martes, 25 de junio de 2013

[México] Espionaje gubernamental: más poder, más control social; con la vigilancia al estilo Big Brother

 
por Aldair Teutle @aldair_tm

Martes, 25 de junio de 2013


El poder absoluto se concentra en un sólo aparato represor, el narco-estado mexicano, cada vez más afianzado y poderoso, mientras nosotros quedamos como víctimas indefensas las 24 horas, sin seguridad; lo peor, muchos ni siquiera saben que son avizorados.

Actualmente vivimos esa persecución, con la vigilancia al estilo Big Brother, la privacidad no existe, ni lo ha hecho.

La reciente noticia difundida por la revista Contralínea, sobre el agente infiltrado del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), Manuel Cossío Ramos, en el aún activo #Yosoy132, ha puesto en boga de nueva cuenta al tema del espionaje y la guerra sucia en nuestro país.

Aunado a la información brindada por el periodista Jenaro Villamil, a través de Proceso, quien menciona la gestación de un ambicioso proyecto para espiar a todo ciudadano que utiliza el correo electrónico y las redes sociales, entre ellas Facebook y Twitter.

Queda al descubierto claramente la firme convicción del nuevo régimen priísta, de lograr por todos los medios disponibles, tener a la masa controlada y observada. De esa forma, puede conocer a detalle cada movimiento y actividad de las personas que pudiesen participar en expresiones o acciones político-sociales.

El proyecto que pretende vigilar a los usuarios mexicanos está siendo negociado por el funcionario Raymundo Reyes, asistido también por el mismo Cossío Ramos, con empresas como Hewlett Packard (HP), IBM y algunas otras contratistas involucradas.

Todo esto se suma a la información que brindé hace un tiempo en algunos medios alternativos, uno de ellos, la extinta revista digital EMET, y recuperada por diversos sitios independientes como Red Generación, donde abordé el tema del centro de intercepción con operación satelital, implantado desde el 2007, cuyo objetivo era el de investigar al crimen organizado y el terrorismo.

Sin embargo, dicho centro con sede en las calles de  Violeta y Reforma 211 / 213,  de la colonia Guerrero, en la delegación Cuauhtémoc y con 30 estaciones que operan en 15 estados de la República, es usado para monitorear a todos aquellos que no estén de acuerdo con la gestión priísta.

Es capaz de intervenir y ubicar llamadas fijas o móviles, da igual si son de larga distancia, mensajes de texto e invadir sistemas de comunicación electrónica.

El poder absoluto se concentra en un sólo aparato represor, el narco-estado mexicano, cada vez más afianzado y poderoso, mientras nosotros quedamos como víctimas indefensas las 24 horas, sin seguridad; lo peor, muchos ni siquiera saben que son avizorados.


No hay comentarios: