sábado, 29 de junio de 2013

Cartas de Gustavo Esteva, Hugo Blanco y Raúl Zibechi en honor a Juan Vázquez y apoyo a Bachajón



 
Campaña Mundial: “¡Juan Vázquez Guzmán Vive!, ¡La Lucha de Bachajón Sigue!”
Pronunciamiento de Gustavo Esteva sobre la Semana de Acción Mundial: “¡Juan Vázquez Guzmán Vive, La Lucha de Bachajón Sigue!
Desde San Pablo Etla, un pueblo zapoteco de Oaxaca, México nos llega pronunciamiento de Gustavo Esteva por la Semana de Acción Mundial: “¡Juan Vázquez Guzmán Vive, La Lucha de Bachajón Sigue!”   
Gustavo nos habla de la herida que nos ha causado el asesinato desalmado de nuestro compañero Juan Vázquez Guzmán; sin duda alguna, un acto inhumano promovido por aquellos a quien la avaricia los ha empujado hacia la “acumulación salvaje".
Gustavo recalca que esta situación no nos lleva “a la parálisis o la desesperación” pero “nos impulsa a tomar la iniciativa y nutre nuestra esperanza.” Es por esto que estamos seguros de que se “incorporarán de lleno a este llamado mundial que debe alcanzar a muchos otros corazones”.

A continuación el pronunciamiento completo de nuestro compa Gustavo Esteva:

A los compañeros y compañeras del pueblo de San Sebastián Bachajón,
Del Movimiento por Justicia del Barrio
Y de todas las personas y organizaciones que se están solidarizando con ellos:

Escribo esta carta el día que empieza la semana por Bachajón, el día del cumpleaños de Juan Vázquez Guzmán. Aunque me sigue inspirando su buen humor, el gozo que transpiraba su compromiso con la vida, no puedo evitar la tristeza, la pena, el dolor, causados por su asesinato, que hoy deben sentir de nuevo sus dos pequeños hijos y todas sus compañeras y compañeros.
Debemos asumir con entereza el estado de cosas, la situación en que nos encontramos. Quienes deberían vigilar el cumplimiento de la ley se dedican a violarla. Quienes tienen la facultad legal de usar la violencia para proteger a los ciudadanos la están empleando contra ellos. La maquinaria jurídica escarnece sistemáticamente la justicia y viste el despotismo con el manto de simulacros de tribunales. Es aberrante seguir hablando de estado de derecho y de democracia cuando las cosas están como ahora.
Dicen que no le vendaron los ojos a la imagen de una mujer que se usa como símbolo de la justicia para que pudiera representar imparcialidad, como a veces se cree, sino para que no viera los horrores en que se cae cuando se declara un estado de excepción. En eso estamos: en un estado de excepción no declarado en que se incurre en todos los vicios y males de la injusticia, en todos los horrores que no debe ver la justicia. “Aquí en Chiapas”, dijo alguna vez Juan, “la ley y la justicia no existen, sino que el gobierno impone su mandato”.

Lejos de impulsarnos a la parálisis o la desesperación, esta situación insoportable nos impulsa a tomar la iniciativa y nutre nuestra esperanza. Frente a los crímenes e impunidades del mal gobierno se levanta la energía de quienes, inspirados y alentados por Juan, deciden llevar adelante la lucha y hermanarse con otras muchas compañeras y compañeros que en todas partes han decidido resistir.
La lucha de Juan y del pueblo de San Sebastián Bachajón está claramente en el frente de la batalla en que se definirá nuestro destino. Habiendo llegado a su límite, el capital recurre hoy a procedimientos coloniales del pasado, al despojo, a la violencia abierta, como último recurso para continuar su acumulación salvaje. Lo que hemos estado llamando extractivismo se aplica por igual a los grandes proyectos mineros, a las cascadas de color turquesa “Agua Azul” cuya defensa le costó la vida a Juan, al nuevo latifundismo urbano o al despojo financiero. Por eso la lucha de Juan está directamente hermanada con la de cuantos están defendiendo sus tierras y sus aguas, sus territorios y sus bienes comunes, y también con quienes han salido a la calle en otras luchas contra la corrupción y por la justicia como las que se desarrollan en estos días en Brasil.
“Que sepa el mal gobierno”, afirman los dignos herederos de Juan, “que el pueblo de San Sebastián Bachajón sigue resistiendo y que nuestro compañero Juan Vázquez Guzmán vive entre nosotros, cuidando su pueblo desde allá arriba”.
Que sepa el mal gobierno, decimos nosotros ahora, que somos muchas y muchos quienes en las más diversas partes del mundo enarbolamos las mismas banderas, resistimos con la misma decisión y no detendremos esta lucha hasta que se respeten los derechos de Bachajón y se haga justicia plena. Como ellos mismos dicen, la voz de Juan no será callada y el trabajo de su corazón no ha terminado.
Desde San Pablo Etla, un pueblo zapoteco de Oaxaca, me incorporo de lleno a este llamado mundial que debe alcanzar a muchos otros corazones.
Gustavo Esteva

