jueves, 29 de agosto de 2013

Guerrero: Desarma el Ejército a unos mil policías comunitarios en una protesta en la carretera Ayutla-Cruz Grande

agosto 28, 2013
De la corresponsalía
Cruz Grande
Iban para manifestarse y exigir la liberación de Néstora Salgado y los comunitarios detenidos. Los soldados golpearon a mujeres y niños y reportan más de cien detenidos o desaparecidos. Se quedan y bloquean la carretera
Militares desarmaron a policías comunitarios y consejeros de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) en la carretera a Ayutla, cuando se dirigían a Cruz Grande donde protestarían para exigir la liberación de sus compañeros detenidos y la coordinadora en Olinalá, Néstora Salgado García.
En el jaloneo del desarme, los militares golpearon a mujeres y niños, también pretendían llevarse al dirigente Prócoro Valente Gil, y detuvieron a un número desconocido de policías comunitarios y civiles que iban en la marcha, informaron los comandantes de los grupos.
Los policías comunitarios se reunieron con civiles en la unidad deportiva de Ayutla, ubicada en la avenida Primero de Marzo; hombres y mujeres pretendían nuevamente manifestarse frente al palacio municipal de ese municipio encabezados por sus dirigentes, Arturo Campos Herrera y Prócoro Valente Gil.
Al encontrar nuevamente cerrado el palacio municipal de Ayutla, así como la comandancia de la policía municipal, decidieron trasladarse en los vehículos decomisados en días pasados y camionetas de la CRAC, por el tramo carretero Ayutla-Cruz Grande y bloquear la carretera federal Acapulco-Pinotepa Nacional.
Sobre el tramo carretero Ayutla-Cruz Grande, antes de llegar a la cabecera municipal comenzaron los empujones, golpes y agresiones verbales, entre comunitarios y elementos del 48 Batallón de Infantería del Ejército, quienes desarmaron a mil elementos de la Policía Comunitaria de la CRAC de El Paraíso, según testimonio de su vocero Arturo Campos Herrera, cuando se dirigían a bloquear la carretera en mención en demanda de la liberación de sus compañeros detenidos y la coordinadora en Olinalá, Néstora Salgado García.
Alrededor de las 2:30 de tarde policías comunitarios de la región de la Montaña y parte alta de la Costa Chica, acompañados de mujeres y niños, se toparon con militares y marinos que arribaron en camiones y carros Hummer, así como vehículos de artillería a la altura de la escuela secundaria técnica 13 Benito Juárez, para bloquearles el paso; eran unos 600 elementos del Ejército.
Los militares primero ofrecieron botellas de agua a las mujeres y niños que iban al frente del contingente, los cuales no aceptaron lo que les estaban dando.
Ahí les preguntaron a dónde iban y los ciudadanos respondieron que era una manifestación pacífica para exigir la liberación de los policías comunitarios detenidos.
En un momento los soldados que tenían rodeados a los manifestantes comenzaron a quitarle el arma a uno de los policías comunitarios, lo que desembocó una persecución de quienes traían armas para quitárselas.
Se observó que hasta tres soldados forcejearon con un policía comunitario para quitarle el arma que traía.
Durante el forcejeo las fuerzas castrenses también golpearon a mujeres y niños, que trataban de impedir que desarmaran a los policías comunitarios.
Los militares jalonearon de las playeras a los policías y les quitaron, además de las escopetas que llevaban, machetes e incluso se quedaron con mochilas, como denunció el comisario de la comunidad de El Charco, Alejandro García, quien indicó que en el interior de la misma llevaba 5 mil pesos del pueblo para compra de suministros.
Los militares se fueron también en contra del dirigente Prócoro Valente Gil, a quien sometieron y tiraron al piso con la intención de llevárselo detenido, lo cual fue impedido por otros policías que con manotazos intentaban alejar a los soldados del consejero de la CRAC.
Los policías comunitarios se atrincheraron a un costado de la carretera después de que se dispersaron al intentar huir de los militares que los persiguieron para quitarles las armas, logrando así que los dejaran en paz y poder continuar después con la marcha a la carretera federal de Cruz Grande.
Asimismo, un helicóptero del Ejército sobrevolaba la zona durante el desarme a la altura de la escuela secundaria técnica, mientras que elementos del Ejército bloqueaban el acceso a la cabecera municipal de Cruz Grande.
Los comunitarios de la CRAC lanzaban gritos y consignas de “viva El Paraíso”, “viva la Policía Comunitaria”, “Viva la Crac”, “viva Néstora Salgado”.
Incumple el gobierno

Arturo Campos recordó que la Procuraduría de Justicia del estado liberó a 8 policías comunitarios de la CRAC pero eso no fue un acuerdo con el gobierno del estado, y señaló que la coordinadora de la CRAC en Olinalá, Néstora Salgado, no ha sido liberada y es lo que los policías de la CRAC quieren.

“El convenio con el gobierno del estado es que nos iban a entregar cinco presos de El Paraíso, Tlatlauquitepec, a la coordinadora Néstora Salgado y otros más de otras comunidades, pero el acuerdo es que nos liberaran a todos y no cumplió”, aseveró Campos Herrera.

Después del desarme continuó el recorrido del contingente, armado con piedras y palos hasta llegar a la carretera federal Acapulco-Pinotepa Nacional, por la gasolinera, donde impidieron el paso a los vehículos que se dirigían a Acapulco o con dirección a Pinotepa Nacional.

