miércoles, 24 de julio de 2013

Brasil: Gas lacrimógeno, arma química de represión masiva, usada en Turquía, Egipto, Túnez… y Brasil

Diagonal, 24-07-2013
Traducción: Fátima Fafatale
En el mes de junio de 2013, Brasil experimentó las mayores movilizaciones desde las de 1992 contra la corrupción del Gobierno del ex-presidente Fernando Collor de Mello (éste dimitiría al final de su juicio político ante el Senado el 29 de diciembre de 1992). Desencadenado en Porto Alegre desde finales de marzo por la iniciativa del Movimiento Passe Livre contra la subida de las tarifas de los transportes públicos, el movimiento se ha extendido por todo el país.
En el país en el que el fútbol es el 'deporte rey', la mayor parte del pueblo no tendrá medios para comprar los billetes para ir al estadio pero sí pagará la factura
Este acontecimiento político mayor recuerda al ‘Caracazo’, la gran revuelta popular contra las medidas de austeridad impuestas en Venezuela en 1989. Aunque en una época y en un contexto diferentes, los mismos síntomas perduran. La población no quiere más restricción presupuestaria que afecta directamente a su vida cotidiana cuando el país despilfarra miles de millones. En este caso, en la organización de la Copa Confederaciones y la Copa del Mundo de fútbol en 2014 en Brasil, cuyo presupuesto oficial alcanzó los 15.000 millones de dólares a finales de 2012, de los que el 85% corre a cargo del Estado brasileño. Construcción y renovación de estadios, infraestructura y acondicionamiento de aeropuertos… En junio de 2013, alrededor de 11.000 millones de euros habían sido ya engullidos. Cantidades astronómicas de dinero público son desperdiciados en cada edición de este mega-acontecimiento. En el país en el que el fútbol es el 'deporte rey', la mayor parte del pueblo no tendrá medios para comprar los billetes para ir al estadio pero sí pagará la factura.
Pujando al alza, en junio de 2013, el ministro de Deportes ruso, Vitali Moutko, indicaba que el presupuesto destinado a la organización de la Copa del Mundo de 2018 en Rusia había pasado de 15.000 a 21.000 millones de euros |1|. Para mayor beneficio de los vendedores de armas y profesionales de la seguridad, industriales de la construcción (habilitación de estadios e infraestructuras) u otras grandes multinacionales de la hostelería, nada debe impedir el buen desarrollo de la Copa del Mundo de fútbol que concentra la atención de la casi totalidad de los medios del planeta.
Brasil es el cuarto exportador de armas ligeras tras EEUU, Italia y Alemania. Está por delante de Rusia, Israel o Francia (Small Arms Survey, Ginebra). En Brasil, el importe de las exportaciones de armas ligeras se ha triplicado en cinco años, ha pasado de 109,6 millones en 2005 a 321,6 millones de dólares (USD) en 2010. Un sector que va bien, vista la preparación de la Copa del Mundo de Fútbol en 2014 y su presupuesto en seguridad. En efecto, tras haber adquirido, a través de la empresa brasileña Condor, por 1,5 millones de reales (en torno a 500.000 euros), armas denominadas "ligeras" en abril de 2012 (500 granadas pimienta GM 102, más de 1.125 granadas explosivas y luminosas, 700 granadas lacrimógenas GL 310 - que fueron utilizadas en Turquía…-), el Gobierno brasileño ha comprado por alrededor de 49 millones de reales (unos 16,5 millones de euros) material a la misma sociedad para la seguridad de la Copa del Mundo de Fútbol y sus preparativos |2|.
La empresa Cóndor de Rio de Janeiro (Nova Iguacu) fabrica todo tipo de granadas lacrimógenas que después exporta a unos cuarenta países. Cóndor, como otras multinacionales armamentísticas, expone sus armas en el salón de armamento Eurosatory cerca de París. Entre sus productos encontramos la GL 310 "Ballerina" (bailarina, en castellano), que rebota de manera aleatoria cuando toca el suelo dispersando gas lacrimógeno; la "Seven Bang", que produce siete explosiones de fuerte intensidad; la GL-311, que provoca una fuerte detonación asociada al efecto del gas; el proyectil de largo alcance GL-202... Aunque la empresa Cóndor niega exportar a Bahrein (pero sí reconoce enviar su material a los Emiratos Árabes Unidos que han echado una mano a la represión en Bahrein), el gas brasileño empleado para reprimir la rebelión pro-democrática en ese reino contendría sustancias químicas altamente nocivas. Zeinab al-Khawaja, activista participante en el levantamiento pro-democrático en Bahrein, ya lo ha denunciado en la prensa brasileña |3|.