 Desde Perú: Carta de Hugo Blanco sobre
¡Juan Vázquez Guzmán Vive, La Lucha de Bachajón Sigue!


Compañeros y compañeras, desde Perú nos llega una plegaria por parte de nuestro compañero Hugo Blanco, el Director de la publicación “Lucha Indígena”, para incorporarnos a la campaña “en defensa de la Madre Tierra. En defensa de las hermosas cascadas de Agua Azul. En homenaje a Juan Vásquez Guzmán…” o sea, una súplica para que nos unamos a la “Semana de Acción Mundial: ¡Juan Vázquez Guzmán Vive, La Lucha de Bachajón Sigue!”

El compañero Hugo nos presenta con dos mundos opuestos: el mundo de la llamada “civilización” que con su “agresión a la naturaleza” siembra cada día el exterminio de los seres humanos, y el mundo de los que defienden a la “Madre Tierra” para finalmente poder cosechar la sobrevivencia de la humanidad. Sin duda alguna, así como Juan Vázquez Guzmán, los pueblos indígenas de los 5 continentes” y los “defensores de la naturaleza” pertenecen a este último grupo. 

Pueblos como los ejidatarios de San Sebastián Bachajón, defensores de la naturaleza, y compañeras y compañeros como los adherentes a la Sexta son los que integran y fortalecen el mundo de los que defienden a la “Madre Tierra”. Es a este mundo al cual Hugo nos invita a integrarnos.

Aquí va la carta de Hugo Blanco:
Por qué luchan los hermanos tzeltales de San Sebastián Bachajón
Los seres humanos, como todos los seres vivos, dependemos de la naturaleza, somos parte de ella. La agresión a ella es también una agresión a la humanidad.

Desgraciadamente la llamada “civilización” hace que la agresión a la naturaleza sea cada vez mayor. En nombre del “progreso” y del “desarrollo”, el capitalismo neoliberal lleva esa agresión a un nivel que está conduciendo a la extinción de nuestra especie. La agresión tiene muchas formas, solo menciono algunas: El calentamiento global producido por la emisión de gases de efecto invernadero, la deforestación de selvas, la minería a cielo abierto que roba el agua de la pequeña agricultura,  las centrales hidroeléctricas que inundan grandes extensiones para construir represas, la agroindustria que con el monocultivo y los agroquímicos mata el suelo para envenenarnos con transgénicos.

Aunque este ataque es contra toda la humanidad, gran parte de ella no lo siente así y hasta lo apoya, calificando a los defensores de la naturaleza de “ignorantes” que están “contra el desarrollo y el progreso”.

Quienes sí lo sienten mucho y luchan en defensa de la Madre Tierra, sacrificando inclusive su vida, son los pueblos indígenas de los 5 continentes.

Un  ejemplo de ello son las comunidades indígenas tzeltales de San Sebastián Bachajón que luchan en defensa de su tierra, de su territorio y de las hermosas cascadas de Agua Azul, contra la agresión de empresas hoteleras turísticas transnacionales.

Los ataques en este caso se iniciaron con el gobernador Juan Sabines (quien heredó una deuda de 40 millones de pesos y fue procesado por varios delitos, entre ellos asociación delictuosa, delincuencia organizada, enriquecimiento ilícito, tortura e incomunicación) y es continuada por el actual gobernador Manuel Velazco Coello del Partido Verde Ecologista (No es una ironía, verdaderamente así se denomina el partido de este feroz agresor de la naturaleza). Las empresas transnacionales favorecidas serían, entre otras: Norton Consulting INC y EDSA Construcción.