Las mujeres indígenas se colocaron al frente de la obstrucción, colocaron piedras y mostraron cartulinas con leyendas como “Libertad inmediata a Néstora Salgado”, “Soy mujer de pueblo y el gobierno no respeta mis derechos Ley 701”.

Se colocaron en medio de la carretera federal para impedir el paso a los vehículos.

De igual manera menores de edad mostraban pancartas que decían “Soy Policía Comunitaria, defiendo a mi pueblo”, quienes acompañaban a sus padres que están en el movimiento.

Hay desaparecidos, denuncia Prócoro Valente

En entrevista con Prócoro Valente Gil, aseguró que el bloqueo era de manera permanente.

Dijo que un segundo bloqueo fue sobre la avenida Álvaro Obregón, a la altura de la tienda OXXO, acceso donde vehículos pueden entrar para rodear la colonia Sultana del Sur y lograr tomar nuevamente la carretera; ahí se concentraron alrededor de 100 policías de la CRAC.

De igual forma, Valente Gil dio a conocer una lista de presuntos policías comunitarios desaparecidos: de Cuhitepec 8; de Tepintepec 1, de La Cortina 9, de Ojo de agua 10, de El Carrizo 1, de Cuapinola 14, de Vista Hermosa 12, de Vista Alegre 7, de La Palma 8, de Ahuexutla 4, de El Charco 10, de San Felipe 5, de El Paraíso 17, de El Guayabo 1, de Cumbre de Colzaltzin 6, hasta sumar 144.

Todos ellos ya no estaban en el bloqueo carretero y por medio de radios portátiles confirmaron que no estaban tampoco en sus casas; son policías comunitarios de Ayutla y Tecoanapa.

La exigencia de la marcha era la presentación de Néstora Salgado García y de los demás compañeros detenidos.

“El gobierno ha liberado a personas que estaban en reeducación en menos de 24 horas y esto demuestra que el gobernador está con los delincuentes y la población tiene temor, mientras que el gobierno nos oprime cada día más, nunca amenazamos a los militares”, dijo el coordinador de Tecoanapa, Prócoro Valente.

Los manifestantes argumentaron que no habíann tenido contacto con autoridades federales o estatales, por lo que continuarán postrados sobre la carretera federal número 200.

Una de las mujeres que no quiso identificarse detalló que fue golpeada y que no pudo hacer nada, pues traía en sus brazos a su hijo de tres años, y que si se manifestaba con los policías de la CRAC era porque su esposo fue detenido, era miembro de los custodios de El Paraíso, a quien se llevaron el pasado miércoles sin tener razón de él.
“Los militares no nos respetaron a pesar de que somos mujeres, nosotros no venimos a pelear sino a manifestarnos en contra del gobierno que liberó a los delincuentes que se encontraban en El Paraíso, ahora tenemos miedo de que se desquiten con nosotros”, dijo la indígena.

Detalló que cuando los soldados les ofrecieron agua, ninguna mujer aceptó tal ofrecimiento pues no confiaron en los militares y fue ahí cuando entraron y desarmaron a los hombres.
Otra de las mujeres grabó un video de media hora donde se ve cuando les ofrecieron agua a las mujeres y después el desarme contra los policías comunitarios.
No era contra el Ejército, dicen
En entrevista con el vocero de la CRAC-PC de El Paraíso, Arturo Campos Herrera, ya en Cruz Grande, dijo que el bloqueo es para exigir al gobierno estatal y federal la liberación de 19 policías comunitarios y la coordinadora de la CRAC en Olinalá, Néstora Salgado.
Dijo que ellos venían de sus comunidades de la región de La Montaña y parte alta de la Costa Chica para bloquear la carretera federal en Cruz Grande, pero al pasar por un retén del ejército y la marina fueron interceptados y les quitaron “mil armas” a sus compañeros.
“Veníamos pacíficamente a tomar la carretera federal y la idea es exigir la liberación de las personas detenidas del Paraíso, Chautepec y Tlatlauquitepec, donde se encentraban policías comunitarios y Néstora Salgado, las demandas son para el gobernador del estado, Ángel Aguirre, y el presidente de México, Enrique Peña Nieto”, dijo.
Aclaró que “la bronca” no era con el Ejército ni con la Marina, sino con el gobierno estatal y federal, pero antes de llegar a Cruz Grande cruzaron caminando un retén y ya después les impidieron cruzar a los que venían en vehículos.
“Nos bajamos y cruzamos caminando pero más adelante nos decomisaron arriba de mil armas, puras armas permitidas como escopetas. No dudamos que hay compañeros desaparecidos que se llevaron los militares y exigimos que aparezcan, y exigimos la liberación de todos los compañeros”, dijo Arturo Campos.
Aseguró que ellos a pesar del desarme continuarán como policías comunitarios y van a volver a cooperar para comprar más armas permitidas, además de que exigirán al Ejército que se las devuelvan porque son armas registradas, “empezaron a querer detener a algunos compañeros, hubo jaloneos, hubo golpes y hay señoras y niños que fueron golpeados por el Ejército y estamos haciendo un vaciado de asistentes, pues al parecer hubo compañeros detenidos”.
Dijo que el bloqueo será permanente y van a seguir pidiendo la libertad de sus compañeros detenidos por las fuerzas federales, además de que un segundo helicóptero de la Policía Federal sobrevolaba a la altura de Florencio Villarreal donde se encontraban los comunitarios comiendo, alimentos que fueron llevados por los mismos habitantes de Cruz Grande.