Las armas químicas de ‘Cóndor’ matan en Turquía
Los proyectiles de gas lacrimógeno de la empresa Cóndor (además de las armas de Defense Technology o NonLethal Technologies provenientes de EEUU) han sido utilizadas para reprimir a los manifestantes de la plaza Taksim, y por toda Turquía, desde el inicio del movimiento a finales de mayo. Amnistía Internacional y seis organizaciones turcas de médicos han denunciado la violencia de la represión policial y el uso abusivo de granadas lacrimógenas como "armas químicas". Estas armas han hecho perder la vista a numerosos manifestantes y han matado a varios ciudadanos como consecuencia de su exposición al gas o por el choque del proyectil |4|. Abdullah Cömert, de 22 años, fue asesinado en Hatay por el impacto de una granada lacrimógena en la cabeza el 3 de junio de 2013; Irfan Tuna falleció en Ankara el 6 de junio por una crisis cardíaca como resultado de una sobreexposición al gas. "El gas lacrimógeno habría sido utilizado en espacios cerrados y la policía habría hecho igualmente un uso abusivo de pelotas de goma", indicó la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, el 18 de junio de 2013 |5|. Según los últimos balances, tras cerca de tres semanas de movilización, la represión policial en Turquía ha provocado al menos seis muertos y cerca de 7.500 heridos, 59 de los cuales, graves. Según la Human Rights Foundation of Turkey, las fuerzas de policía efectuaron 3.224 detenciones hasta el 19 de junio de 2013. Después de haber utilizado cerca de 130.000 granadas lacrimógenas en 20 días de manifestaciones, Turquía debe hacer frente al agotamiento de existencias e intenta aprovisionar 100.000 granadas lacrimógenas y 60 tanques con cañones de agua |6|.
La campaña internacional Facing Tear Gas lanzada a principios de 2012 por la organización War Resisters League |7| en EEUU denuncia el gas lacrimógeno como un arma de guerra, una herramienta de represión y de tortura contra los pueblos que luchan por una democracia real |8|.
Represión masiva contra los pueblos que aspiran a un mejor reparto de las riquezas para mayor beneficio de los vendedores de armas
Los recientes muertos por disparos de granada lacrimógena, Ali Jawad al-Sheikh (adolescente de 14 años asesinado el 31 de agosto de 2011 en Bahrein), Mustafa Tamini (joven de 28 años, asesinado en diciembre de 2011 en Cisjordania) y Dimitris Kotzaridis (obrero de 53 años, muerto ante el Parlamento griego por la asfixia provocada por gases lacrimógenos en 2011) no parecen haber perturbado este complejo militar-industrial en plena expansión.
En medio de las revoluciones árabes, las empresas de armas estadounidenses han exportado unas 21 toneladas de municiones, el equivalente a cerca de 40.000 unidades de gas lacrimógeno. Más recientemente, Egipto y Túnez han aumentado sus compras de material "anti-disturbios", mientras negocian con el FMI un nuevo plan de endeudamiento acompañado de un severo programa de austeridad. ¿Un repentino temor a nuevos "motines FMI"?
En 2013, el ministro de Interior egipcio encargó 140.000 cartuchos de gas lacrimógeno a EEUU. Según el instituto de Estocolmo Sipri, "las importaciones [de armas convencionales] de los estados del Norte de África aumentaron un 350 por ciento entre 2003-2007 y 2008-2012" |9|. En España, mientras que el Gobierno de Rajoy recorta en casi todas las partidas presupuestarias y reduce la del Ministerio del Interior un 6,3%, los gastos en nuevas inversiones y renovación de "material antidisturbios y equipamientos específicos de protección y defensa" pasan de 173.670 euros en 2012 a más de tres millones en 2013. |10|
Pero… ¿De dónde viene la violencia?
Para justificar las exportaciones de granadas lacrimógenas estadounidenses a Egipto, el portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Patrick Ventrell, alabó las bondades de este gas químico afirmando que "salva vidas y protege la propiedad" |11|. No es el caso de Cleonice Vieira de Moraes, mujer de 54 años, que sucumbió el 21 de junio de 2013 después de haber inhalado gas lacrimógeno durante una manifestación en Belém (Brasil).
Estos mismos argumentos falaces son utilizados por Cóndor, empresa cuyo nombre trae a la memoria un siniestro recuerdo: El de la famosa operación del mismo nombre, verdadero terrorismo de Estado, responsable de una campaña de asesinatos políticos orquestada por la CIA y los servicios secretos de las dictaduras del Cono Sur (Chile, Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay) desde mediados de los años 1970.
En plena crisis capitalista, el discurso de la seguridad antiterrorista (o anti "violentos") tiene buena prensa y las armas de represión mal llamadas "ligeras" o "no letales", experimentan más crecimiento que austeridad.