Los hoteles de lujo tendrían, entre otras cosas campos de golf, se cobraría de 300 a 800 dólares americanos la noche. Por lo tanto la agresión gubernamental estatal y nacional es fuerte:

En los primeros días de febrero del 2011 mediante un operativo paramilitar, encabezado por Juan Álvaro y Miguel Ruiz Hernández dirigentes del PRI y del Verde Ecologista en la región, fue desalojada la caseta de Agua Azul que había sido instalada por la comunidad para defender las cascadas. Días después fueron detenidos 177 indígenas, a diez de los cuales les fijaron cargos por  delitos que no cometieron, tales como privación ilegal de la libertad, lesiones, homicidio calificado y daños a las vías de comunicación y a la paz.

La CONANP (Comisión Nacional del Áreas Naturales Protegidas), también participa del negocio: borró –literalmente-  del mapa la franja que es parte del ejido de San Sebastián.

Grupos paramilitares del PRI, PRD y PVEM han desarrollado ataques contra bases de apoyo zapatista, y también contra San Sebastián Bachajón.

Antonio Estrada, Miguel Vásquez y Miguel Demeza fueron encarcelados y torturados para declararse culpables de delitos que no cometieron. Ellos siguen presos.

Como parte de la resistencia, el 19 de febrero del 2011 se realizó una caravana femenina a la Zona de Agua Azul integrada por miembros de diferentes comunidades y organizaciones sociales y civiles con el “objetivo de constatar la situación en que están los compañeros y para ver y acompañar a las compañeras del Ejido de San Sebastián Bachajón, (…) y  para dar voz a las mujeres, que son parte afectada por el conflicto que se vive en la zona y cuya palabra también se quiere escuchar”.

Asesinato de Juan Vásquez Guzmán

Juan Vázquez Guzmán, ex-Secretario general de los adherentes a La Otra Campaña (La Sexta) en el ejido de San Sebastián Bachajón, fue asesinado el miércoles 24 de abril. A las once de la noche, personas desconocidas le atacaron, provocando 6 impactos de bala que le quitaron la vida, según reportó el Instituto Fray Bartolomé de las Casas.

Vecinos de la región dicen que los agresores esperaban a Juan frente a su casa a bordo de una camioneta roja doble cabina que, después del crimen, tomó la carretera que conduce a la cabecera municipal de Sitalá, misma que tiene accesos de salida a los municipios de Ocosingo, Cancúc y Chilón.

Hasta la fecha no hay ningún avance en las investigaciones que permita dar con los autores materiales del crimen; por el contrario, el hostigamiento y la persecución son una constante. A unos días del asesinato de Juan Vázquez Guzmán, Jorge Luis Llaven Abarca, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana del estado de Chiapas, anunció la capacitación que el Ministerio de Defensa de Israel en México brindará a la policía local.

Ricardo Lagunés Gasca, representante jurídico de los ejidatarios señala: “Sobre Juan Vázquez Guzmán, no hay detenidos. El responsable es el gobierno, el gobierno lo mandó matar. Desde los tres niveles de gobierno había interés de que el compañero no siguiera haciendo su trabajo. Hay una averiguación previa en curso, pero no hay detenidos. El autor material escapó, fue algo planeado. Fueron personas que conocen el lugar, que tenían su ruta de escape bien definida. Seis disparos, uno en la parte del pecho tres en el abdomen y dos más en ambos brazos, en la puerta de su casa lo mataron”.

Juan Vásquez Guzmán nació un 25 de junio. El Movimiento por Justicia del Barrio de Nueva York y otras organizaciones han acordado iniciar ese día una semana de acciones de conmemoración y protesta denominada: “Semana de Acción Mundial: ¡Juan Vázquez Guzmán Vive, La Lucha de Bachajón Sigue!”.

