseguida por ellos, nuestra policía es acosada por ellos.

Néstora Salgado

Recientemente, en una entrevista realizada para Caminante TV, Néstora Salgado García, coordinadora regional de autoridades comunitarias y comandante regional de la policía comunitaria de Olinalá, denunció el hostigamiento, acoso constante y amenazas de muerte que ha sufrido por parte de distintas autoridades.

La policía comunitaria de Olinalá se conformó a principios de este año con la firme intención de defender a su gente del crimen organizado, dada la ineficacia y desinterés que las autoridades gubernamentales oficiales. En palabras de Néstora:

“Ellos no tenían ojos ni tenían oídos porque para ellos no pasaba nada. Como nosotros estábamos hartos de que estas autoridades no hacían nada, tuvimos que hacerlo por necesidad, por el miedo y por la necesidad de proteger a nuestra gente y protegernos nosotros mismos. Porque si nadie lo hacía alguien lo tenía que hacer. Entonces, ¿qué íbamos a esperar? ¿que nos mataran? Pues no. Por eso el pueblo se levantó en armas, como fue bien sabido en su momento.
…..
“Cada barrio propuso a sus policías, nosotros no impusimos a ningún policía, todos son de Olinalá, […] tenemos un grupo que opera, uno de investigación,  y la gente que está con nosotros, así es como se conforma la Policía Comunitaria.
…..
“Formamos la Policía Comunitaria por miedo y por necesidad de protegernos.

“Olinalá se levantó en armas el 27 octubre de 2012 para defender a su población de los grupos de delincuencia organizada, fue después de esto que comenzaron a recibir asesoría y se integraron a la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC): “Lejos de saber que existía una policía comunitaria, nosotros nos organizamos nada más como compañeros, como amigos”

Pero el trabajo de la Policía Comunitaria ha incomodado a sus autoridades, por denunciar constantemente las distintas formas en que éstas apoyan a los grandes comerciantes, para que tengan impunemente el control de la venta de distintos productos, así como altas tarifas eléctricas de la Comisión Federal de Electricidad.  Además de la impunidad y la falta de investigación de las policías municipales, personal del ayuntamiento y otras pruebas de extorsión, que antes de la conformación de la Policía Comunitaria, la población estuvo denunciando.

Justo unos días antes de la detención de Néstora Salgado, por parte de elementos de la marina, el día miércoles 21 de agosto, ella denunció que un grupo de militares se subieron al techo de su casa, apuntando a la población, como una manera de intimidación.

A pesar de que el gobernador Ángel Aguirre ha declarado en distintos espacios el supuesto respeto al trabajo de las Policías Comunitarias y sobre todo la vigencia de la ley 701 que permite el trabajo de éstas; desde el día miércoles se han detenido 29 personas, entre coordinadores, autoridades comunitarias y policías comunitarias en Guerrero.

El propio Aguirre, el 14 de noviembre pasado, en la ciudad de Olinalá, aseguró que apoyaría la conformación de la Policía Comunitaria, dando meses después una camioneta, aunque se olvidó de los demás apoyos que prometió.

El gobernador ha hecho hincapié en distintos medios, acerca de que “aquellos que se salgan de su jurisdicción y aquellos que porten armas que no pueden ser utilizadas por los grupos de policía comunitaria, tendrán que ser sancionados”.

Sin embargo, las detenciones se han realizado en territorio comunitario por parte de la marina y el ejército, como una amenaza a la libre determinación de los pueblos de la Montaña de Guerrero.

Después de días de estar incomunicada, se supo que Néstora Salgado estaba detenida en un penal de máxima seguridad en el Rincón, de Tepic, Nayarit; sólo porque su esposo, quién vive en Seattle, estableció comunicación con la embajada de EE.UU. en México, para informar que Néstora tiene la nacionalidad estadunidense.

De esta manera se supo sobre su paradero y que se encontraba detenida acusada de haber cometido el secuestro y tortura del síndico Armando Patrón. A quién la Policía Comunitaria de Olinalá detuvo hace un par de semanas, al haberlo sorprendido, mientras intentaba llevarse una vaca que no era de su propiedad  con la anuencia del ministerio público de Huamuxtitlán.

La población de Olinalá lo ha señalado en distintos momentos como la persona que se encarga de solapar a los criminales que trabajan para el priísita Eusebio González Rodríguez, presentando diversas pruebas al Ayuntamiento que no han sido tomadas en cuenta.

El día de ayer (25 de agosto) se llevó a cabo una marcha en Olinalá, en donde cientos reclamaron la libertad de Néstora Salgado, así como de los policías comunitarios detenidos en Ayutla y Tlatlauquitepec, en el comunicado distribuido la Policía Comunitaria se enfatizó lo siguiente:

“Sr. Gobernador le recordamos que no somos delincuentes, somos ciudadanos común y corriente, personas que solo buscamos la tranquilidad de nuestro pueblo. Le invitamos a que mejor investigue al corrupto e insaciable Presidente Municipal Eusebio González Rodríguez y a su familia, ahí si va encontrar a los delincuentes y bien organizados”.


FUENTES:

Marina secuestra a mujer comandante de Policía comunitaria de Olinalá. Los Ángeles PRESS, publicado el 21 de agosto de 2013, disponible en:

 
Policía Comunitaria de Olinalá. Entrevista a Néstora Salgado. Caminante TV. Disponible en:

 
Olinalá amaga con levantarse en armas. 

 
Gobernador de Guerrero busca reglamentar policías comunitarias.

No hay comentarios: