domingo, 30 de junio de 2013

No se puede cuestionar el sistema capitalista sin cuestionar el sistema patriarcal

Escrito por  San Hoerth Moura
Domingo, 30 Junio 2013
Nieves es de esas compañeras con las que siempre se pueden tener largas horas de conversación aguda y abordar una gran cantidad de temas, pues de cada charla van saliendo ramificaciones infinitas. Ella trabaja en Otros Mundos Chiapas AC, es ilustradora y terapeuta. Hace algunos años, luego de varias charlas que mantuvimos entre Otros Mundos y Código Sur, liberaron todas sus ilustraciones y materiales con Licencias Creative Commons y apostaron políticamente por el CopyLeft.
Uno de sus últimos trabajos es “Patriarcalandia”, que aborda la temática de la cultura patriarcal en todas sus formas, de una manera popular y con ilustraciones muy buenas, cuestionando los aspectos de la cultura que reproducen el patriarcado en nuestra vida cotidiana.
Siempre su feminismo me ha hecho sentirme parte de la lucha y nunca excluido por ser hombre y “representar” al patriarcado como cuerpo. Es, junto a otras compañeras, una de las que me enseñó a mirar el patriarcado de una forma profunda y crítica hacia mi propia vida. Su visión aporta algunas reflexiones para el debate sobre comunes en general y comunes y feminismo en particular.

Cuéntanos cuál es tu visión acerca de los Comunes.

En el tema que yo más trabajo, que es el tema de los materiales y las ilustraciones, aunque el tema de bienes comunes es mucho más amplio, desde hace años tenemos la idea de que todo lo que podamos crear o generar es para toda la gente que lo quiera usar. No somos propietarios de lo que creamos, sino que transformamos lo que otros nos han enseñado y lo podemos lanzar otra vez al mundo, y se vuelve a transformar y se vuelve a multiplicar. Siempre hemos tenido esa idea de que todo lo que generamos se comparte, y es para que la gente lo use.
Me parece que esta es una cosa básica de los bienes comunes: cuestionar quién es dueño de las cosas, quién se apropia de las cosas. Pueden ser lo que hoy se llama “recursos naturales”, que no son recursos naturales sino que son bienes de la humanidad, pero también pueden ser temas de creación propia. Escritos, investigaciones, dibujos, conocimiento. Finalmente el conocimiento es algo que se va acumulando. Uno puede hacer un avance de un conocimiento, pero no puede decirse dueño de ese conocimiento porque si no se lo hubieran compartido antes, no podría haber avanzado en eso. Pienso que esa es la base de la idea.

¿Cuál es la visión política que vos tenés?, desde tu trabajo en Chiapas, México y también conociendo diferentes realidades de América Latina, acerca de cómo deben o deberían gestionarse los comunes naturales, y cómo es que están tratando de incidir en este sentido.

Yo creo que es un tema muy importante. El análisis que hacemos desde Otros Mundos es que estamos en la fase más agresiva de la apropiación por parte de las corporaciones de lo que queda; en cuanto a territorios y todo lo que hay en ellos, bosque, selva, agua, biodiversidad. Entonces el concepto de que uno puede ser dueño de los bienes que son para toda la humanidad, es la base del capitalismo, obviamente, pero también justifica este avance que estamos viendo con mucha fuerza hacia los territorios.
El tema de la apropiación de los bosques, el tema del mercado de carbono y de REDD, el aumento de las concesiones mineras, el aumento y reactivación de muchísimo proyectos de represas que estaban paralizados, son visiones realmente muy enfermas del mundo y de los bienes comunes.
Entonces nosotros hemos trabajado mucho en este análisis del modelo que llamamos “corporación-nación” que es un paso más allá del modelo neoliberal, que tiene que ver con este poder absoluto de las corporaciones. Las vamos a ver de aquí a los próximos diez años avanzar de una manera gigantesca por encima de las naciones, por encima de los territorios, por encima de las leyes, por encima de cualquier acuerdo y de cualquier tratado, y esto es muy peligroso porque realmente estamos hablando de las últimas fronteras, dentro de los territorios.
Y a contracorriente de estos avances la visión que se tiene en muchas comunidades indígenas y campesinas, es la de no entender por qué un bosque con una cerca tiene más valor que un bosque sin una cerca. Tienen otra perspectiva. Se preguntan ¿por qué tiene más valor? ¿por qué un río tiene más valor si es propiedad de alguien? ¿no tiene valor en sí mismo? Son preguntas que todos y todas deberíamos hacernos.

¿Pensás que hay una correlación de alguna forma en el planteo de la lucha de las mujeres con la producción teórica que se está formando en el mundo acerca de los comunes, o es otra forma más de reproducir el patriarcado?

Bueno yo creo que ahí hay historias de avance diferente, de construcción diferente, podría verse desde la lucha feminista por ejemplo. Yo creo que hay una cosa que es básica y es que si el cambio que hacemos las organizaciones y movimientos sociales no es feminista, en el sentido feminista de incluir a las mujeres con derechos, en igualdad, sin violencia y como actoras de las tranformación social, el sistema capitalista no va a cambiar. Entonces yo sí creo en esta visión de la dignidad.
Yo creo que las mujeres sí estamos cuestionando la forma de organizar el mundo y la sociedad, porque finalmente estamos cuestionando este ambiente patriarcal que va unido con el sistema capitalista, y ambos son sistemas de dominación. Entonces cuando las mujeres decimos que no lo podemos separar de nuestra visión de mundo (al sistema patriarcal del capitalista), de nuestra visión de otro mundo posible, de nuestra visión de transformación, de qué significa ésta transformación, yo creo que estamos haciendo un aporte radical porque estamos cuestionando toda la base del pensamiento capitalista, es decir ni nosotras somos propiedad de nadie, ni el planeta es propiedad de nadie.
Yo creo que estas dos visiones van muy unidas, porque no se puede cuestionar el sistema capitalista sin cuestionar el patriarcal porque son primos hermanos, uno empezó antes, como es el patriarcal, pero construye el sistema de dominación capitalista desde la posesión del cuerpo de las mujeres, de su fuerza de trabajo, la exclusión en la toma de decisiones, la ausencia de control sobre sus propios territorios. Por eso creo que la propuesta es estar cuestionando nuestra mente patriarcal, que piensa y dice que “el cuerpo de esta mujer es mío”, que “este río es mío”, que “este bosque es mío”.
Además de que también se han hecho propuestas de lo que consideramos alternativas que no reproduzcan el mismo sistema otra vez. Alternativas que no sean un cambio de fichas pero dentro del mismo sistema capitalista. Yo creo que las mujeres han podido desde la “economía de la felicidad” y muchas otras experiencias, decir: sí podemos convivir de una manera diferente, desde la cooperación, no desde la competitividad, que nuestras familias pueden comer lo mejor que cosechemos, y no lo mejor para el comercio y lo peor para nuestra familia. Hay muchas concepciones que se están aportando y que yo creo que son la base de la transformación que necesitamos ahora.

¿Y pensás que la toma de decisiones de las mujeres en relación a los comunes contribuiría a que mejore la gestión de los mismos?

Yo creo que cambiaría nuestra visión de la forma de vincularnos con ellos (los comunes). Yo hice un dibujito que me gusta mucho donde está Dios y está Eva, y entonces Eva le dice “mira, si me hubieras dejado el paraíso a mí, en vez de haberme expulsado estaría llena de cooperativas y de gente viviendo en mejores condiciones, con respeto y solidaridad, en vez de estar llena de corporaciones, y de empresas y tales, entonces a partir de ahora el análisis político me lo dejas a mí”. Y creo que eso es así, que es tiempo de que reconozcamos que el mundo machista, el mundo patriarcal, nos está llevando a la destrucción. Nos está llevando a la apropiación de todo lo que existe. Nos está llevando a las guerras, a la militarización, a mayor violencia, no sólo violencia de género que está a unos niveles terribles en el mundo, pero también de la violencia del vincularnos desde la agresión, desde el poder, desde la dominación de unos a otros, y eso lo estamos viendo en diferentes niveles, y creo que es tiempo que esta más de la mitad de la población, que somos las mujeres, y sobre todo las mujeres que han hecho un proceso consciente, de crecimiento, de hacer otros análisis del mundo, de mirar la realidad con otros ojos, de proponer alternativas diferentes, tenga más fuerza y tenga más espacios de toma de decisiones, y tengan más opciones de generar alternativas reales.
Yo creo que sería una buena transformación del mundo empezar a mirar las formas de organizarnos, y de funcionar, y de relacionarnos con la naturaleza y entre nosotras y nosotros, desde esta visión feminista y contrapatriarcal.
**
Nieves Capote es parte de la organización Otros Mundos que tiene sede en San Cristóbal de Las Casas y realizan su labor en Chiapas y parte de México, además de estar articulados a varias redes regionales e internacionales. Son el capítulo mexicano de Amigos de la Tierra