En defensa de la Madre Tierra. En defensa de las hermosas cascadas de Agua Azul. En homenaje a Juan Vásquez Guzmán: Incorporémonos a esa campaña.
Hugo Blanco
Director de “Lucha Indígena” Perú

 

Desde Uruguay: Carta de Raúl Zibechi sobre la Semana de Acción Mundial: “¡Juan Vázquez Guzmán Vive, La Lucha de Bachajón Sigue!   
Para todos los hijos, hijas, hijoas, de la Madre Tierra, como nuestro compa Raúl Zibechi lo propone "Es posible tejer puentes entre los diferentes si reconocemos las diferencias”. “Los invitamos a seguir construyendo un mundo nuevo, diferente, en el que quepan todos los colores, desde los diferentes e intensos colores de la tierra hasta los colores más paliduchos de las tierras frí­as". Gracias Compañero Raúl Zibechi.

Aquí compartimos con ustedes la carta de nuestro compañero Raúl Zibechi:

A la Semana de Acción Mundial: “¡Juan Vázquez Guzmán Vive, La Lucha de Bachajón Sigue!”   

A los compañeros y compañeras de: Movimiento por Justicia del Barrio, Grupo de Solidaridad con Chiapas de Dorset, Inglaterra, Comité de la Palabra Verdadera de Calcuta, India, y Comité de la Palabra Verdadera de Alisal.

La muerte también tiene color, clase y lugar geográfico. Como la vida. Como el dolor.

Cuando buscaba qué decirles a los compas que están organizando la semana de acción en homenaje a Juan Vázquez Guzmán, encontré el testimonio de una mujer afroamericana, negra y, por lo tanto, pobre, que nació en Harlem en la terrible década de 1930, cuando los ricos descargaban la crisis sobre los de abajo.

Esa mujer se llamó Audre Lorde, fue poeta y, entre muchas otras cosas, dijo: “Para nosotras, la vida entera está teñida de violencia. No solo nos enfrentamos a ella en la primera lí­nea de frente, o a medianoche en callejuelas oscuras, o en los lugares donde nos atrevemos a expresar nuestra resistencia. La violencia es el tejido de nuestra vida”.

Siento que Audre Lorde y Juan Vázquez Guzmán son hermanos de sangre que se hermanaron hace como cinco siglos en algún lugar de este mundo, mientras los Juanes resistían a los conquistadores y las Audres buscaban escapar de los esclavistas. Las resistencias unieron y siguen uniendo a los pueblos del color de la tierra. Juan y Audre nos envían, desde algún lugar, el mensaje de que es posible unir las resistencias, tejer puentes entre indios y negros, entre varones y mujeres, entre gentes que viven en el Norte y gentes que vivimos en el Sur.

Es posible tejer puentes entre los diferentes si reconocemos las diferencias. Si no las juzgamos. Si las mezclamos en las resistencias haciendo que la causa de cada quien sea nuestra causa. Audre se definió a sí­ misma “negra, lesbiana, madre, guerrera, poeta”. La sonrisa de Juan y su amor por las gentes de su comunidad, San Sebastián Bachajón, son un programa de vida al que se apegó con rigor hasta el último día.

La muerte de Juan, el asesinato de Juan, es un castigo a la comunidad por defender las Cascadas de Agua Azul de la especulación turí­stica. El objetivo del capital y del Estado mexicano es usar los regalos de la naturaleza para acumular riqueza, o sea convertir la vida en muerte. La guerra contra los pueblos para apropiarse de la naturaleza está convirtiendo a la población de San Sebastián Bachajón en objetivos militares. Juan fue uno de ellos, por haberse destacado en la defensa de la comunidad.

Quiero decirles, a quienes viven en New York, en California, en Inglaterra, India o en cualquier lugar del mundo, o a quienes vivimos en Montevideo o Buenos Aires, y que no somos tzeltales como Juan, ni negras como Audre, que podemos hermanarnos con ellos y ellas en múltiples resistencias, y que de ese hermanamiento, y sólo de él, nacerá un mundo nuevo, diferente, en el que quepan todos los colores, desde los diferentes e intensos colores de la tierra hasta los colores más paliduchos de las tierras frí­as. Y que en ese hermanamiento habrá un corazón de nombre Juan; y con Juan nombraremos el corazón de todos y todas.

Salud y buena semana de hermanamientos,

Raúl Zibechi

Montevideo, 23 junio de 2013

No hay comentarios: