jueves, 28 de febrero de 2013

Resistencia Saharaui condena las sentencias contra activistas de derechos humanos saharauis, dictada por un tribunal militar marroquí.

Lunes, 25 Febrero 2013
El pasado 1 de Febrero se constituyó en Rabat el Tribunal Militar que, sin competencia reconocida legalmente, ha juzgado durante más de una semana a los 24 presos políticos saharauis, encarcelados desde hace más de dos años por su participación en el campamento de la Dignidad de Gdeim Izik, la reivindicación pacífica más importante en la historia del Sahara occidental que el ejército ocupante marroquí desmantelaba con extrema violencia en la madrugada del 8 de noviembre de 2010.
A pesar de no tener jurisdicción sobre el Territorio no Autónomo del Sahara Occidental, el régimen marroquí procedió a juzgarlos en un tribunal militar que a juicio de numerosos observadores internacionales presentes durante el proceso, no contó con las debidas garantías por falta de pruebas. Las armas con las que supuestamente fueron asesinados los agentes marroquíes carecían de huellas dactilares de los acusados. Además, sólo se practicó una prueba forense y no se realizó ningún test de ADN.
Tras nueve días de juicio y siete horas de deliberación, el tribunal militar marroquí condenó a nueve cadenas perpetuas, a cuatro a 30 años de prisión, a siete a 25 años de prisión, tres a 20 años de prisión y dos han sido puestos en libertad ya que la sentencia es inferior al tiempo que ya han pasado en prisión preventiva.
Ninguna convención internacional reconoce la competencia a un tribunal marroquí para juzgar a saharauis. Por lo tanto éste se trata de un juicio nulo de pleno derecho. Y desde Resistencia Saharui no reconocemos esas sentencias y reclamamos la inmediata puesta en libertad de estos compañeros.
Estas durísimas penas suponen un nuevo atentado contra el pueblo saharaui, contra su derecho de autodeterminación y su existencia, ya que se trata de un pueblo sometido permanentemente a violaciones por parte de la fuerza ocupante marroquí.
No podemos quedarnos pasivos ante tal violación de la legalidad internacional y de los Derechos Humanos, por este motivo continuamos con las acciones en apoyo a los presos políticos saharauis de Gdeim Izik.
Tenemos que demostrar al mundo que no están solos y que somos muchas las personas que no solamente damos apoyo a los presos políticos y a sus familiares, sino que estamos convencidos que la única solución para esta causa que dura ya 38 años es un la independencia del Sahara Occidental. Esto no es una utopía, es una realidad, y para conseguirlo tenemos que continuar uniendo fuerzas, sólo de esta manera, conseguiremos romper el silencio y el bloqueo al cual está sometida la voz del Pueblo Saharaui.
¡No se puede encarcelar la dignidad del pueblo saharaui!
¡Libertad Presos Políticos!
¡Sahara Libre!